EE UU presenta una demanda para bloquear la megacompra de Activision por parte de Microsoft

Valorada en 69.000 millones de dólares, se trata de la mayor operación de la industria de los videojuegos

Estand de Activision Blizzard en el último CES de Las Vegas.
Estand de Activision Blizzard en el último CES de Las Vegas.

Estados Unidos intenta bloquear la mayor operación de la industria de los videojuegos. La Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) anunció este jueves que ha presentado una demanda para buscar que se paralice la adquisición de Activision Blizzard, una de las mayores firmas de videojuegos del mundo, por parte de Microsoft. La operación está valorada en unos 69.000 millones de dólares.

Según la FTC, la compra perjudicaría a los consumidores, pues permitiría Microsoft dañar la competencia en el sector del videojuego, ya que pasaría a controlar importantes franquicias desarrolladas por Activision como World of Warcraft, Call of Duty o Candy Crush.

El organismo regulador expresó que anteriormente Microsoft había adquirido la propiedad de juegos y lo había usado para eliminar la competencia de las empresas rivales. “Microsoft ya ha mostrado que puede bloquear y bloqueará contenido de sus rivales del videojuego. Queremos evitar que Microsoft gane control sobre un estudio independiente líder y que lo utilice para dañar la competencia", dijo Holly Vedova, directora de la Oficina de Competencia de la FTC.

El gigante de Redmond ha realizado agresivas adquisiciones en el mundo del videojuego en los últimos años. Entre otras, compró Mojang, creadora de Minecraft, en 2014, por 2.500 millones de dólares. El pasado año, cerró la adquisición de Bethesda, por 7.500 millones.

Por su parte, el presidente de Microsoft, Brad Smith, aseguró que lucharían contra la FTC en los tribunales. "Tenemos plena confianza en nuestro caso y agradecemos la oportunidad de presentar nuestra postura ante los tribunales", señaló.

La demanda supone una de las acciones más contundentes emprendidas en los últimos años por los reguladores estadounidenses para tratar de controlar el poder de los gigantes tecnológicos. El pasado mes de noviembre la Comisión Europea (CE) inició una investigación ante el temor de que el fabricante de la Xbox se haga con el control del mercado de videojuegos con esta operación.

En su investigación preliminar, Bruselas ha concluido que la compra podría reducir significativamente la competencia en estos sectores, por ejemplo en los servicios de suscripción de videojuegos o juegos en 'streaming', porque Microsoft podría impedir el acceso a videojuegos de Activision Blizzard para consolas de otras empresas o PC.

Normas
Entra en El País para participar