Deuda corporativa

Las empresas del Ibex afrontan vencimientos por más de 33.340 millones en dos años

Iberdrola, Naturgy y Telefónica son las que afrontan los mayores pagos

Víctor Grifols Roura, presidente de honor de Grifols; Francisco Reynés, presidente de Naturgy; José María Álvarez Palletes, presidente de Telefónica e Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.
Víctor Grifols Roura, presidente de honor de Grifols; Francisco Reynés, presidente de Naturgy; José María Álvarez Palletes, presidente de Telefónica e Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.

La retirada de las compras de deuda puestas en marcha tras el estallido de la pandemia por parte del BCE y la subida de tipos se están traduciendo en un incremento del coste de financiación para las empresas. En un año en el que los bancos centrales han reaccionado a toda prisa a la guerra de Ucrania y la inflación, las emisiones de deuda corporativa en toda la zona euro se han desplomado. Los ejercicios en los que el mercado de capitales estaba abierto prácticamente todo el año han quedado atrás y las tradicionales ventanas de emisión no han sido tan evidentes. Además de mirar con lupa la evolución de los precios, los emisores solo dan el salto a emitir si verdaderamente lo necesitan.

En un contexto mucho más desafiante para la financiación, las empresas no financieras del Ibex afrontan vencimientos por importe de 33.342 millones de euros en 2023 y 2024. Más de la mitad, unos 17.990,36 millones, corresponden a los próximos 12 meses. Conscientes de los obstáculos que supone la salida al mercado y con el objetivo de ahorrar costes, los emisores aprovecharon la ventana abierta tras la publicación el IPC de EE UU de octubre para adelantar las colocaciones. Así, el coste de financiación va a seguir subiendo con las nuevas alzas de tipos que se esperan.

Iberdrola, uno de los nombres habituales en el mercado de capitales, es la empresa que afronta los mayores vencimientos. El próximo año tendrá que hacer frente al pago de 5.301,5 millones. A esto se suman las opciones de amortización anticipada (call en la jerga) para dos emisiones perpetuas por valor de 1.700 millones. Por una de ellas, de 1.000 millones y emitida en 2017, paga un cupón anual del 1.875%. Ya en 2024 la eléctrica tendrá que devolver 2.246 millones de euros.

Los esfuerzos acometidos en los años de tipos cero permiten ahora a Iberdrola contar con una situación bastante holgada. El coste medio de su deuda es bajo (del 2,89% en septiembre) y amasa 24.100 millones de liquidez, superando incluso a Telefónica (22.100 millones).

El segundo puesto lo ocupa Telefónica, con vencimientos de 1.539 millones de euros en 2023. A esto se suma la opción de compra sobre una emisión de híbridos de 750 millones lanzada en 2018 por la que abona un cupón anual del 3%. La teleco aprovechó la relativa tranquilidad de los dos últimos meses para ejecutar el pasado 22 de octubre la única emisión de un bono híbrido del mercado español en el año. Lo captado permitirá refinanciar los títulos vendidos hace cuatro años.

Telefónica cuenta con una situación cómoda. A cierre de septiembre su caja alcanzaba los 22.100 millones. A ello se suma una vida media de la cartera de deuda de 13 años y un tipo de interés medio de su pasivo del 3,94%, inferior al 4,40% de cierre del primer semestre.

Grifols, que en los últimos meses se sitúa en la diana de los inversores por las dudas que genera su abultada deuda, no afronta vencimientos hasta 2025. No obstante, si su objetivo es recuperar la credibilidad además de poner en marcha las medidas que sean necesarias para rebajar el pasivo, a lo largo de los dos próximos años tendrá la oportunidad para ir planificando el pago de bonos que vencen entre febrero 2025 y octubre de 2028. Además, en los próximos 12 meses, contará con opciones de amortización anticipada para tres emisiones de deuda híbrida por importe total de 2.577 millones. Por una de ellas, de 739,6 millones, paga un cupón semestral del 2,25%. A cierre del tercer trimestre, el fabricante de hemoderivados contaba con una deuda financiera neta de 9.380 millones de euros y su ratio de apalancamiento disminuyó levemente desde 9 veces el ebitda en el primer semestre a 8,6 veces hasta septiembre.

Según señalan fuentes de mercado, solo los emisores con liquidez suficiente podrán optar por seguir la estela de Naturgy. La gasista decidió en octubre recomprar un bono híbrido por 500 millones de euros ante el elevado coste que supondría su refinanciación con una nueva emisión.Entre vencimientos y opciones de recompra anticipada, Naturgy afronta vencimientos por 1.461 millones de euros en los próximos 12 meses. A cierre de septiembre contaba con 11.797 millones de liquidez, 2.373 millones más que a cierre de 2021.

Un escalón por debajo se sitúa ArcelorMittal con unos vencimientos cercanos a los 1.117 millones en 2023 y unos recursos propios que superan los 10.000 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar