OHLA prepara una amortización de bonos para finales de enero

Cierra el tercer trimestre con una pérdida de 89 millones, por impactos extraordinarios, pese a mejorar en ventas y ebitda

Edificio del Old War Office, en Londres, vendido por OHLA (49%) en el verano de 2021 por 100 millones.
Edificio del Old War Office, en Londres, vendido por OHLA (49%) en el verano de 2021 por 100 millones.

La deuda de OHLA apunta a una próxima rebaja. La compañía ha cerrado el tercer trimestre con un nominal en bonos de 425 millones de euros y se dispone a amortizar 35 millones de euros a finales de enero con la llegada de cobros pendientes por la desinversión en el desarrollo hotelero londinense Old War Office. El grupo de construcción, que colocó su participación del 49% en el verano de 2021 por 100 millones, realizará una oferta a los bonistas que incidirá en un ajuste del endeudamiento que alcanza los 300 millones en los dos últimos años.

El avance del ebitda y la contención de la deuda están derivando en una mejora de la ratio de apalancamiento, que debería quedarse en un múltiplo inferior a cuatro (ebitda frente a deuda neta) al cierre del ejercicio. El objetivo a más largo plazo es bajar de tres veces, con lo que se persigue un perfil crediticio con más atractivo. En el primer trimestre ya canceló el remanente del crédito ICO de 54,5 millones y recompró bonos por 43 millones.

Los resultados al cierre de septiembre reflejan una pérdida de 88,8 millones de euros. La cifra que se ve lastrada por efectos contables derivados de la recapitalización de 2021 (los ingresos y gastos financieros son de -46 millones, frente a los 35 millones de 2021, cuando se incluían 78,2 millones por la reestructuración), el ajuste en el valor de la participación del 49% en el desarrollo madrileño de Canalejas (-34,5 millones) y por diferencias de tipo de cambio (-27,5 millones).

Al margen de estos efectos extraordinarios que mantienen a la compañía en números rojos, y sin visibilidad sobre una próxima recuperación del dividendo, OHLA sí avanza en términos operativos. Los ingresos, por 2.344 millones (71,5% en el exterior) crecen un 15,5% respecto a los tres primeros trimestres de 2021. El ebitda, por su parte, sube un 16,6%, hasta los 70,3 millones, y deja un margen del 3% que calca el de septiembre de 2021. El área principal de negocio, Construcción, ofrece un margen de ebitda del 4,1% (las ventas mejoran un 21,4% y el ebitda, lo hace un 22,6%).

El ebit, por su parte, repunta un 57%, marcando 35,3 millones. La empresa que dirige José Antonio Fernández-Gallar tiene en proceso la actualización del plan de negocio, donde la contención del gasto sigue siendo uno de los pilares. Otra prioridad es crecer en concesiones, y generar actividad con el trabajo de construcción aparejado, desde posiciones minoritarias en el equity de los proyectos. La cartera concesional ha sumado activos en lo que va de año como Accesos Norte 2, en Colombia; el aparcamiento del hospital madrileño Niño Jesús, en España, y el Instituto Nacional del Cáncer, en Chile, este último pendiente de firma.

OHLA se había marcado un objetivo de ebitda de 110 millones para el ejercicio, que ratifica en estos momentos. Las ventas deben superar los 3.000 millones. En cuanto a la nueva contratación, la empresa se ve con posibilidades fundadas de pasar por encima de los 3.500 millones que se había exigido para el ejercicio. Los contratos firmados entre enero y final de septiembre suman 3.127 millones (un 20,5% más que a septiembre de 2021) y dejan la cartera en 7.027 millones (25,5 meses de ventas), con un alza del 21%. De la contratación entrante, un 40% procede de Estados Unidos, por el 39,7% de Europa y un 19,7% de Latinoamérica.

La liquidez a 30 de septiembre es de 568 millones

Normas
Entra en El País para participar