Rescate

Urbas busca un socio financiero para dar la batalla final por Abengoa

Otros inversores podrán presenar contraofertas hasta el 13 de diciembre

Urbas busca un socio financiero para dar la batalla final por Abengoa

La crisis de Abengoa afronta su eterna fase final. Urbas busca socios financieros para abrochar su puja para rescatar a la compañía andaluza, según indican fuentes próximas al proceso. El grupo está decidido a dar la batalla en el caso de que, como se prevé, otros inversores presenten ofertas competidoras durante las próximas semanas.

La de Urbas fue la oferta elegida por el consejo de Abengoa para salvar la mayor parte de los activos del grupo. Sus fortalezas son abarcar un amplio perímetro del grupo y blindar a sus trabajadores, así como la sede social en Sevilla. Las debilidades, no contar con un acuerdo con los acreedores y carecer de financiación interina para asegurar la viabilidad de la compañía hasta que finalice el proceso.

El juez ha decretado un plazo de 15 días para que otros inversores mejoren la oferta que ha presentado Urbas. Se espera que lo hagan, al menos, los otros tres inversores que presentaron ofertas vinculantes por la compañía. Estos son el fondo californiano Terramar –que ya trató de adquirir Abengoa en concurso con el rescate de la SEPI, que finalmente denegó el ente público–, Ultramar, que sondeó una operación junto a los Amodio, y Sinclair Capital, quien llegó al proceso de Abengoa en verano, de la mano del expresidente de la matriz, Clemente Fernández. No se prevé que vuelva a la puja Técnicas Reunidas, que presentó una oferta por la filial de agua y se descolgó en el tramo final.

El mercado se espera que todos estos postores se guarden un as final bajo la manga. En el caso de Urbas, la compañía ofrece apenas 300 millones por asumir compromisos financieros de Abengoa, pero ni un euro por el capital. Previsiblemente, este es el campo en el que pueda mejorar la puja. Y, para ello, la ingeniería estudia el concurso de un socio financiero que le dé el músculo necesario para hacer una puja imbatible. Un portavoz de Urbas ha declinado hacer comentarios.

El juez ha dado de plazo hasta el 13 de diciembre para que los otros interesados presenten su oferta competidora. Después, Urbas cuenta con tres días más para presentar su puja final.

Además, Urbas trata de mejorar su oferta por otros dos flancos. Negocia con los acreedores de Abengoa –entre los que destacan Banco Santander, Bankia, CaixaBank, Crédit Agricole y los fondos Blue Mountain, KKR, Alden y Melqart— una solución para el pasivo financiero de la compañía. También negocia financiación para la oferta y créditos para soportar la actividad del grupo hasta que termine el proceso de salvamento.

En cualquier caso, lograr un acuerdo con la banca es clave para garantizar la viabilidad de la compañía. Una compañía de ingeniería como Abengoa necesita contar con líneas de avales abiertas con las entidades financieras para poder concurrir a nuevos proyectos. Urbas también baraja la posibilidad de inyectar liquidez para proteger la viabilidad de la compañía.

 

Validez hasta el 31 de diciembre

Urbas ha puesto fecha de caducidad a su oferta por Abengoa, el 31 de diciembre, según se desprende de la oferta publicada en el Borme. El grupo condiciona también su puja a que Abengoa mantenga su actividad hasta el final del proceso de rescate, así como una venta libre de cargas. La oferta de Urbas abarca 20 filiales del grupo sevillano, de la treintena que entraron en preconcurso en junio. Y, además, supone asumir los 4.700 trabajadores del grupo. Se compromete también a mantener la sede en Sevilla mientras dure el actual contrato de alquiler. Y después dice que tratará de mantener también la sede en Sevilla. Plantea también una plan de negocio basado en integrar la compañía en el grupo Urbas, así como potenciar el crecimiento orgánico.

Normas
Entra en El País para participar