Los ingresos por semiconductores caerán un 3,6% en 2023 frente a una subida del 4% este año

Según Gartner, el deterioro de la economía mundial y el debilitamiento de la demanda de productos tecnológicos por los consumidores serán determinantes. En 2021, este mercado creció un 26,3%

Los ingresos por semiconductores caerán un 3,6% en 2023 frente a una subida del 4% este año

Los ingresos en el mercado de los semiconductores caerán un 3,6% en 2023, alcanzando los 596.000 millones de dólares (573.978 millones de euros), frente a un aumento del 4% y unas ventas de 618.000 millones en 2022, según las últimas previsiones de Gartner. Las cifras en ambos casos quedarán muy lejos del crecimiento alcanzado en 2021, cuando los ingresos de esta industria se dispararon un 26,3% hasta los 595 millones de dólares.

"Las perspectivas a corto plazo de los ingresos de los semiconductores han empeorado", señala Richard Gordon, vicepresidente de prácticas de Gartner, que achacó la situación al rápido deterioro de la economía mundial y al debilitamiento de la demanda de los consumidores.

La consultora indica que el mercado de semiconductores está actualmente polarizado entre los mercados impulsados por el consumidor y los impulsados por la empresa. "La debilidad del primero se debe en gran medida a la disminución de la renta disponible causada por el aumento de la inflación y los tipos de interés, pero también a la reorientación del gasto discrecional del consumidor hacia otras áreas como los viajes, el ocio y el entretenimiento, que están teniendo un efecto negativo en las compras de tecnología”, añade Gordon.

Por su parte, los mercados orientados a la empresa, como el de las redes empresariales, el de la informática empresarial, el transporte industrial, médico ycomercial, se han mostrado hasta ahora relativamente resistentes a pesar de la inminente desaceleración macroeconómica y las preocupaciones geopolíticas.

"La relativa fortaleza de los mercados empresariales se debe a las inversiones estratégicas de las empresas que buscan reforzar su infraestructura para seguir apoyando a su personal que trabaja desde casa, sus planes de expansión empresarial y sus estrategias de digitalización", continuúa el analista.

Gartner destaca que para lo que resta de 2022, el mercado de las memorias será testigo de una demanda vacilante, una acumulación de inventarios y una presión de los clientes para que bajen los precios. Como resultado, este mercado se mantendrá plano en 2022 y se prevé que los ingresos disminuyan un 16,2% en 2023.

"El empeoramiento de las perspectivas económicas está afectando negativamente a la producción de teléfonos inteligentes, PC y productos de electrónica de consumo, lo que está haciendo que el mercado de memorias DRAM sufra un exceso de oferta durante el resto del 2022 y los tres primeros trimestres del 2023", señala el analista. Gartner prevé que los ingresos de la DRAM disminuyan un 2,6% hasta alcanzar los 90.500 millones de dólares este año, y que sigan disminuyendo un 18% en 2023, hasta los 74.200 millones de dólares.

Según Gordon, la interrupción de la fabricación de NAND que se produjo en el primer trimestre del 2022 aumentó los precios y enmascaró el rápido deterioro del entorno de la demanda, lo que dio lugar a un exceso de inventario en el tercer trimestre de este año, que se espera que se prolongue hasta la primera mitad del 2023. Se prevé que los ingresos por NAND aumenten un 4,4%, hasta los 68.800 millones de dólares en 2022, pero se prevé que disminuyan un 13,7% en 2023, hasta los 59.400 millones de dólares.

El analista de Gartner remarca que, aunque el deterioro macroeconómico debilitará la demanda de los consumidores, "esperamos un consumo de semiconductores relativamente mejor debido a las inversiones empresariales".

Normas
Entra en El País para participar