Estrategia 2023-2025

Endesa calcula que el nuevo impuesto restará un 9% a sus beneficios

Dice que el gravamen le costará 600 millones y que no puede garantizar los actuales objetivos de dividendo a 2025

José Bogas, consejero delegado de Endesa.
José Bogas, consejero delegado de Endesa. Pablo Monge

Endesa ha detallado hoy su plan estratégico 2023-2025, cuyas líneas generales, dio a conocer su matriz, Enel, el martes en Roma. La eléctrica española ha mejorado sus objetivos de beneficio neto ordinario y de Ebitda para 2022 así como su dividendo por acción, que pasa de 1,2 euros previstos en el plan anterior a 1,5 euros por acción, que pagará en 2023. En total, la compañía repartirá 5.390 millones de euros, de los cuales, un 70% corresponderán a Enel, que tiene ese porcentaje en el capital.

Endesa prevé ganar este año entre 2.200 y 2.300 millones de euros, frente a los 1.800 millones iniciales. En cuanto al Ebitda, la compañía, tras la actualización, prevé obtener entre 5.000 y 5.300 millones de euros frente a los 4.100 millones de euros, según informó ayer a la CNMV.

Sin embargo, para 2025, la compañía que dirige José Bogas estima reducir el beneficio previsto un 9%, entre 2.000 millones y 2.100 millones de euros, por el impacto que tendrá el nuevo impuesto que gravará los ingresos de las energéticas, que para Endesa tendrá un impacto de 600 millones de euros en 2023 y 2024 en el beneficio ordinario y el Ebitda. Revisa de esta manera el impacto que avanzó a principios de este mes, de 800 millones (400 millones por año).

El pay-out (porcentaje del beneficio que se destina a dividendo) se mantiene en una media del 70% para todos los años del plan pero con el citado aumento de este año. Endesa, pese a ello, “busca garantizar la estructura financiera que posibilite la maximización de la remuneración de los accionistas”, tal y como explica en su comunicado. “Para el ejercicio de 2022, el consejo de administración procurará que el dividendo ordinario por acción que se acuerde repartir con cargo al ejercicio sea igual al 70% del beneficio ordinario neto, mediante un pago único en efectivo en el mes de julio de 2023”, añade. Igualmente, para 2023, 2024 y 2025, espera que el dividendo ordinario por acción que se acuerde repartir con cargo a los ejercicios sea igual al 70% del beneficio. El pago del dividendo ordinario se realizará en efectivo en dos desembolsos, en enero y julio de 2023.

ENDESA 17,93 -1,51%

En este punto, Endesa indica que no puede “garantizar el reparto de dividendo que tenía previsto para los próximos años”. Así, matiza que su capacidad de distribuir dividendos entre sus accionistas depende de numerosos factores, como “la generación de beneficios, la disponibilidad de reservas distribuibles y la situación de liquidez, y no puede asegurarse los dividendos que, en su caso, vayan a pagarse en los ejercicios futuros ni cuál será su importe”.

El objetivo de Ebitda será en 2025 de entre 5.200 y 5.500 millones de euros, un 4% superior al previsto para 2022, aunque en 2023 bajará y se situará entre 4.400 y 4.700 millones, y en 2024 entre 4.900 millones y 5.200 millones.

En cuanto a las inversiones, que ya fueron avanzadas el martes por Enel, durante la presentación del plan estratégico, Endesa, que opera solo en España y Portugal, las incrementa un 15% respecto al plan 2022-2024, hasta 8.640 millones de euros, de los que los proyectos de renovables absorberán 4.300 millones, un 39% más que en el plan previo. Endesa espera que su generación sin emisiones ascienda a 13.900 MW en 2025 (que incluye 241 MW de almacenamiento con baterías e hidrógeno verde), un 51% más que en 2022.

Enel desveló en Roma su intención de vender en 2023 la mitad de la cartera de clientes de gas de Endesa en España, que supone un 15% de la cuota de ese mercado, hasta un total de 1,8 millones. La eléctrica invertirá 900 millones hasta 2025 en el área de Clientes y prevé incrementar loss contratos en el mercado libre un 6% hasta 7,3 millones de clientes al fin del periodo.

Según este, la compañía mantendrá su política de precios fijos, que serán el próximo año un 10% inferiores a 2022. Además, prevé multiplicar por cinco el volumen de puntos de recarga de vehículos respecto a 2022, hasta los 66.000. Por su parte, descienden las inversiones destinadas a la red de distribución hasta 2.600 millones por el contexto de mayor incertidumbre regulatoria.

La deuda bruta descenderá hasta situarse entre 12.700 y 13.200 millones en 2025, frente a los 18.300-18.800 millones de este año.

A la venta los clientes industriales de gas en España

Operación. En relación a la venta de su cartera de clientes de gas natural en España, durante una conferencia de analistas para presentar el nuevo plan estratégico, el consejero delegado de Endesa, José Bogas, aseguró que que en estos momentos la compañía está trabajando en esa operación, pero que no tienen una visión definitiva de ella y que cuyas razones son la reducción del riesgo por la volatilidad del precio del gas, el cambio de comportamiento de los consumidores, acelerar la descarbonización de la compañía y obtener ventajas con la transacción en el actual escenario de altos precios.

Neutro. El proceso se ha iniciado ya y la compañía espera cerrarlo antes de que acabe 2023 y aunque el impacto de esta desinversión en el nuevo plan estratégico es neutral, según su director financiero, Luca Passa, sí que habrá una reducción de su contribución al Ebitda en 2024 y 2025.

Industrial. La operación consiste en la venta de la mitad del negocio de gas, la mitad de los contratos de suministro y la mitad de los cliente. Endesa venderá los clientes empresariales a los que solo suministra gas, pero no a los domésticos ni los que tienen contratados luz y gas conjuntamente.

Normas
Entra en El País para participar