Santander, BBVA y CaixaBank se unirán al pacto hipotecario, pero alertan de que faltan flecos

Los consejeros delegados de los principales bancos aseguran que trabajarán para ayudar a los clientes

José Antonio Álvarez, consejero delegado de Santander.
José Antonio Álvarez, consejero delegado de Santander.

Los consejeros delegados de los principales bancos españoles han expresado este martes su intención de unirse al pacto hipotecario entre Gobierno y sector para minimizar el impacto de la subida del euríbor en las familias más vulnerables, aunque alertan de que aún faltan flecos y cuestiones técnicas por definir.

En ese sentido, el consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, ha asegurado en declaraciones a la prensa durante el XXIX Encuentro del Sector Financiero, organizado por Deloitte, ABC y Sociedad de Tasación, que la intención de la entidad es adherirse al pacto si sale adelante y “trabajar para que el mercado hipotecario sea sano y sólido”. Sin embargo, ha aclarado que aún están pendientes de que “se acaben las discusiones”.

El ejecutivo de Santander ha valorado que ahora mismo el porcentaje de hipotecados que han tenido un incremento en el precio de sus hipotecas es realmente todavía muy bajo y que todavía se están discutiendo aspectos muy técnicos, entre ellos, lo relativo a la clasificación de los créditos. Al respecto, ha explicado que, una vez los clientes se clasifican como stage 3 o dudosos, tendrán dificultades para acceder al crédito en el futuro. “Esto es un tema que tenemos que cuidar”, ha asegurado.

Precisamente, el principal escollo que ha demorado la recta final de las negociaciones es la definición del colectivo considerado como vulnerable y que determina el nivel de alcance de las medidas de ayuda. Mientras los bancos defendían acotar el perímetro para evitar verse obligados a dotar provisiones millonarias, el Ejecutivo era partidario de abrir más el abanico de posibles beneficiados. En ese sentido, el Gobierno ha logrado imponerse al sacar adelante un nuevo Código que beneficiará a las clases medias, aunque solo estará vigente durante dos años.

Por su parte, el consejero delegado de BBVA, Onur Genç, ha apuntado que en estos momentos “están trabajando” en cerrar el acuerdo y no ha querido entrar en detalles sobre el posible texto. De manera escueta, el directivo ha recordado que, en España, BBVA ha ayudado anteriormente a los clientes vulnerables durante la pandemia o respondiendo a las demandas de los mayores. “Seguiremos contribuyendo para ayudar a nuestros clientes y la sociedad en general”, ha concluido al respecto.

En la misma línea, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha dicho que de momento se está estudiando el acuerdo, y ha dejado claro que el sector, y el propio banco, están en buena situación para ayudar a los consumidores más desfavorecidos, que es lo que van a hacer.  “Ayudaremos a las personas más vulnerables”, se limitó a señalar. La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha destacado que precisamente CaixaBank ya ha mostrado su intención de adherirse a ambos Códigos.

La presidenta de la Asociación Española de Banca (AEB), Alejandra Kindelán, ha asegurado que el acuerdo entre banca y Gobierno para aliviar a hipotecados en España afectados por la subida de tipos tiene que encajar dentro de un marco regulatorio y de supervisión y preservar “las bondades y fortalezas” del mercado hipotecario.

Igualmente, ha defendido que el sector bancario es “muy sensible” al reto que supone la subida de tipos de interés sobre los costes de las hipotecas y que el sector atenderá a los problemas de los clientes. No obstante, ha asegurado desconocer la redacción del texto final, ya que debía ser discutido en el Consejo de Ministros y que una vez conozca los detalles definitivos, la asociación procederá a analizarlos

Calviño espera que adhieran todos los bancos

Este martes el Gobierno ha aprobado en Consejo de Ministros un paquete de medidas para aliviar la carga hipotecaria que podría beneficiar a más de un millón de hogares vulnerables o en riesgo de vulnerabilidad por el incremento del euríbor. El paquete prevé trabajar en tres líneas: la ampliación del actual Código de Buenas Prácticas, adoptar un nuevo Código temporal para clases medias en riesgo de vulnerabilidad por la subida de tipos y medidas complementarias como la rebaja de intereses y comisiones para amortizar los préstamos o cambiar una hipoteca de tipo variable a tipo fijo.

Aunque la adhesión a los Códigos es voluntaria, una vez que los bancos se unen, el cumplimiento de las medidas es obligatorio. La propia Calviño ha expresado su deseo de que todas las entidades que ofrecen préstamos hipotecarios en España se adhieran. Una vez aprobado por el Congreso este paquete de medidas de apoyo, las entidades que así lo deseen tendrán un mes de plazo para adherirse con la intención de que estén disponibles a partir del próximo 1 de enero de 2023.

“La experiencia que tenemos con los códigos de buenas prácticas es positiva. Espero que todas las entidades lo suscriban porque es momento de arrimar el hombro y ayudar a las familias que se vean perjudicadas por la rápida subida de tipos de interés. El mensaje que se lanza es que el sector público y el privado trabajamos juntos para abordar los problemas de la ciudadanía”, ha señalado en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

De todas formas, Calviño ha querido puntualizar que este paquete de medidas no responde a un riesgo macroeconómico. “Afortunadamente, la situación es muy diferente de la que había en la crisis financiera de 2007”, ha expresado. En ese sentido, ha expuesto que tres de cada cuatro de las nuevas hipotecas se suscriben a tipo fijo, que en los últimos años se ha reducido el plazo medio pendiente de amortizar y que un menor porcentaje de hogares que dedican más del 40% de su renta disponible al pago de la hipoteca. A ello se le suma el aumento del ahorro por parte de hogares y una reducción del endeudamiento.

Normas
Entra en El País para participar