Financiación

Iberdrola y CaixaBank venden 2.250 millones en bonos

La eléctrica busca captar 1.500 millones en una operación verde de doble tramo

Logo de Iberdrola.
Logo de Iberdrola. REUTERS

Los emisores que venían analizando con lupa el comportamiento del mercado de capitales están aprovechando la nueva ventana que se ha abierto tras la presentación de resultados para salir al mercado y cumplir con sus objetivos de financiación a los precios más atractivos posible. Un día después de que Telefónica rompiera la mala racha y se convirtiera en la primera empresa en emitir bonos híbridos en 2022, la mirada está puesta en Iberdrola. La eléctrica, que la semana pasada presentó un nuevo plan estratégico que contempla inversiones por 47.000 millones hasta 2025, ha levantado 1.500 millones en una operación de doble tramo con la etiqueta verde.

En deuda a seis años la compañía captó 750 millones. La operación partía con un diferencial de 45 puntos básicos sobre midswap (tipo de interés libre de riesgo) y se ha cerrado con un spread de 40 puntos. El apetito mostrado por los inversores permitió rebajar el precio. La demanda superó los 2.250 millones de euros. En deuda a diez años se colocaron otros 750 millones. Las órdenes de compra superaron los 2.850 millones, con lo que el diferencial se recortó en siete puntos básicos, hasta los 63. Los bonos pagarán un cupón anual del 3,125% y 3,375%, respectivamente. En la operación participaron 230 cuentas inversores, de los cuales 158 participaron en el tramo a seis años y 178 en el tramo a 10.

JP Morgan, CaixaBank, Citi, Commerzbank, Crédit Agricole, Deutsche Bank, Morgan Stanley, MUFG, NatWest Markets y RBC Capital Markets fueron los bancos colocadores.

La emisión de Iberdrola se enmarca dentro de la estrategia de financiación ESG de la compañía, política con la que lleva recaudados 44.678 millones. De este importe, 23.100 millones corresponden a financiación verde y cerca de 21.500 millones a línea de crédito, préstamos o programas de papel comercial sujetos al cumplimiento de objetivos de sostenibilidad. La semana pasada Iberdrola, CaixaBank y BNP Paribas firmaron el primer préstamo sindicado verde con la cobertura de Cesce por cuenta del Estado por 500 millones de euros. Un mes antes, Iberdrola y el Banco Europeo de Inversiones (BEI) ampliaron un préstamo verde por 220 millones para impulsar las redes inteligentes en España y a finales de abril suscribió con Banco Santander su mayor préstamo verde, por importe de 1.000 millones de euros a 15 años y con la garantía de una Agencia de Crédito a la Exportación.

En lo que respecta al mercado de bonos, en marzo cuando la volatilidad derivada del estallido de la guerra en Ucrania cerró las operaciones, la eléctrica fue la encarga de reabrir la actividad. En un momento en el que la fijación de precios era una tarea complicada, la empresa que dirige Ignacio Sánchez Galán logró colocar 1.000 millones en deuda verde a 10 años con un cupón del 1.375%.

En el ámbito financiero el protagonista es CaixaBank. La entidad se marcó como objetivo captar 750 millones en deuda subordinada Tier 2 a 10 años con opción de amortización al quinto.Se trata de la primera emisión de este tipo que efectúa desde marzo de 2021.

Aunque la demanda le ha dado margen para incrementar el importe, la entidad ha aprovechado el apetito de los inversores para rebajar el precio. Mientras que en las últimas semanas el grueso de las emisiones que se han realizado incluían el calificativo de deuda verde, la entidad que preside José Ignacio Gorigolzarri se ha desmarcado de esta tendencia. Esto no ha pasado factura al interés de los inversores. Al cierre de los libros, las órdenes de compra superaban los 3.200 millones, algo que ha permitido rebajar el precio en 10 puntos básicos. La operación partía con un diferencial de 365 puntos sobre midswap y se ha cerrado con un spread de 355. "Con esta colocación, la entidad optimiza y refuerza sus colchones y ratio de capital total en 35 puntos básicos hasta el 16,87%, reforzando el colchón sobre su requerimiento mínimo hasta los 434 puntos", señala el banco.

Barclays, BNP Paribas, CaixaBank, Citi y Société Générale son las entidades contratadas para ejecutar la operación. Los bonos, emitidos bajo ley española, cotizarán en el mercado dublinés.

Junto a los emisores corporativos y financieros, el Tesoro vendió 1.962,85 millones en letras a tres y nueve meses. Para la deuda a nueve meses el interés alcanzó el 2,387%, el nivel más alto desde que se empezó a emitir esta referencia en marzo de 2013.

Normas
Entra en El País para participar