Elecciones en EE UU

La ola republicana de Trump se diluye y el escrutinio de Congreso y Senado sigue muy reñido

Leve ventaja republicana en la Cámara Baja mientras el Senado sigue en el aire

John Fetterman, el candidato demócrata al Senado por Pensilvania, antes de su discurso en Pittsburgh.
John Fetterman, el candidato demócrata al Senado por Pensilvania, antes de su discurso en Pittsburgh. Reuters

Los resultados de las elecciones de mitad de mandato celebradas en Estados Unidos dejan aún en el aire el control del Senado y del Congreso, en unos comicios en los que el Partido Republicano, que partía como gran favorito, quedó por debajo de las expectativas. Las votaciones, aunque críticas para la presidencia de Joe Biden, han dejado en suspenso la ola republicana que había prometido el ex presidente Donald Trump.

Con el escrutinio ya avanzado en la mayoría de estados del país, de los 435 escaños que renovaban en el Congreso, los republicanos se habrían asegurado 203 y los demócratas, 176, ambos por debajo de la mayoría de 218 necesaria para controlar la Cámara de Representantes. Aún quedan 56 por decidir.

El líder republicano Kevin McCarthy, representante por California, ha afirmado a primera hora de la mañana que "estará en la mayoría y que Nancy Pelosi (actual líder de la Cámara de Representantes) será parte de la minoría". La prensa estadounidense señala que McCarthy reemplazaría a Pelosi en el liderazgo parlamentario.

La gran alegría demócrata de la noche del martes fue la victoria del vicegobernador de Pensilvania, John Fetterman, sobre el célebre médico Mehmet Oz en la lucha por un asiento en el Senado. El equipo de campaña demócrata confirmó esta mañana que el candidato republicano se comunicó con su rival para reconocer su derrota. Este es el único cambio de color confirmado entre las 36 asientos que iban a elecciones.

En el Senado, ambos partidos se encuentran prácticamente empatados con 48 senadores para los demócratas y 49 para los republicanos. El control de la cámara está en manos actualmente de los estados de Arizona, Nevada y Georgia. Wisconsin, por su parte, que hasta hace poco estuvo en el aire, se mantendrá en manos republicanas. En cuanto a Georgia, en la tarde de este miércoles se ha confirmado que habrá segunda vuelta después de que ni demócratas ni republicanos consiguiesen el 50% de los votos más uno, algo que ya sucedió en 2021. Dicha segunda vuelta se celebrará dentro de un mes.

La situación en Nevada podría contrarrestar el optimismo demócrata por los resultados en Pensilvania. Allí, el candidato republicano Adam Laxalt se ubica por encima de la actual senadora Catherine Cortez Masto, aunque aún falta contar el 20% de las papeletas. Una particularidad del sistema estatal de elecciones podría dar lugar a nuevas sorpresas: la mayoría de los electores prefiere enviar su papeleta a través de correo, sin asistir a los centros de votación. Los analistas de The Nevada Independent, un periódico local, consideran que estos votos pueden hacer la diferencia y que Cortez Masto "podría volver a ganar".

En un sistema presidencial como el de Estados Unidos, el Ejecutivo y el Legislativo pueden estar controlados por partidos distintos, por lo que el actual presidente, el demócrata Joe Biden, necesita que su formación mantenga el control al menos de una de las dos cámaras si quiere seguir avanzando en sus objetivos políticos durante los próximos dos años de mandato.

El partido que ocupa la Casa Blanca casi siempre pierde escaños en las elecciones a mitad del primer mandato, y Biden ha luchado con una baja aprobación pública durante más de un año. Ahora se enfrenta además a una situación económica complicada, con elevada inflación y perspectivas de recesión económica.

Elecciones a gobernador

En la jornada electoral del martes también se decidían 36 carreras a gobernador. Los demócratas arrebataron a los republicanos el gobierno de dos estados, Maryland y Massachusetts, mientras los republicanos mantuvieron, como se esperaba, el control de grandes estados como Florida y Texas.

El demócrata Wes Moore se hizo con Maryland como primer gobernador negro del estado, tras dos mandatos bajo el republicano Larry Hogan. Le sigue Maura Healey, la primera mujer gobernadora y abiertamente lesbiana de Massachusetts, que pone de nuevo el estado en manos de los demócratas después de dos mandatos del republicano Charlie Baker.

Florida se consolidó como bastión republicano con la reelección de su gobernador, Ron DeSantis, considerado uno de los posibles candidatos a la Presidencia por parte republicana, que ha ganado estas elecciones con holgura. El triunfo de DeSantis revalida tus intenciones de competir por liderar el partido conservador. El tabloide New York Post lo consagró como el "futuro" de la agrupación y anticipa que buscará convertirse en el candidato a la presidencia en 2024, aunque todo depende de lo que decida el expresidente Donald Trump.

Otro conocido republicano, el gobernador de Texas, Greg Abbott, se aseguró un nuevo mandato, con el que su partido llega a los treinta años de gobierno en el estado, tras ganar al demócrata Beto O'Rourke.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, junto con su esposa, Casey DeSantis. ampliar foto
El gobernador de Florida, Ron DeSantis, junto con su esposa, Casey DeSantis. Reuters

Los demócratas, por su parte, conservaron los gobiernos de otros territorios importantes como California, Nueva York y Pensilvania. En California repetirá como gobernador Gavin Newsom, mientras que Pensilvania seguirá teniendo al frente a Josh Shapiro, quien ha vencido al republicano Doug Mastriano, un negacionista electoral y aliado de Donald Trump. La gobernadora demócrata de Nueva York, Kathy Hochul, quien accedió al cargo en 2021 tras la renuncia de Andrew Cuomo, consiguió mantenerse en el puesto al derrotar al republicano Lee Zeldin. También lo hizo la gobernadora de Maine, Janet Mills, y los demócratas Josh Green en Hawái y Tim Walz en Minnesota.

Otra de las mujeres que se ha convertido en la primera gobernadora del estado es la republicana Sarah Huckabee Sanders, exportavoz de la Casa Blanca durante el mandato de Donald Trump, que estará al frente de Arkansas.

A diferencia de lo que sucede en las elecciones para el Senado, la lucha por la gobernación del estado de Georgia ha sido menos apasionada. El actual gobernador, el republicano Brian Kemp, ha defendido con éxito su cargo frente a la candidata demócrata, la popular Stacey Abrams. 

¿Cuáles fueron las principales preocupaciones de los electores?

Los resultados de las encuestas durante la jornada electoral han confirmado la importancia de la economía en las preferencias de los estadounidenses. La mitad de los votantes han reconocido que la inflación "pesaba significativamente" en su elección. De estas personas, la mayor parte se reconocían republicanos. Sin embargo, el 44% de los encuestados por la agencia de noticias AP reconocían también que el futuro de la democracia era una de sus principales preocupaciones. Otros asuntos como el derecho al aborto, el acceso a la salud, el cambio climático y la portación de armas también eran parte de las preocupaciones principales de los estadounidenses.

Acceso al aborto

Votantes en tres estados dieron su aprobación al derecho al aborto en las elecciones de este martes.

En Michigan, los votantes aprobaron una enmienda a la constitución estatal que establece un "derecho individual a la libertad reproductiva, incluido el derecho a tomar y llevar a cabo todas las decisiones sobre el embarazo". Una medida similar fue aprobada en California y Vermont.

En Kentucky, una propuesta para modificar la Constitución para "proteger la vida humana" no fue apoyada por los electores, que no acompañaron la posición conservadora de sus dos cámaras parlamentarias. 

Aún queda saber que sucederá en Montana, donde se sometía a aprobación la ley de "nacidos vivos", que reconoce al feto como persona jurídica y obliga al personal sanitario a prestarles asistencia médica, en especial después de un aborto fallido.

Normas
Entra en El País para participar