Redes sociales

Twitter cobrará 8 dólares al mes por verificar la cuenta y otras opciones extra

El nuevo servicio de suscripción ofrecerá prioridad en respuestas y búsquedas

Musk califica de "mierda" el actual sistema de verificación de la red social

La cuenta de Elon Musk vista en una pantalla de móvil junto al logo de Twitter.
La cuenta de Elon Musk vista en una pantalla de móvil junto al logo de Twitter.

Elon Musk sigue anunciando las novedades de la nueva Twitter a golpe de hilos de tuits. Este martes, el nuevo dueño de la red social ha despejado la incógnita sobre cuánto costará a los usuarios obtener y mantener su check azul y determinar que una cuenta está verificada, algo que ahora se podía obtener de forma gratuita. No serán 20 dólares como había informado The Verge ni 4,99 dólares como había señalado el blog Platformer. El plan del magnate, según sus propios mensajes, es cobrar por ser usuario verificado una tarifa de 8 dólares al mes como parte del servicio de suscripción a Twitter Blue, lanzado el 3 de junio de 2021 y con un coste de 4.99 dólares.

Twitter cobrará 8 dólares al mes por verificar la cuenta y otras opciones extra

Así ha anunciado Elon Musk el cambio de política comercial que pretende instalar en Twitter.

El precio de la suscripción, en cualquier caso, se ajustará en relación "con la paridad de poder adquisitivo de cada mercado", según ha matizado Musk.

El directivo no ha dudado en asegurar en uno de los tuits que "el actual sistema de señores y campesinos de Twitter para saber quién tiene o no una marca de verificación azul es una mierda. ¡Poder para el pueblo! Blue por 8$/mes". Y ha precisado que quien contrate el servicio obtendrá, además, otras ventajas. Entre ellas, prioridad en respuestas, menciones y búsquedas, "algo esencial para derrotar el spam y las estafas”, posibilidad de publicar vídeos y audio largos y, por último, "la mitad de publicidad".

También estará la posibilidad de eludir el paywall (muro de pago) de los medios de comunicación que estén dispuestos a colaborar con la red social. Eso, añadió el magnate, “dará a Twitter una fuente de ingresos para recompensar a los creadores de contenido”.

Horas antes de lanzar este anuncio, Musk había tenido un cruce de palabras con Stephen King, uno de los autores más leídos del mundo. En un tuit la noche anterior, el célebre escritor amenazó con abandonar la red social si la compañía imponía los 20 dólares. "¿20 dólares al mes por mantener mi cuenta verificada. A la mierda, deberían pagarme a mí. Si eso se instituye, me voy como Enron [en referencia a la empresa quebrada]", rezaba el mensaje.

La viralidad del tuit de King (tiene casi siete millones de seguidores en Twitter) fue tal que la contestación de Musk no se hizo esperar. Y avanzando ya sus planes, le dijo: "¡Tenemos que pagar las facturas de alguna manera! Twitter no puede depender solo de los anunciantes. ¿Qué te parecen 8 dólares?". El nuevo dueño de Twitter también añadió a King: «Explicaré el razonamiento de forma más larga antes de que esto se implemente. Es la única manera de derrotar a los bots y trolls».

Pero, pese a la defensa hecha por el nuevo dueño de Twitter, numerosos usuarios ya han asegurado que si sigue adelante con su plan dejarán la red social. Otros, en cambio, han aplaudido la medida. El ex jefe de comunicaciones de política global de Twitter, Nu Wexler, cree que la introducción de una tarifa para la verificación de cuentas podría dificultar la detección de la desinformación (...) Será más difícil examinar la desinformación y encontar la información de alta calidad", dijo a la BBC.

Twitter introdujo el sistema de verificación (normalmente reservado para personas cuyas identidades eran objetivo de suplantación, como celebridades, políticas y periodistas) en 2009, tras ser demandada por no hacer suficiente para evitar las cuentas impostoras. Hasta ahora, el proceso de verificación se ha hecho de forma gratuita, a iniciativa del usuario interesado en contar con la insignia y se calcula que hay en torno al medio millón de usuarios verificados.

Twitter Blue incluye hoy una opción para editar tuit, eliminar la publicidad o cambiar el diseño. Actualmente, esta suscripción solo está disponible en Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, y su estreno no ha evitado que la gran mayoría de los ingresos de la red social sigan procediendo de la publicidad. Ahora, parece que el objetvo de Musk es lanzar el servicio a todo el mundo para poder cumplir con su objetivo de aumentar las suscripciones y que estas aporten la mitad de los ingresos de la compañía.

Aunque en sus nuevos tuit Musk no ha detallado más, medios estadounidenses aseguraban este lunes que el plan del magnate es que los usuarios verificados tengan 90 días para suscribirse o perderán su marca de verificación azul. El empresario habría incluso avisado a los trabajadores que están involucrados en el proyecto que serán despedidos si no se cumple la fecha límite del 7 de noviembre para lanzar la función, obligándoles a trabajar "24 horas al día, 7 días a la semana", según el Financial Times.

Mientras Musk deshoja la margarita sobre qué hará para hacer Twitter más rentable, ayudado ahora por numerosos ingenieros de Tesla y otros asesores del empresario, los empleados de la compañía viven momentos de tensión. Según han avanzado medios como The Washington Post y The New York Times, el multimillonario empresario planea importantes recortes en la plantilla, que pueden variar del 50% al 75%, y que podrían empezar a ejecutarse en pocos días.

Salida de más directivos

Musk no ha confirmado estas informaciones, pero sí ha hecho comentarios que indican que habrá importantes ajustes. Este lunes para empezar ya despidió a toda la junta directiva anterior. Un hecho que se esperaba después de haber cesado a cuatro altos directivos el jueves anterior, entre ellos Parag Agrawal, CEO de Twitter, y Ned Segal y Vijaya Gadde, director financiero y jefa de asuntos legales y política, respectivamente. Musk les había acusado de haberle engañado a él y a los accionistas de Twitter sobre el número de cuentas falsas en la plataforma.

Este martes también se ha conocido que otros directivos han abandonado la red social, entre ellos la jefa comercial y de producto, Sarah Personette, lo que aumenta la incertidumbre de los anunciantes sobre el futuro de la plataforma social.

Otras salidas clave son la de la directora de Recursos Humanos, Dalana Brand, y el director de Tecnologías centrales, Nick Caldwell. Los tres confirmaron su salida en Twitter, cambiando la biografía de sus perfiles.

Normas
Entra en El País para participar