Financiación alternativa, otra forma de emprender

Yeidy Ramírez fundó Dexter Global para dar crédito a corto plazo a proyectos inmobiliarios

Yeidy Ramírez, CEO de Dexter Global Finance.
Yeidy Ramírez, CEO de Dexter Global Finance.

Es difícil imaginarse a una persona emprendiendo en el mundo de la banca y del capital privado. Lo habitual es que los emprendedores se dediquen a desarrollar aplicaciones y negocios relacionados con Internet y el mundo digital. Lo de prestar dinero es otro cantar. Estamos acostumbrados a pedir nuestros créditos en el banco y cuando no nos lo conceden, se nos cae el mundo encima. Y eso ocurre tanto en el ámbito privado y familiar como en el profesional, donde en ocasiones hace falta dinero de forma urgente.

Imagina que estés haciendo una obra de unos cuantos millones y el banco te diga que no te presta lo que necesitas. Se te cae el mundo encima. Por eso no está de más conocer a profesionales que se dedican a la financiación alternativa. Se trata de empresas que te facilitan los fondos necesarios, a un precio más elevado y, generalmente, a devolver en mucho menos tiempo. Yeidy Ramírez es la CEO y fundadora de Dexter Global Finance. Lleva 18 años en el mundo de las finanzas. Hace tres años creó Dexter, una empresa de gestión e intermediación financiera, especializada en financiación para empresas.

Empezó cuando se hizo el cambio de la Ley Hipotecaria, que ya solo permitía enfocar el préstamo con garantía hipotecaria principalmente a empresas. Su negocio está especializado en el sector inmobiliario.

La idea no es prestar dinero a largo plazo, sino a corto. Es más caro que la banca tradicional, pero cuando urge conseguir fondos puede ser una excelente solución.

Plazo máximo de 36 meses

Los préstamos son a un máximo de 36 meses y no hay un mínimo de obligado cumplimiento. Se puede cancelar en cualquier momento. Dexter pretende ser el primer apalancamiento para el paso a la banca. Financia sin preventas, mientras que la banca suele exigir un nivel determinado de ventas. Cuando la empresa prestataria alcanza el nivel exigido, cambia de financiación y cancela el crédito alternativo. Así minimiza costes y sale del paso.

Yeidy Ramírez me cuenta que “lo que se pretende, no es tener un cliente muchos años, sino una media de tres. Solucionamos su problema y todos ganamos”. La idea es que consigan ese dinero mientras negocian con su banco. Es mucho más rápida y flexible y los tiempos que se manejan son más cortos, con un trato más directo entre ambas partes.

Gestiona la financiación en grandes ciudades y en la Costa Mediterránea, porque tienen mucha más salida y proyección de éxito todas las operaciones que se financian en grandes poblaciones. También financian en pequeñas poblaciones, en las que los promotores ya tienen los proyectos muy definidos o que son clientes que vienen financiado de otras promociones y quieren apoyarles en un proyecto más.

Yeidy es una emprendedora nata. Se vino a España desde Suecia con poco más de veinte años, con tres hijos, tras perder a su marido en un accidente. Lo dejó todo y se vino sola. Se instaló en Marbella y empezó con los negocios.

Hasta que fundó Dexter, que se ha especializado en financiar a empresas con garantía hipotecaria, pero también trabaja la línea corporativa, financiando a compañías que en este caso facturan por encima de los 25 millones de euros. Su actividad se centra en cuatro tipos de préstamos el primero al promotor, el segundo es el préstamo puente, en tercer lugar, para la compra de activos y por último para suelo finalista. Se trata de una emprendedora de mucho éxito, pero es una persona normal y se puede hablar con ella de tú a tú.

No va de diva, algo que agradecemos quienes estamos todo el día tratando con emprendedores y empresarios. Conozco a muchos que van de exitosos triunfadores y no tienen donde caerse muertos, y no llegan a fin de mes. Yeidy es lo contrario, no va de nada, solo de persona normal preocupada por su negocio y, sobre todo, por sus tres hijos, que ya vuelan solos y son lo más importante del mundo para ella.

Pienso que su éxito se basa, no solo en el conocimiento de su mercado, sino en los excelentes contactos con los que cuenta para gestionar los diferentes fondos con los que trabaja. Y años de serio trabajo que generan confianza y autoridad.

Ha sabido aprovechar que el sector de la financiación alternativa se encuentra en buen momento. Y ha sido capaz de conseguir que el capital privado sea mejor valorado por la sociedad que años atrás. Yeidy me comenta que esto ocurre porque “nos ven como buenos compañeros de viaje”. Se duele de que este tipo de financiación no es tan conocida como en países como Alemania y Reino Unido.

En España ha crecido en los últimos años porque la incertidumbre ha dificultado la capacidad de financiación de las empresas. Piensa que se trata de una cuestión de cultura financiera: “creo que dentro de diez años estaremos como en Estados Unidos, que es un país donde el 80 o el 90 por ciento de la financiación es financiación alternativa y capital privado”.

Normas
Entra en El País para participar