Alemania aplaza hasta abril el apagón nuclear en medio de tensiones en la coalición de gobierno

El gobierno de Olaf Scholz intenta minimizar el desacuerdo de sus socios verdes

Alemania aplaza hasta abril el apagón nuclear en medio de tensiones en la coalición de gobierno

No hay dos sin tres. A la extensión de funcionamiento de dos centrales nucleares ya adelantado en septiembre, el Consejo de Ministros alemán ha confirmado hoy que se sumará una tercera para evitar el riesgo de cortes en el suministro de electricidad. De esta manera, Berlín da por enterrado su intención de dejar de producir energía con tecnología nuclear a finales de este año, que representa el 6% del total producido por el país.

"Tenemos un plan y es bueno" ha manifestado este miércoles el ministro de Economía y vicecanciller, Robert Habeck, perteneciente al partido verde y opuesto al uso de la energía nuclear. Habeck ya había adelantado el lunes que la iniciativa "es una con la que puede trabajar". 

Esta decisión ha provocado una renovada tensión entre las tres fuerzas de coalición que actualmente gobiernan Alemania. Los verdes, el partido de Habeck, limitaban su apoyo a mantener solo dos centrales como reservas de emergencia, no así la central de Emsland ubicada al oeste del país. Del otro lado, los liberales, comandados por el ministro de Finanzas, Christian Lindner, consideraban "vital" mantener todas las instalaciones en funcionamiento hasta 2024. Finalmente, el canciller socialdemócrata Olaf Scholz intentó el lunes un punto de consenso, al limitar la extensión de las tres plantas hasta abril de 2023.

La ministra de Ambiente alemana, Steffi Lemke, manifestó el martes que la decisión del canciller era definitiva y no tendría ningún tipo de prórroga. Esto parece ir en contra de la preocupación de Bruselas, que estima que la próxima temporada invernal de 2023-2024 sería aún más complicada en términos energéticos.

El ministro de Economía alemán, Robert Habeck, junto con la ministra de Ambiente, Steffi Lemke.
El ministro de Economía alemán, Robert Habeck, junto con la ministra de Ambiente, Steffi Lemke.

Las empresas operadoras de las centrales nucleares, E.ON (Isar 2), RWE (Emsland) y EnBW (Neckarwestheim 2), han dicho que comenzarán los preparativos para prolongar la actividad. E.ON y EnBW han mencionado que confían en su personal, que en algunos casos han acordado aplazar su retiro.

Nuevos impuestos al sector energético

El gobierno alemán también adelantó planes para establecer un impuesto sobre las ganancias de los productores de energía. El nuevo cargo busca retener el 90% de las ganancias de las firmas que generan electricidad sin necesidad de utilizar gas o carbón, según confirma la agencia de noticias Bloomberg. Este gravamen, que el gobierno ya ha confirmado, sería retroactivo al 1 de marzo hasta el 30 de noviembre.

La propuesta de un nuevo impuesto a los beneficios extraordinarios llega solo pocos días después de que el Ejecutivo de Olaf Scholz anunciara ayudas a los hogares por 100 mil millones de euros, que limitarán el valor del gas y subsidiarán la factura de diciembre.

Normas
Entra en El País para participar