Alimentación

Danone redujo un 80% su beneficio en España en 2021 por el coste del ERE

El gasto en indemnizaciones alcanzó los 51,5 millones

Sus ingresos cayeron cerca de un 3% tras el alza de 2020

Exterior de una fábrica de Danone.
Exterior de una fábrica de Danone.

Danone redujo su beneficio en España al cierre del ejercicio 2021 al nivel más bajo en, al menos, más de 15 años. La compañía de alimentación obtuvo una ganancia neta de 17,1 millones de euros, una caída del 80% respecto a la obtenida en el ejercicio precedente, según las cuentas anuales que su filial española ha depositado en el Registro Mercantil.

El motivo de ese importante retroceso, aparte de una ligera caída de ventas, tiene que ver con el proceso de despidos que acometió el año pasado, dentro de la reestructuración a nivel global llevada a cabo por el grupo francés, que denominó Local First. En España, este se saldó con un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectó a 153 personas, y cuyo coste se plasma en la memoria financiera del pasado ejercicio.

La factura de este proceso ascendió a 51,5 millones de euros, correspondientes a "indemnizaciones por despido de personal, prejubilaciones y otros conceptos que se corresponden principalmente al proyecto de reestructuración Local First", detallan las cuentas.

Estas explican que ese proyecto tiene el objetivo de "ganar agilidad para adaptarse a las tendencias de consumo y responder a las necesidades del mercado", e implica "una transformación organizativa con impacto en varias posiciones de la compañía".

Fue a finales de 2020 cuando Danone anunció un plan general de ajustes que implicaba 2.000 despidos, principalmente en oficinas de sus diferentes mercados, cifra que luego se redujo al entorno de los 1.800.

La meta de aquel plan era "recuperar cuota de mercado, volumen de ventas y retornar al crecimiento rentable y sostenible", según dijo el año pasado la propia compañía. Por otra parte, las ventas de Danone en España cayeron alrededor de un 3% el año pasado, hasta los 769 millones de euros. De esta forma, corta una racha de dos ejercicios seguidos de crecimiento, después de encadenar siete a la baja.

De entre sus líneas de negocio, la que experimentó el mayor crecimiento fue la de yogures y bebidas de origen vegetal, de su marca Alpro, que representaron el 17% de la facturación total, dos puntos más del peso que tenían en el año anterior. Por contra, la categoría principal, los productos de leche fermentada, básicamente yogures, perdieron un punto, del 73% al 72%.

Este año, ERE en su fábrica de Salas

Si los despidos del año pasado afectaron, sobre todo, a personal de oficina, este año Danone ha aplicado ajustes en su tejido industrial. En mayo anunció una propuesta de cese de actividad en su fábrica asturiana de Salas, que se tradujo en un ERE a sus cerca de 70 empleados. La empresa abrió la puerta a vender la instalación, pero aún no se han concretado propuestas.

Normas
Entra en El País para participar