Ribón y Winkels: "Vamos a implantar la cuota cero, que no se ha puesto en marcha en ningún colegio"

Los candidatos al ICAM por Compromiso Abogacía adelantan su medida estrella y deslizan el nombre de nuevos miembros de su equipo

Isabel Winkels y Eugenio Ribón, candidatos de la plataforma Compromiso Abogacía a las elecciones a la Junta de Gobierno del ICAM
Isabel Winkels y Eugenio Ribón, candidatos de la plataforma Compromiso Abogacía a las elecciones a la Junta de Gobierno del ICAM

Desde que José María Alonso anunció que no concurriría a las elecciones a la Junta de Gobierno del Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM), el nombre de Eugenio Ribón, diputado de la institución, comenzó a sonar con fuerza. Aunque no todos los miembros de la cúpula directiva del colegio, más allá de Raúl Ochoa o Juan Gonzalo Ospina, lo apoyan, sí se perfila como el sucesor del actual decano.

El abogado, especializado en consumo, concurrirá al proceso electoral junto a la abogada de familia Isabel Winkels. Como adelantó Cinco Días, ambos se presentan bajo la marca Compromiso Abogacía. En esta entrevista hablan sobre sus propuestas de mejora y deslizan el nombre de otros compañeros de candidatura.

¿Por qué se presentará como decano a las próximas elecciones a la Junta de Gobierno del ICAM?

La presentación a las elecciones viene motivada por el objetivo de servicio. Queremos un colegio útil, que sea la institución más fuerte de Europa como voz de la abogacía. Queremos una abogacía con una formación cualificada, que pueda conciliar vida privada y ejercicio profesional y que el futuro de los jóvenes tenga posibilidades reales. Queremos un colegio plenamente transparente, continuar con cosas que se han hecho bien y con muchas novedades que se pueden aportar.

Sin embargo, usted no es nuevo en la abogacía institucional. ¿Estos cinco años no han sido suficientes para acometer los objetivos que enumera?

En estos cinco años se han hecho cosas muy buenas: se ha reforzado el papel de la abogacía y se ha hecho un colegio más fuerte, pero quedan muchas cosas por hacer. Han sido cinco años extraordinariamente atípicos, en los que hemos padecido una pandemia sin precedentes y una época extraordinaria. Desde la Guerra Civil no hemos tenido una situación tan compleja y eso significa que quedan muchos proyectos por hacer, sin olvidar lo aprendido en esta junta de gobierno.

Precisamente, a usted lo califican como el delfín de Alonso. Aunque ha dicho que un "grupo significativo" de miembros de la actual junta se integrará en su candidatura, como José Ignacio Monedero, otros diputados que no se posicionan ni con Ochoa ni con Ospina se desvinculan "radicalmente" de su proyecto. ¿Quiénes lo apoyan?

La presentación completa de la candidatura la vamos a hacer dentro de los plazos del calendario electoral, durante las semanas próximas. Un núcleo muy significativo de los compañeros que han venido siendo nuestra tripulación de viaje en estos cinco años van a seguir y algún otro no por razones puramente de desarrollo profesional y personal.

¿Eso quiere decir que formará parte de su candidatura Lola Fernández Campillo, diputada cuarta del equipo de Alonso?

Lola Fernández Campillo es una compañera muy importante. Tiene una trayectoria muy vinculada a la defensa de la justicia gratuita y de la mujer y tenemos una relación con ella extraordinaria. Es una persona muy próxima.

¿Y Emilio Ramírez Matos?

Hemos tenido una relación extraordinaria y entra dentro de lo que desvelaremos las próximas semanas.

Entonces puedo intuir que Lola Fernández Campillo sí es de esas personas de la junta que muy posiblemente se integrará en la candidatura, ¿Ramírez Matos?

Lo vamos a desvelar en las próximas semanas, pero con Lola tengo una extraordinaria sintonía. Con Emilio también tenemos muy buena sintonía y también lo desvelaremos.

Ha dicho que cuenta con el apoyo de "despachos de extraordinaria relevancia". ¿Puede decirnos el nombre de alguno que le haya manifestado su apoyo?

Estamos intentando hacer una candidatura absolutamente transversal, con despachos grandes, medianos, boutiques legales, despachos pequeños, auditorías y asesorías. Dentro de despachos grandes hay apoyo, con independencia de que mantengan la neutralidad (a la hora de que sus profesionales voten a una una candidatura u otra).

¿Nos vamos a encontrar con algún socio de la abogacía de élite en su equipo?

Eso lo vamos a perfilar en las próximas semanas.

Juan Manuel Mayllo, el presidente de ALTODO, la asociación de letrados por el turno de oficio digno, ya ha dicho que le gusta su proyecto y que la asociación “va a estar cercana a una persona que haya luchado por el turno de oficio”, refiriéndose veladamente a usted. ¿Sabe qué va a hacer AJA, la Agrupación de Jóvenes Abogados de Madrid?

Los jóvenes son una pieza fundamental en la abogacía de Madrid y son el futuro. Dentro de eso, AJA es tan poliédrica que tendrá que tener, en función de sus socios, sus tendencias.

Sí, pero en las elecciones pasadas pidió el voto expresamente para Alonso. ¿Ha hablado con su presidente, Alberto Cabello, sobre qué van a hacer en estas?

Quizá el escenario sea distinto. Lo que estamos construyendo es un programa para jóvenes al margen de ninguna identificación concreta con ninguna asociación.

ALA, la Asociación Libre de Abogadas y Abogados, que también concurrirá a las elecciones, lo critica por no haber renunciado al acta de diputado antes de anunciar su candidatura. Dice que no ha predicado con el ejemplo porque en su día el decano Alonso, refiriéndose veladamente a Ospina, dijo que si algún miembro de su junta quería presentarse a las elecciones debía dimitir primero. ¿Cuál es su versión?

En el caso de renovaciones completas de la junta de gobierno, los diputados y los miembros de la junta quedan en funciones. El artículo al que se refiere ALA es de aplicación a los casos de renovaciones parciales, sino no tendría razón de ser por algo tan sencillo como que si toda la junta quisiera concurrir a una renovación total, el colegio quedaría sin órgano de gobierno. La manifestación del decano sería en un contexto determinado, pero de lo que estamos hablando es de lo que dice el Estatuto General de la Abogacía.

¿Qué opinión tienen de Raúl Ochoa, diputado, como Ribón, de la Junta de Gobierno en funciones, quien ha anunciado que también peleará por el decanato del ICAM?

Sobre compañeros no opino (Ribón). A mí me cae muy bien (Winkels).

¿Y de Ospina, que hasta la semana pasada también era diputado?

Ninguna valoración (Ribón). Nos conocemos de hace muchos años (Winkels).

De entre los cuatro candidatos que conocemos (Ochoa, Ospina, Beatriz Saura y Ángeles Chinarro), ¿creen que alguno puede reunir más apoyos que ustedes?

Eso lo dirán los abogados que nos tienen que elegir. Nosotros vamos a intentar convencerlos de que la mejor opción somos nosotros (Winkels).

¿Les generan exactamente la misma inquietud los cuatro candidatos?

Vamos convencidos del programa y del proyecto (Ribón). Son todos compañeros (Winkels).

¿Cuáles son las líneas que vertebran el programa electoral de Compromiso Abogacía?

Hay diez ejes. El programa se conforma a base de la aportación de muchos compañeros y de muchos sectores. Ha sido un proceso de escucha activa. Isabel lleva sobre sus espaldas miles de procedimientos y yo también. El resto de compañeros, dentro de sus respectivas áreas, ya sea la asesoría jurídica, tributación o abogacía de empresa, tiene su experiencia. A base de conocer la realidad del ejercicio de la abogacía en sus diferentes facetas se han ido configurando diez ejes. Un eje fundamental es el de la conciliación porque no puede ser que el único operador jurídico que permanece sin conciliación sea el de la abogacía, además de la procura. Otro tema fundamental es la incorporación de los jóvenes, otro es la dignidad de la abogacía. Te revelamos como primicia que vamos a implantar la cuota cero, que no se ha puesto en marcha en ningún colegio, y es una medida innovadora, volcada hacia la formación y hacia un retorno útil del colegio.

¿Qué significa la cuota cero?

Es que cada compañero que invierte un esfuerzo económico en contribuir a un colegio fuerte, va a tener en su carnet profesional una tarjeta monedero. El importe que abone con su cuota se le va a cargar en su carnet profesional como tarjeta monedero. Si estamos pagando 472 euros de cuota anual, 472 euros de cuota colegial los va a recibir en su carnet profesional. Con esa tarjeta va a poder acceder a todos los servicios de formación que ofrece el colegio. Se va a potenciar la formación desde un punto de vista que no se ha conocido hasta el momento.

Dice que el importe de la cuota se va a devolver al colegiado para que se pague la formación. ¿Cuánto supone la partida de formación en los ingresos del colegio?

Los cursos suponen aproximadamente un 5% en los ingresos del colegio. Los ingresos del ICAM se distribuyen en un 73% aproximadamente de cuota, un 5% de cursos de formación, un 15,5% se ingresa gracias a subvenciones de justicia gratuita y otro 6,5% se obtiene de otro tipo de ingresos que son actividad colegial. Dentro de los cursos, ese 5% es el que se trata de revertir.

¿Los colegiados van a perder otro tipo de servicios como resultado de implantar esta cuota cero?

No pierden nada, es más, si se desarrolla el plan y se incentiva la participación, lo que se puede producir es un incremento de ingresos para el colegio. Hay cursos que no son accesibles para muchos colegiados porque tienen un coste de, a lo mejor, 800 euros. Pero si consigues reducir el coste de 800 a 330 porque tienes 470 euros que ya has retornado de tu cuota colegial, puedes hacer que esa persona que no habría realizado el curso lo haga y aporte 330 euros al colegio.

¿Detrás de estos cursos va a estar alguna institución universitaria o algún centro privado de enseñanza?

Los cursos son liderados por el propio colegio. Mochilas y deudas no hay con la candidatura. Habrá posibles alianzas con muchos centros de formación si es posible.

¿Con qué centros de enseñanza en concreto han iniciado conversaciones?

Con varios se han ido desarrollando programas especializados, que son los que vamos a presentar en los próximos días.

En clave de formación, una de las críticas de algunos colegiados es que los cursos los imparten personas elegidas más por relaciones de amistad o cercanía con la institución que de excelencia profesional. ¿Han pensado en algún criterio objetivo para elegir a estas personas?

La excelencia, siempre (Winkels).

¿Cómo se mide?

Por el conocimiento de la materia. Todos sabemos quiénes somos buenos en nuestro sector. También hay muchos magistrados y muchos fiscales. Lo mides por los buenos abogados y, al finalizar el curso, por la valoración de los colegiados (Winkels).

Según los datos que nos ha facilitado el ICAM, el colegio maneja un presupuesto de aproximadamente 30 millones de euros. Grosso modo, ¿podría indicarnos qué porcentaje del presupuesto se destinará a cada partida?

Eso es lo que tiene que consensuar la junta de gobierno en función de las necesidades. Tenemos un presupuesto que en este ejercicio es el que va a regir en el año 2023 porque el devenir de cualquier junta es la aprobación previa. Será la nueva junta la que pueda reelaborar el presupuesto. Actualmente, la mayor parte del presupuesto, el 41%, se lo come el propio gasto de personal, y hay unos gastos fijos, el 6%, que están vinculados al mantenimiento de edificios.

La semana pasada, el ICAM presentó su comité LGBTI. Una de las preocupaciones de los integrantes era si iba a continuar tras las elecciones. Si llegan al decanato, ¿se comprometen a mantener este comité?

La lucha por la igualdad y la diversidad no es un patrimonio de esta junta ni de la que venga, es un patrimonio de la abogacía. Por supuesto que se tienen que mantener todos los logros y este comité es un logro. Claro que se va a mantener.

Habrá quien diga que la sexualidad es una cuestión privada. Sin embargo, según los datos públicos (proyecto Adim), 7 de cada 10 personas pertenecientes a la comunidad LGBTI tienen que volver cada día al armario en su trabajo por miedo. ¿Por qué en pleno 2022 sigue siendo necesario este comité?

Dentro de la labor del colegio está superar las barreras y obstáculos que aún permanecen. Para nosotros, como servidores del principio de igualdad, es una labor esencial. Es una cuestión de orden público. El ICAM tiene que estar a la vanguardia en la protección de los derechos fundamentales (Ribón). La defensa de los derechos humanos es inherente a la abogacía. Y si recibimos algún tipo de comunicado de que se produce algún tipo de discriminación en algún despacho, intentaremos tomar las medidas pertinentes (Winkels).

De la misma forma, si llegan al decanato, ¿continuarán con la cumbre de mujeres juristas que se celebrará el mes que viene?

Por supuesto. Todos los logros conseguidos tienen que ser herencia y patrimonio del colegio de la abogacía, no de ninguna candidatura ni de ninguna junta (Ribón). Es que desgraciadamente es necesaria. Ojalá no fuera necesaria una cumbre de mujeres juristas. Con la pandemia lo hemos visto en los webminar o en las reuniones por Zoom. Si veías todas las caras, la inmensa mayoría eran de señores y no de señoras. ¿Por qué? (Winkels)

¿Qué va a hacer el colegio, si llega a ser decano, por la conciliación?

El colegio no solo tiene que ser promotor de la conciliación, sino centinela: cambiar de observador a actor. Y eso lo haremos a través de las medidas que presentaremos próximamente.

Isabel, ¿usted ha sufrido machismo dentro de la profesión?

Por ser mujer no, por ser joven sí. Soy consciente de que existe, pero la ley de igualad también existe y vamos a estar encima.

¿Y van a estar encima de los despachos que recurren a la contratación de abogados jóvenes como falsos autónomos?

Hay una medida concreta para asegurar el trato digno en retribución y condiciones del abogado joven.

¿Qué otras iniciativas piensan impulsar, por ejemplo, la Plataforma Familia y Derecho?

Por supuesto. Desde el Instituto de Investigación e Innovación Jurídica I+D ICAM, que es uno de los mayores logros del colegio, se van a trabajar los proyectos de familia, se va a actualizar la normativa para alcanzar la especialización en familia (Winkels). El instituto va a ser un impulsor de reformas legislativas. El ICAM tiene que ser un artífice social (Ribón).

¿Cómo financiará su campaña? ¿Cuenta con el apoyo de alguna empresa?

Mochila cero y deudas cero con cualquier tipo de institución. La asumiremos los propios candidatos.

¿Tiene una estimación del importe al que puede ascender?

Va a ser una campaña austera. Tendrá un coste y es el que vamos a asumir los compañeros, pero no hay financiación externa ni préstamos.

Este verano ha saltado la polémica por la presunta opacidad en la gestión y las cuentas del CGAE: funcionamiento de comisiones y subcomisiones, dietas y viajes. ¿Confían en la institución?

Respecto al CGAE, ninguna opinión porque es el propio CGAE el que lo tiene que aclarar. Respecto al colegio, información pública de todas las cuentas y a disposición de todos los compañeros.

¿Respaldan o no a la presidenta del CGAE, Victoria Ortega?

Sobre eso no nos manifestamos. Es una cuestión del consejo de colegios.

Normas
Entra en El País para participar