La CE se abre a intervenir el mercado del gas y provoca un desplome en el precio

Los mandatarios continúan divididos sobre la forma de establecer un tope al gas

Los líderes europeos en el Castillo de Praga, en República Checa.
Los líderes europeos en el Castillo de Praga, en República Checa. Reuters

La crisis energética ya no se limita solo al inminente invierno, sino también el siguiente. Los riesgos de interrupción en el suministro y los altos precios del mismo han llegado para quedarse. La presidente de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, ha adelantado que el Ejecutivo busca que una "plataforma de compras conjuntas" ya esté operativa para hacer frente a las "reservas vacías" después de esta temporada invernal.

A pesar de las discusiones que comenzaron el jueves con la primera reunión de la Comunidad Política Europea, un foro de la UE y otros 16 países del continente, Von der Leyen se ha mantenido firmemente alineada a la hoja de ruta que ya había presentado el martes y ha repetido que la Comisión dará a conocer los detalles de estas medidas en las próximas semanas. Las propuestas iniciales incluyen establecer una nueva referencia de precios que reemplace al índice TTF, mayor inversión en energías renovables y, nuevamente, el tope al precio del gas que se utiliza para generar electricidad.

La decisión comunitaria tuvo un reflejo muy contundente en la cotización de esta materia prima en el mercado, el precio llego a bajar más de un 11% y marcar un precio que llego a tocar los 155 euros, un valor no visto desde antes de este verano. Respecto al futuro del índice que marca el precio del gas en Europa, el denominado TTF de Países Bajos, este viernes no ha cambiado el deseo de la Comisión Europea por establecer una nueva referencia comunitaria.

Von der Leyen ha destacado también el acuerdo alcanzado con Noruega para estabilizar los mercados energéticos y limitar la volatilidad de los precios. Sin embargo, el comunicado de prensa remitido el jueves junto con el primer ministro noruego, Jonas Gahr, no detalla cuáles serán las herramientas para alcanzar este objetivo o si implementarán franjas de precios acordadas.

Cuatro países,  Italia, Polonia, Bélgica y Grecia, remitieron el jueves a la Comisión Europea una carta en la que piden aprobar una “franja dinámica de precios” aplicable a todas las compras hechas por los 27. La propuesta busca “desincentivar la especulación” pero sin poner en peligro el suministro. Por otro lado, el canciller alemán, Olaf Scholz, ha propuesto que los países europeos encuentren formas de cooperar con Corea del Sur y Japón, países muy dependientes de los envíos de gas natural licuado.

La invitación inicial del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, a los líderes europeos resaltaba la importancia de “permanecer unidos y coordinar nuestra respuesta”. Sin embargo, el anuncio alemán de destinar 200.000 millones de euros a un fondo para hacer frente a la crisis energética continúa generando problemas entre los socios. El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, ha repetido sus críticas a Berlín y ha insistido que esta medida lleva a la "destrucción" del mercado común. Por su parte, Scholz ha dicho que el encuentro ha permitido solucionar los "malos entendidos" alrededor de la política de su gobierno.

Fin de ciclo

La tensión entre las partes no es para menos. Los analistas del banco holandés ING alertaron el jueves que “la Eurozona podría estar viviendo el fin de un ciclo económico” a raíz de la crisis energética y su efecto en la competitividad de las empresas y el poder de compra de las familias. El departamento de investigación estima que, aunque las reservas son altas este invierno, esto no será así el próximo y esto provocará nuevos valores históricos.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha calificado de "desastre" la actual crisis energética, por lo que ha insistido en la necesidad de acciones decididas, como un tope al precio del gas. En el mismo sentido, el presidente español, Pedro Sánchez, anticipó que España "luchará" para abordar la problemática del precio del gas en la próxima cumbre del 20 y 21 de octubre.

Sánchez se mantiene confiado de que "antes o después" haya un acuerdo sobre el MidCat

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha mostrado este viernes convencido de que "antes o después" habrá acuerdo con Francia sobre la construcción del gasoducto Midcat. En declaraciones posteriores a la reunión informal de los jefes de Gobierno de la Unión Europea, Sánchez ha confirmado que se reunirá en Paris a finales de mes con el presidente francés, Emmanuel Macron, y su par portugués, Antonio Costa. Durante el encuentro abordarán no solo las interconexiones gasísticas, sino también las de hidrógeno y las eléctricas. 

Las palabras de Sánchez llegan un día después de que el líder galo insistiera en su rechazo al proyecto porque cree que se deben priorizar las uniones eléctricas.

Normas
Entra en El País para participar