Cuadro macroeconómico

El Gobierno prevé que el bono a 10 años alcance el 3,5% en 2023

Economía estima que la ratio de deuda PIB no caiga del 110% hasta 2025

El Gobierno prevé que el bono a 10 años alcance el 3,5% en 2023

En pleno proceso de subida de tipos, las rentabilidades de la deuda han dejado atrás los mínimos históricos que se registraron en los momentos más duros de la pandemia cuando el BCE, en sintonía con el resto de los bancos centrales, se lanzó a la compra de deuda para garantizar las buenas condiciones financieras. Con la vista puesta en los próximos meses el Gobierno prevé que el rendimiento del bono a 10 años se sitúe entorno al 3,5% en 2023, frente al 2,5% que estima para el cierre de 2022, por debajo del 3% que registra en la actualidad. Fruto de este incremento, el gasto financiero aumentará un 3,7%, una subida que se mueve en línea con el repunte de los intereses de la deuda, según lo señalado por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. No obstante la responsable de Hacienda remarcó que los mayores gastos financieros no se deben a un peor comportamiento del déficit ni de la deuda pública.

En la rueda de prensa que ha seguido al consejo de ministros, el Ejecutivo ha señalado que este incremento obedece al proceso de normalización monetaria. Es decir, que no se debe a una mayor desconfianza en la economía española. De hecho, como se pudo comprobar en la emisión sindicada de hace dos semanas, los inversores extranjeros jugaron un papel destacado, acaparando el 88% de la demanda de la emisión a 20 años.

La deuda se ha convertido en un quebrado de cabeza para los gobiernos. Economía prevé que abandonar la cota del 110% sobre el PIB no se produzca hasta 2025. En las previsiones que han servido de base para la elaboración de los presupuestos, el Ejecutivo estima que a cierre de 2022 este indicador se sitúe en 115% y caiga al 112% el próximo año.

Economía estima que la debilidad del euro frente al dólar se mantenga durante el próximo año lastrado por la agresiva subida de tipos de interés ejecutada por la Reserva Federal de EE UU, mayor que la del BCE, y calcula que se mantendrá a la par frente al dólar durante todo 2022. Prevé que el tipo de cambio medio del año se sitúe en el dólar.

Según las estimaciones contempladas en los Presupuestos de 2023, el Gobierno prevé que el precio del barril de Brent cierre este ejercicio en los 101,8 dólares (cotiza en los 90 dólares) para moderarse el próximo año hasta los 96,9 dólares. Un descenso que no prevé para el gas natural, afectado por el corte de suministro ruso y las sanciones impuestas por los países europeos: calcula que este año el precio medio se situará en los 114,5 euros el MWh y que el próximo año suba hasta los 118,8 euros.

Normas
Entra en El País para participar