_
_
_
_
_

Renfe se plantea entrar en Reino Unido con una línea entre Londres y Gales

Valora presentarse con la española Serena Industrial Partners como socio del promotor Grand Union Trains

El presidente de Renfe, Isaías Táboas.
El presidente de Renfe, Isaías Táboas.Pablo Monge

El plan de internacionalización de Renfe puede tener su próxima estación en Reino Unido. La compañía analiza su posible entrada en ese mercado como socio de Grand Union Trains (GUT) para operar un servicio comercial entre Londres y Carmarthen (Gales).

El proyecto está en fase de revisión por parte del regulador británico ORR y la española apunta que aportaría su experiencia en la gestión de servicios de altas prestaciones en un entorno liberalizado.

La propuesta de GUT también contaría con el apoyo de Serena Industrial Partners, firma española de capital privado enfocada al desarrollo de infraestructuras sostenibles en Reino Unido. Al frente se encuentra Joaquín Camacho Calderón, quien puso en marcha la gestora KCImpact y lanzó en 2020 el fondo KC Infra, cuya denominación ahora es la de Serena Industrial Partners.

Sin aportar cifras, Renfe advierte que este es un proyecto en el que se precisa una importante inversión. Grand Union Trains es una compañía ferroviaria británica enfocada ahora a la prestación del transporte de viajeros entre el sur de Gales y Londres. Sus directivos ya impulsaron anteriormente otros servicios de open access, entre ellos el denominado Grand Central, que después vendieron a Arriva (grupo Deutsche Bahn).

La ORR ya tumbó un primer plan del operador británico en el que pretendía enlazar Londres y el suroeste de Gales con siete viajes diarios de ida y vuelta. La nueva intentona incluye cinco frecuencias diarias de ida y vuelta para conectar los casi 300 kilómetros que separan Londres y Carmarthen. GUT solicita acceso a la red ferroviaria durante 20 años, entre diciembre de 2024 y el mismo mes de 2044. Su material rodante sería nuevo y con capacidad para rodar a 125 millas por hora (201 kilómetros por hora).

No es la primera vez que la operadora que preside Isaías Táboas tantea sus posibilidades en Reino Unido, donde ya trató de aproximarse al desarrollo de la alta velocidad. Su plan estratégico confía en la internacionalización como un motor de nuevos ingresos, con objetivo de alcanzar un 10% de sus ingresos en el mercado exterior en 2028. Para ello, está a la caza de oportunidades tanto en la alta velocidad como de líneas convencionales bajo obligación de servicio público.

La experiencia de Renfe se extiende al desarrollo y operación de la línea de alta velocidad entre Medina y La Meca, en Arabia Saudí; la participación en Texas Central (Estados Unidos) y en el proyecto del Tren Maya (México), así como la entrada de Renfe en el accionariado de Leo Express (Chequia).

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Javier Fernández Magariño
Es redactor de infraestructuras, construcción y transportes en Cinco Días, donde escribe desde junio de 2000. Ha pasado por las secciones de Especiales, Cinco Sentidos, 5D y Compañías siguiendo la información de diversos sectores empresariales. Antes fue locutor de informativos en la Cadena Cope, además de colaborar en distintos medios de Madrid.

Más información

Archivado En

_
_