Transporte

Andalucía permitirá los trayectos urbanos de los VTC pero con nuevas medidas restrictivas

El decreto fija zonas de especial protección para que los VTC no capten clientes y establece medidas mínimas para los vehículos y una formación para los conductores

El taxi andaluz no descarta acciones legales, mientras las empresas de VTC critican restricciones desproporcionadas

Un VTC de Cabify.
Un VTC de Cabify.

La Junta de Andalucía aprobó este martes in extremis el decreto ley por el que modifica la Ley de Transportes Urbanos y Metropolitanos de Andalucía, reguladora de los vehículos de transporte con conductor (VTC). La nueva normativa ha visto la luz por la vía de urgencia ante el fin del periodo compensatorio del Decreto Ábalos, que concluye el próximo viernes y que establece que sin normativa regional las VTC solo podrán realizar trayectos interurbanos a partir de esa fecha. El decreto permitirá a las plataformas de VTC, como Uber, Cabify y Bolt, seguir realizando trayectos urbanos a partir del 1 de octubre, aunque establece nuevos condicionantes importantes "para proteger al usuario y garantizar una competencia equilibrada con el taxi".

El sector de las VTC ha dado la bienvenida al decreto, que “garantiza la continuidad del sector en Andalucía”, pero se lamentó de “algunas restricciones desproporcionadas e innecesarias incluidas en el texto que no mejoran la movilidad del usuario ni están pensadas desde un punto de vista sostenible”, dijeron a CincoDías.

Entre estas medidas destacan que para evitar la captación de viajeros en la vía pública, los VTC no podrán estacionar a menos de 300 metros de aeropuertos, puertos, estaciones de autobuses cuando no están prestando un servicio previamente contratado, y a menos de 150 metros de otros lugares como hospitales, centros comerciales y de ocio con más de 500 plazas de aparcamientos, hoteles de al menos cuatro estrellas que tengan más de 100 habitaciones o de sedes de órganos judiciales.

Al igual que la regulación catalana para las VTC, la andaluza también establece especificaciones técnicas para los vehículos. Se exigirá que los coches de combustión tengan una medida mínima de 4,90 metros y sean de color negro. Esa medida es de 4,7 metros en los vehículos eco y de 4,5 metros en los de etiqueta Cero, como los eléctricos. El decreto establece que las flotas con más de 100 autorizaciones deberán contar con al menos un 5% de los vehículos adaptados a personas con movilidad reducida.

La Junta defendió que con ello tratan de potenciar la renovación de la flota con vehículos cero, eco y accesibles, pero Ignacio Manzano, presidente de la asociación andaluza de VTC, Andeval, señaló que "el tamaño mínimo, sobre todo en vehículos Eco, ralentizará sin duda el proceso de electrificación del parque de vehículos en Andalucía y dificultará el acceso a alternativas de movilidad más sostenibles para los usuarios".

Otras medidas impuestas y criticadas por el sector de las VTC es la prohibición de la geolocalización, que permite conocer la ubicación del vehículo, antes de contratar el servicio para impedir la captación de usuarios, y la exigencia a los conductores de superar una prueba de aptitud. La nueva norma establece un plazo máximo de dos años para obtener el certificado de capacitación profesional por los conductores de VTC a contar desde la entrada en vigor de la disposición reglamentaria que lo desarrolle.

El nuevo decreto endurece las sanciones (podrán llegar hasta los 6.000 euros) y establece que la Junta de Andalucía y los ayuntamientos compartan las tareas de vigilancia para que se cumpla la normativa y la potestad sancionadora. Los ayuntamientos también podrán determinar cuando lo consideren necesario descansos obligatorios para los VTC en función de la demanda, durante un máximo de 52 días al año. Dichos calendarios de descansos se acordarán anualmente y no podrán implementarse durante los periodos de mayor demanda del servicio.

Para evitar precios abusivos en situaciones de alta demanda, la nueva norma señala que la administración competente en materia de transporte podrá establecer a los VTC una tarifa máxima que en ningún caso se podrá superar. En este punto, hay que recordar que los vehículos con conductor no están sujetos a tarifa administrativa.

La consejera de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda, Marifrán Carazo, defendió que la norma se ha hecho pensando “en el usuario, el consumidor, en el interés general” con la búsqueda de “la seguridad jurídica” y que el texto solo ha excluido dos peticiones del sector del taxi: la precontratación con un tiempo de 15 minutos y la eliminación de licencias estatales concedidas a los VTC. Eso sí, establece que no se otorgarán nuevas licencias VTC para desarrollar servicios interurbanos y urbanos mientras la proporción entre el número de autorizaciones existentes en Andalucía y de licencias de taxi sea superior a una de 1 por cada 30.

Pese a las medidas impuestas a los VTC, el taxi llevó a cabo hoy movilizaciones contra el decreto para expresar su “tristeza” y “enfado” por el desenlace del proceso para alumbrar la norma, contra la que no descartan emprender acciones legales en el futuro. Para este gremio, las restricciones marcadas son insuficientes.

 

Normas
Entra en El País para participar