Alemania trata de disipar dudas y asegura que sus reservas de gas alcanzan el 90%

La administración federal tranquiliza los temores de los hogares y empresas, pero plantea dudas para la próxima primavera

El ministro alemán de Economía, Robert Habeck, visita una terminal de GNL en Lubmin.
El ministro alemán de Economía, Robert Habeck, visita una terminal de GNL en Lubmin. Reuters

El gobierno alemán ha confirmado este mediodía que el país ha alcanzado su objetivo de almacenamiento de gas y que las reservas han llegado al 90%. El ministro de Economía, Robert Habeck, ha dado la sorpresa al destacar que el país ya no comprará más gas a ningún precio. “Si todo va bien con la reducción de la demanda y tenemos suerte con el tiempo, tenemos oportunidades de pasar bien el invierno”, ha destacado Habeck.

Alemania se suma así al club que ya conforman Francia, Polonia, Dinamarca, Portugal y Suecia, países que cuentan con más del 90% de sus reservas de gas completas.

El ministro de Economía y vicecanciller de Alemania ha reconocido que esta decisión llevará a que las reservas queden vacías al terminar la temporada invernal. Para eso, ha destacado que el país avanza en el desarrollo de infraestructuras de regasificación para el suministro de gas natural licuado. La administración federal prevé que dos terminales estén operativas al finalizar el invierno.

Habeck ha intentado también llevar tranquilidad al sector privado, y ha insistido en que el gobierno apoyará a los grandes importadores de gas y no dejará que los problemas de liquidez afecten su trabajo. El ministro ha mencionado en particular a VNG, el tercer mayor importador de gas de Alemania, que solicitó ayuda estatal a comienzos de mes.

Los precios del gas en Países Bajos, el valor de referencia en el mercado europeo, no ha reaccionado este mediodía al anuncio de Habeck. El índice continúa a la baja, en lo que representa la tercera jornada de caída.

Alemania, que recibió de Rusia al menos un tercio del gas que consumió en 2021, continúa a la búsqueda de otros proveedores. El gobierno ha anunciado hoy que el canciller Scholz visitará Arabia Saudí, Catar y Emiratos Árabes Unidos el próximo fin de semana, con la intención de abrir nuevos mercados energéticos. Berlín busca en particular concretas las negociaciones con Doha para el envío de buques de gas natural licuado, ya que el emirato catarí es el mayor exportador de GNL del mundo.

Las buenas noticias para la administración del canciller Olaf Scholz no impiden al país posicionarse a nivel europeo. El ministro de Finanzas, Christian Lindler, no ha descalificado la posibilidad de fijar precios al límite del gas. Lidler ha confirmado que espera las recomendaciones de un panel de expertos y de otras áreas del gobierno para confirmar la posición del país.

Normas
Entra en El País para participar