Eliminar el tope a los bonus de la City tendría escasos resultados

Asesores bancarios y ‘traders’ preferirán seguir cobrando salarios fijos altos, como sus colegas del continente

City de Londres.
City de Londres. reuters

El ministro de Finanzas del Reino Unido, Kwasi Kwarteng, quiere que la City sea más competitiva. Una de sus ideas, según el Financial Times, es eliminar una antigua norma europea que limita los bonus al 200% del salario fijo. Es un punto de partida extraño y puede hacer menos probables otros cambios más significativos.

De acuerdo, hay argumentos de peso para derogar el tope, que entró en vigor en 2014 y significa que un banquero que gane 1 millón de libras puede obtener un bonus máximo de 2 millones. El Banco de Inglaterra dijo en 2016 que los bancos simplemente aumentaron los salarios base para compensar el menor volumen de los bonus, lo que significa que la compensación general se mantuvo igual. En otras palabras, Barclays y las operaciones en el Reino Unido de Goldman Sachs y JP Morgan simplemente terminaron con mayores costes fijos y menos flexibilidad para recuperar los pagos.

Pero no por ello la supresión de las normas supondría un gran impulso. En primer lugar, los asesores y traders con sede en Londres se resistirán a que se recorten sus salarios básicos en favor de mayores primas, lo que les obliga a compartir más el daño cuando los mercados están tranquilos y las operaciones se agotan. Los bancos europeos, como BNP Paribas y Deutsche Bank, seguirían estando sujetos al límite de las primas y, por tanto, ofrecerían la comodidad y la seguridad de un salario fijo más elevado. Eso significa que los bancos británicos y los extranjeros que operan en Londres podrían tener que mantener sus políticas de compensación prácticamente iguales para retener al personal.

En segundo lugar, hacer una aparente concesión en el políticamente controvertido tema de las primas de los banqueros supone el riesgo de una reacción pública. Tres cuartas partes de los británicos apoyaron el tope en 2014, según YouGov, incluido cerca del 70% de los votantes del Partido Conservador.

El hecho de que el tema esté tan cargado significa que Kwarteng podría tener menos cobertura para impulsar cambios más significativos, como la eliminación de la tasa bancaria. Según la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria, este gravamen anual sobre los pasivos de los bancos aportará unos 1.300 millones de libras (1.500 millones de euros) en el presente ejercicio fiscal, y se suma a un recargo sectorial del 8%, que el anterior ministro de Finanzas, Rishi Sunak, propuso reducir al 3%.

El nuevo Gobierno de la primera ministra Liz Truss es partidario de un “estilo de regulación más británico” y está dispuesto a impulsar la City eliminando las antiguas normas europeas. Sin embargo, los ejecutivos de los bancos son en general partidarios de la continuidad, y se resisten a las medidas que puedan provocar un tira y afloja regulatorio con Bruselas. Su lista de deseos políticos incluye la reducción de impuestos y la eliminación de las normas de delimitación, que no tienen nada que ver con Europa.

El Big Bang británico pos-Brexit está tomando forma más bien de Big Flop, Gran Fiasco.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías