Consejos para que los autónomos sufran un menor impacto por la inflación

Los profesionales deberán analizar su situación y redefinir la estrategia de precios que tengan

menor impacto de la inflación

Combatir la inflación es uno de los objetivos de los trabajadores autónomos. Para que el impacto generado por la inflación sea menor es preciso que los autónomos analicen su situación y redefinan su estrategia de precios.

El CRO de Declarando, Juanjo Traver, explica que el precio es “la variable más impactante en un negocio, ya que un aumento de tan solo un 1 % repercute en un 11% más de beneficios, muy por encima del ajuste de gastos fijos, que mejora solo un 2,3% el beneficio”.

En ese sentido, el experto considera prioritario analizar el impacto de la inflación en el negocio. Al hacerlo, dice, será más fácil poder tomar decisiones en función de cada caso. Por ejemplo, si la inflación es de un 10%, a un informático que siempre trabaja desde casa le influirá en un 5%, mientras que para un comercial, que debe moverse siempre en coche, será del 25%.

Rediseñar la estrategia de precios

Cuando se produce un incremento de los costes y de los precios, los autónomos tienen que aumentar también el precio de sus productos o servicios. Sin embargo, aquellos profesionales que no disponen de una oferta muy diferenciada o que esta está muy condicionada por los costes, se encuentran con el problema de que el cliente no está dispuesto a asumir la subida del precio.

En estos casos, una de las opciones que tienen los autónomos para establecer una nueva estrategia de precios pasa por utilizar la ‘pirámide del valor percibido’. Esto significa dotar a los productos con características que vayan más allá de las intrínsecas del producto o del servicio. En este sentido, es importante considerar que el precio solo representa el 50% de los factores que invitan al usuario a adquirir un determinado producto o servicio. El resto tienen que ver con las emociones y sentimientos. Así, se podría aumentar el precio si se le ofrece al cliente un valor extra que no tenga un coste excesivo para el autónomo.

A la hora de concretar el precio de un producto, es importante que el usuario proyecte un margen fiscal. Para ello tendrá que calcular el porcentaje de beneficios que tendrá que abonar a Hacienda a la hora de hacer la Declaración de la Renta. No hay que olvidarse en todo este proceso de llevar una gestión financiera adecuada, algo también importante para sufrir un menor impacto de la inflación.

Normas
Entra en El País para participar