Valor a examen

Repsol suma apoyos en su avance hacia lo sostenible

Ha recibido el aplauso unánime por la venta del 25% de su negocio de exploración y producción.

Repsol suma apoyos en su avance hacia lo sostenible
Reuters

Repsol ha reforzado el apoyo que tenía de los analistas. Ya era uno de los mejores valores del Ibex este año sin ninguna recomendación negativa y un potencial de más del 30% tras un alza superior al 20% en lo que va de 2022. El acuerdo de la venta del 25% de su división de upstream (exploración y producción) al inversor institucional estadounidense EIG conocido esta semana ha provocado una cascada de opiniones favorables sobre la operación, ya que permitirá a la compañía avanzar en su plan estratégico hacia un negocio más sostenible y reducir deuda.

La transacción valora esta división en 19.000 millones, con la aspiración de sacarla a Bolsa en el mercado de EE UU en 2026.

Alantra ha reiterado su consejo de “fuerte compra”, tras conocer la noticia. “Estratégicamente es positivo, puesto que ayuda a mejorar la asignación de capital e implica vender el negocio a precios máximos, mientras reduce la ciclicidad y aumenta su flexibilidad financiera para acelerar tanto el retorno de caja a los accionistas como su proceso de transición energética”, dice.

Para Citi, lo más importante es que el inversor “ha dado un voto de confianza a un negocio donde el mercado ha estado buscando un descuento en Repsol”, mientras, que para Jefferies, la empresa “permanece “materialmente infravalorada”. Bernstein ha sido otra de las firmas en pronunciarse: “Somos positivos con Repsol por sus acciones para monetizar su negocio de renovables [vendió el 25% de la filial el pasado junio a los fondos EIP y Crédit Agricole]. La desinversión de upstream es la última parte de la estrategia de gestión para desbloquear el valor para los accionistas”, comentan.

Los analistas resaltan su solidez y su infravaloración en un momento propicio para las petroleras, en el que solo hace un poco de sombra el gravamen del Gobierno

Con los últimos movimientos corporativos y la crisis energética, que ha disparado los precios del crudo y el gas, Repsol se ha colocado entre los mejores del Ibex en el año con una revalorización que supera el 22%. En el último mes ha vuelto a recuperar el nivel previo a la pandemia, aunque sigue presionada por los vaivenes del petróleo, que ha caído por debajo de los 90 dólares.

Francisco Blanch, de Bank of America, prevé una oscilación para el brent –al alza o la baja– entre 5 dólares y 20 dólares en el último trimestre de 2022, que vendría marcada por una desaceleración de la demanda ante una recesión mundial, la evolución de la crisis energética, que podría conducir a un cambio sustancial de la demanda hacia el crudo, y los problemas de suministro”.

Al mismo tiempo, el gas sigue alcanzando nuevos máximos tras la decisión de Rusia –en respuesta a las sanciones impuestas por la UE– del cierre del gasoducto Nord Stream que suministra a Europa. El 70% de la producción de Repsol es gas, y el 30% restante, petróleo.

El otro foco importante para los analistas es la decisión del Gobierno de imponer un gravamen del 1,2% al importe neto de la cifra de negocios de las energéticas. Goldman Sachs ha situado a Repsol como una de las grandes afectadas, ya que supondría el 8% de los ingresos estimados para 2022, según sus previsiones.

Para Alberto Roldán, director de inversiones de Metagestión, el tema del gravamen es lo que pesa más en la cotización de Repsol, que ocupa la primera posición del fondo de Bolsa ibérica Metavalor. “Es lo que termina con una excelente idea de inversión en un contexto idílico que no se va a repetir; el precio del crudo cerca de los 100 dólares el barril, unos márgenes de refino alto y una demanda también elevada”. El experto añade que el impuesto ha añadido incertidumbre. “Es difícil que llegue a los 18 euros o 19 euros, que sería lo razonable; es complicado prever hacia dónde va a ir la crisis energética. El escenario está muy abierto”, añade.

En Bankinter mantienen el mismo tono de cautela: “Repsol es una de las compañías con mejores perspectivas”, pero “reducimos el consejo a neutral desde comprar por la corrección del petróleo y el impacto del gravamen”.

Rebote del 145% desde el mínimo de la pandemia

Accionistas. El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, adquirió 10.000 títulos de la petrolera el pasado 31 de agosto a un precio de 13,2 euros cada uno, lo que supone una inversión total de 132.000 euros. Mientras, el pasado julio Goldman Sachs vendió el 5,66% del capital (valorado en unos 1.000 millones de euros) un día después de comunicar a la CNMV su posición, lo que para los analistas sugiere que podría responder a una operación de cobertura. El banco estadounidense ha dejado su participación en el 0,648%.

Dividendo. La compañía multienergética pagó un dividendo de 0,33 euros brutos por acción el pasado julio, con cargo a los beneficios de 2021. Con la cotización actual ofrece un cupón del 5,10%, de los más altos del Ibex.

Valoración. Repsol es uno de los valores del Ibex con el PER más bajo, de 3,3 veces; la mayoría de las energéticas cotizan por encima de las 10 veces. El valor marcó máximos en julio de 2018, pero el inicio de la pandemia y la paralización de la actividad económica impactó en su trayectoria. Desde los mínimos de octubre de 2020 ha recuperado el 145%.

Normas
Entra en El País para participar