Las telecos aceleran vías para reducir el impacto de la subida de tipos

Aumentan la vida media, lanzan emisiones a tipo fijo y refuerzan la liquidez

Los bonos ‘high yield’ e híbridos, los más afectados

Las telecos aceleran vías para reducir el impacto de la subida de tipos

Las telecos europeas han acelerado en sus trabajos en los últimos tiempos para reducir el impacto de las subidas de los tipos de interés. Aumento de la vida media, emisiones a tipos fijos y reforzamiento de la liquidez son algunas de las herramientas utilizadas por compañías como Telefónica, Deutsche Telekom, Orange o Vodafone.

En este sentido, Carlos Winzer, vicepresidente senior de Moody’s, explica que, durante los últimos años de tipos bajos, las operadoras han aprovechado para extender la vida media de la deuda y fijar tipos. El experto indica que no ve un gran impacto entre las compañías de grado de inversión, si bien sí muestra una mayor preocupación por las compañías high yield porque el acceso a los mercados es más limitado y muy caro en estos momentos.

“Para instrumentos híbridos tampoco hay ahora mismo oportunidad de acceder en condiciones óptimas y muchos intentos de emitir bonos híbridos están siendo diferidos”, señala Winzer, que cita como ejemplo particularmente preocupante el de la danesa DKT/TDC. Esta operadora está en proceso de refinanciación de una emisión de bonos high yield con préstamos bancarios. Moody’s bajó recientemente el rating de DKT Holdings de B2 a B3, asumiendo que la refinanciación, aunque tenga éxito, reflejará un aumento de los costes por intereses.

En su conjunto, el sector de las telecos tiene 300.000 millones de euros de deuda viva calificada en Europa, y unas necesidades de refinanciación anual entre 25.000 y 30.000 millones.

Entre las grandes compañías, Telefónica cerró el segundo trimestre con un 76% de la deuda en tipos fijos, anclados a unos intereses históricamente bajos. Según la operadora, esta posición limita el impacto de la subida de los tipos de interés en sus costes financieros en los próximos años. La vida media de la deuda se sitúa en 12,8 años, por debajo de los 13,6 millones de hace un año, si bien duplica a los 6,4 años de 2016. La empresa tiene cubiertos los vencimientos de deuda hasta 2024, gracias a su posición de liquidez de 20.600 millones. La teleco ha duplicado los fondos propios, hasta cerca de 25.000 millones.

La deuda neta a final de junio era de 28.817 millones de euros, y un ratio de apalancamiento de 2,81 veces, por encima de 26.032 millones a final de 2021. El aumento está motivado en las compras de Oi en Brasil y la alemana Be-terna. Si se incluye la venta de la participación en Bluevía Fibra, cerrada en julio, rondaría los 27.800 millones.

Los pagos de intereses subieron un 14,6%, por la subida de los tipos de interés y de la deuda denominada en reales brasileños. Así, el coste efectivo de los pagos de intereses de los últimos 12 meses se sitúa en el 4,25%, y excluyendo intereses de arrendamientos en el 4,40%. Hace un año estaba en el 2,69%. En los últimos años, Telefónica ha aplicado una estrategia para elevar el peso de la deuda en moneda local y lograr cobertura natural, reduciendo exposición y riesgos.

Orange

Orange defendió en la presentación de las cuentas semestrales que ha mantenido su política de cobertura para minimizar su exposición a los riesgos de tasa de interés y de tipo de cambio operativo y financiero. La teleco, además, indicó que ha continuado con su estrategia para diversificar las fuentes de financiación y preservar la posición de liquidez.

La teleco cerró junio con una deuda neta de 24.400 millones de euros, 100 millones más que a final de 2021. La operadora tenía un ratio de apalancamiento de 1,81 veces, “en línea con su objetivo a medio plazo de dos veces”. Orange contaba con una posición de liquidez a final del primer semestre de 16.973 millones.

MásMóvil, que en julio alcanzó un acuerdo para su fusión con Orange en España, cerró el semestre con una deuda de 6.933 millones de euros, si bien con la venta de la red de cable de Euskaltel, acordada con posterioridad, se situaría en 6.400 millones. El ratio de apalancamiento total es de 5,3 veces. No obstante, la política acordada por Orange y MásMóvil establece un objetivo de 3,5 veces, para facilitar la OPV.

Sus dos préstamos TLB suman un valor nominal de 3.200 millones, 2.200 millones con 425 puntos básicos sobre Euribor y 1.000 millones con 375 puntos básicos. Tienen un periodo de amortización de siete años desde su constitución. La deuda senior asegurada, por 2.350 millones, tiene un cupón del 4%.

Por su parte, Deutsche Telekom concluyó el primer semestre con una deuda de 146.100 millones de euros, incluidos arrendamientos, con un aumento de 14.000 millones. El crecimiento es consecuencia de la apreciación del dólar frente al euro y del acuerdo en EE UU con Crown Castle.

La teleco germana, que tiene un ratio de deuda de 3,3 veces el ebitda, señaló que confía en reducir esta magnitud hasta 2,5 veces. La operadora recordó que hace dos años, la tasa del Tesoro en EE UU, país donde tiene buena parte de sus operaciones, estaba cerca del 0%, y ahora es del 2,25%. “No sabemos qué está pasando en el mercado de refinanciación, así que es mejor abrocharse el cinturón y ser súper disciplinado en esto”, dijo su CFO, Christian Illek. Deutsche Telekom ha abogado por vender activos para reducir deuda. Así, cerró en julio la venta de un 51% del capital de su filial de torres a DigitalBridge y Brookfield por 10.900 millones.

Aumentos de deuda de otras operadoras

Telecom. Telecom Italia, por su parte, concluyó junio con una deuda de 19.269 millones de euros, 1.700 millones más que a final de 2021, por la compra de su parte de los activos de la brasileña Oi. La compañía, que tiene una posición de liquidez de 7.900 millones, tiene cubiertos los vencimientos hasta 2024. La teleco cerró el segundo trimestre con un coste de la deuda del 4%, 0,4 puntos porcentuales más que en 2021. La vida media de su deuda es de 6,9 años, y la deuda a tipo fijo supone el 75% del total.

Vodafone. Vodafone cerró su año fiscal, a final de marzo con una deuda total de 41.600 millones de euros y un ratio de apalancamiento de 2,7 veces ebitda, frente a 40.500 millones del año anterior y un ratio de 2,8 veces. La teleco no actualiza habitualmente estas magnitudes en sus cuentas de su primer trimestre fiscal. La compañía defendió su estrategia de reducción de deuda, indicando que una de las prioridades es situar el apalancamiento en 2,5 veces. Este año afronta vencimientos de deuda senior por 1.800 millones y en 2023 por 4.500 millones, 2.500 millones de senior y 2.000 de híbridos. La compañía cerró el ejercicio con unos costes netos de financiación ajustados del 4,7%. Vodafone también ha reforzado su liquidez, en línea

Normas
Entra en El País para participar