Los auditores europeos dicen que la reforma de las pensiones pone en riesgo el plan de recuperación

Alertan de la falta de medidas para llevar a cabo las interconexiones eléctricas

Protesta para la subida de pensiones ante el Congreso de los Diputados.
Protesta para la subida de pensiones ante el Congreso de los Diputados.

La reforma del sistema de pensiones, así como la falta de medidas para abordar las interconexiones eléctricas figuran entre los riesgos identificados para una buena aplicación del plan nacional de recuperación y resiliencia en España, según un informe de los auditores europeos publicado este jueves.

Aparte de España, los auditores de la Unión señalaron los riesgos para la aplicación eficaz de esos planes nacionales en Alemania, Grecia, Francia, Croacia e Italia.

En el caso de España, mencionan también como "riesgos" las políticas de investigación e innovación, ya que en el plan español "no está claro aún cómo se coordinarán las políticas y las estrategias entre las distintas escalas de la gobernanza regional" y la atención primaria, dado que aunque recoge medidas para el despliegue de la reforma de la atención primaria, no se incluyen "las inversiones asociadas".

Sobre el sistema de pensiones en España, el Tribunal de Cuentas de la UE alerta de que "podría elevar el gasto en pensiones a medio y largo plazo" y de que "el impacto fiscal global del aumento del gasto en pensiones podría tener que atenuarse aún más mediante ajustes fiscales proporcionales en el futuro".

La reforma de las pensiones "es una laguna en los planes de la mayoría de países", precisaron este jueves en rueda de prensa los responsables del estudio.

También explicaron que el plan de recuperación y resiliencia de Francia "no contiene ninguna iniciativa sobre interconexiones eléctricas transfronterizas, en particular con España", algo que también constituye un "riesgo", consideran los auditores.

El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia se creó en 2021 para mitigar las repercusiones económicas y sociales de la pandemia de COVID-19.

Para recibir una parte de los más de 700.000 millones de euros de apoyo financiero de la UE disponibles en el marco del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, los Estados miembros tienen que presentar planes nacionales de recuperación y resiliencia, que son examinados por la Comisión Europea.

Según el informe especial publicado hoy por el Tribunal de Cuentas Europeo (el Tribunal), la evaluación de la Comisión es adecuada en general, pero siguen existiendo riesgos para la aplicación eficaz de los planes nacionales de recuperación y resiliencia, como la falta de claridad de algunos hitos y objetivos.

Ivana Maletic, la persona que dirigió la auditoría, subrayó que "hay que contar con una transparencia total y con controles eficaces para garantizar que los fondos de la UE se emplean para su finalidad prevista y logran el impacto esperado".

Según los auditores, es probable que los planes de recuperación y resiliencia contribuyan a los ámbitos políticos que atañen al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, pero el alcance de sus contribuciones varía, y todavía queda por ver su impacto en la práctica.

Constataron además que no se han incluido sistemáticamente en los planes "las medidas para reducir el impacto medioambiental como hitos u objetivos".

Normas
Entra en El País para participar