Gentiloni propone adecuar los objetivos de deuda a la situación de cada Estado

La reforma incluiría más libertad a los Gobiernos nacionales para que fijen sus sendas fiscales y permitir periodos de ajuste más largos

El comisario de Economía de la UE, Paolo Gentiloni.
El comisario de Economía de la UE, Paolo Gentiloni.

El comisario de Economía europeo, Paolo Gentiloni, dijo este miércoles que la próxima reforma de las normas de déficit y deuda europeas podría dejar más libertad a los Gobiernos nacionales para que fijen sus sendas fiscales y permitir periodos de ajuste más largos, siempre y cuando se asegure que su deuda es sostenible, informa EFE.

"La necesidad de reconstruir colchones fiscales (tras la pandemia) está clara, pero las estrategias de reducción de deuda tienen que ser más realistas para asegurar la estabilidad y apoyar el crecimiento", dijo el comisario en un evento organizado por el "think tank" económico Bruegel.

El Pacto de Estabilidad y Crecimiento, bloqueado desde el confinamiento, que en general obliga a mantener un déficit público por debajo del 3 % y una deuda inferior al 60 % del PIB, lleva años criticado por ser demasiado complejo, depender de variables difícilmente observables y por una aplicación poco eficaz, a lo que se ha sumado que tras la pandemia la mayoría de países sobrepasa estos umbrales además de las nuevas necesidades de inversión, por ejemplo, en la transición ecológica.

En este contexto, el exprimer ministro italiano consideró que las futuras reglas podrían basarse en la elaboración de planes a medio plazo que fijen "sendas de gasto neto en varios años" para llevar la deuda a "niveles prudentes" y fijar un indicador de gasto para simplificar el sistema.

Estos planes podrían incluir además compromisos de inversión y reforma, de forma similar a como se ha hecho con el fondo de recuperación pospandemia.

"Los Estados miembros podrían recibir más margen para proponer sus trayectorias fiscales, siempre que los principios de la UE sean respetados, sobre todo la sostenibilidad de la deuda. Por ejemplo, los compromisos de reforma e inversión podrían permitir un periodo de ajuste fiscal más largo", añadió.

Esta mayor participación nacional a la hora de diseñar las trayectorias fiscales podría equilibrarse con un mayor control a posteriori por parte de la UE, por ejemplo, con sanciones reputacionales en caso de que se incumplan los planes nacionales y con procedimientos excesivos de déficit basados en la deuda".

"Creo que todos estos elementos podrían lograr amplio apoyo entre los Estados miembros", dijo Gentiloni, quien instó a buscar rápido un entendimiento para lanzar una señal a los mercados y recordó que el nuevo instrumento del Banco Central Europeo para evitar que se disparen las primas de riesgo (TPI, por sus siglas en inglés) está ligado a cumplir con las reglas fiscales.

De momento, estas normas seguirán congeladas en 2023 para permitir que los países adopten medidas de apoyo fiscal frente al aumento de los precios energéticos y otras consecuencias de la guerra en Ucrania en un momento en que "el riesgo de recesión está aumentando", afirmó.

Normas
Entra en El País para participar