Política monetaria

Deutsche Bank insta a la banca central a actuar rápida y decididamente

El consejero delegado de la entidad aboga por frenar la inflación pese a que la economía entrará en recesión en Alemania

Christian Sewing, CEO de Deutsche Bank.
Christian Sewing, CEO de Deutsche Bank. Reuters

El consejero delegado de Deutsche Bank, Christian Sewing, instó hoy a los bancos centrales a "actuar rápida y decididamente" contra la inflación pese a que la economía entrará en recesión en Alemania.

Sewing dijo en un congreso de banca organizado por el periódico Handelsblatt que "la energía será en Europa más cara durante más tiempo". Se trata de "una desventaja competitiva estructural que es peligrosa" para la economía alemana y por ello es necesario encontrar a largo plazo también respuestas estructurales, según Sewing.

El consejero delegado de Deutsche Bank considera que es inevitable una recesión en Alemania, pero que la economía alemana tiene "suficiente fuerza para afrontarla". "Pero esto exige que los bancos centrales actúen ahora rápida y decididamente" porque "cuanto más tiempo la inflación sea elevada, más grandes serán los dolores y el motivo de conflicto social", según Sewing.

El consejero delegado de Deutsche Bank se mostró satisfecho con la determinación de que el Banco Central Europeo (BCE) ha mostrado para frenar la inflación en el segundo semestre del año.

El Consejo de Gobierno del BCE subirá el jueves sus tipos de interés, como mínimo, en medio punto porcentual, si bien es posible que lo haga en tres cuartos de punto porque la inflación llegó al 9,1% en agosto en la zona del euro.

De momento, mucha gente vive por encima de sus ingresos gastando sus ahorros, pero esta situación es muy peligrosa.

Asimismo, Sewing dijo que Europa ha visto lo peligroso que es ser muy dependiente de países o regiones concretas como ha sido la dependencia de la energía y las materias primas de Rusia. Por ello alertó de la dependencia de las exportaciones a China y la necesidad de encontrar clientes en otras regiones como Latinoamérica o África.

"El creciente aislamiento del país y el aumento de las tensiones, especialmente con EE UU, contienen un notable riesgo para Alemania", advirtió el consejero delegado de Deutsche Bank.

China es un pilar angular de la economía alemana al que Alemania vende un 8% de sus exportaciones y del que Alemania importa un 12%. Más de una décima parte de la facturación de las empresas que cotizan en el DAX procede de China. Asimismo, las cadenas de suministro dependen mucho de China como quedó claro en la pandemia.

Reducir esta dependencia de China "va a exigir, como mínimo, una transformación fundamental como la desvinculación de la energía rusa", apostilló el consejero delegado de Deutsche Bank.

Normas
Entra en El País para participar