Energía

Repsol vende el 25% de su negocio de producción petrolera al fondo EIG por 4.850 millones

El acuerdo contempla una posible salida a Bolsa de la división, que queda valorada en 19.000 millones

Repsol vende el 25% de su negocio de producción petrolera al fondo EIG por 4.850 millones

Repsol ha dado entrada al fondo EIG en su división de upstream, dedicada a la exploración y extracción de hidrocarburos, en una operación valorada en 4.850 millones de euros, comunicada a primera hora de esta mañana a la CNMV. El acuerdo contempla la toma por parte de EIG del 25% de dicha división: el fondo, especializado en infraestructuras y energía, pagará 3.430 millones de euros por una cuarta parte de las acciones de Repsol Upstream y asumirá 1.400 millones de deuda.

La operación no implicará plusvalías para Repsol, que seguirá consolidando en sus cuentas este negocio, pero le permitirá reducir su endeudamiento y acometer nuevas inversiones. La acción de Repsol ha arrancado la sesión con leves subidas, del 1%, en los primeros compases del día. Pero después ha virado a la baja y se dejan más del 1%. Las negociaciones con EIG ya se conocieron en junio, y la acción marcó en su día notables alzas.

Con la operación, Repsol recorta su deuda, a la vez que obtiene fondos de cara a invertir en la transición energética, tal y como destaca en la comunicación al mercado. La operación implica una reestructuración societaria que agrupe en una sociedad los activos de exploración y producción donde se imputarán 5.600 millones de deuda de Repsol. Dicha sociedad quedará valorada en 19.000 millones, y Repsol, que seguirá controlando la mayoría del capital, contempla sacarla a la Bolsa de Estados Unidos en 2026.

PJT Partners ha sido asesor financiero de Repsol y Allen & Overy ha sido el legal. Por el lado de EIG han trabajado Goldman Sachs y Latham Walkins.

REPSOL 12,73 2,58%

La empresa tendrá el foco en Norteamérica, con una producción prevista de 570.000 millones para 2022 y 2.300 millones de barriles equivalentes de petróleo de reservas, la mayor parte de ellas (un 70%) en forma de gas natural. La empresa mantendrá la plantilla, el equipo de dirección y el plan de negocio actuales, según la empresa, y mantendrá el control del consejo: Repsol tendrá cuatro representantes, EIG dos y habrá dos independientes. El presidente, nombrado por Repsol, podrá deshacer a su favor un eventual empate. En la operación no entrarán algunos activos de la división de exploración y producción, como el negocio de gas licuado en Norteamérica.

El plan estratégico de la empresa ya contemplaba la entrada de socios minoritarios alguna de las áreas de negocio; además de Upstream, la empresa tiene separados los negocios de Industrial, Clientes y Generación. La firma ya vendió a Crédit Agricole Assurance y a EIP el 25% de la división de renovables en junio, después de barajar una salida a Bolsa y de haber vendido participaciones en algunos activos.

Para Repsol, la operación implica la entrada de 3.400 millones de euros con los que invertir en la descarbonización, dentro del plan estratégico de la empresa. "Nuestra ambición es liderar la transición energética", señala en nota de prensa el CEO de Repsol, Josu Jon Imaz. "Este acuerdo pionero nos permite mantener el sentido estratégico de la unidad de Upstream y, a la vez, impulsar la transformación de la compañía y su perfil multienergético para alcanzar cero emisiones netas en 2050”. La empresa aspira, también, ha reducir emisiones en un 75% en el periodo de 2016 a 2030.

 La empresa ha destacado los altos estándares de EIG en materia de responsabilidad social corporativa (ESG). "Esperamos trabajar con Repsol, un operador mundial de referencia y líder de la transición energética, para seguir construyendo sobre las mejores prácticas ESG", ha afirmado R. Blair Thomas, Presidente y CEO de EIG.

Normas
Entra en El País para participar