Putin empuja a Europa a cruzar el Rubicón energético

Rusia ha dejado claro que no es un proveedor fiable, así que a los líderes europeos no les queda otra que tomar medidas radicales

Instalaciones de Nord Stream 1 en Lubmin (Alemania).
Instalaciones de Nord Stream 1 en Lubmin (Alemania). reuters

Putin ha dado a Europa un práctico empujón para cruzar el rubicón energético. Al cerrar Nord Stream 1 hasta que Occidente levante las sanciones, ha confirmado sin lugar a dudas que Rusia ya no es un proveedor fiable. Ello debería dar a los Gobiernos el impulso que necesitan para dejar de dar rodeos a la hora de tomar medidas radicales.

El tubo que bombea gas ruso a Alemania estaba a un 20% de su capacidad anual de más de 50.000 millones de metros cúbicos (50 bcm). Aun así, los líderes europeos tenían la esperanza de volviera a funcionar con normalidad una vez se resolvieran lo que, según Rusia, eran dificultades técnicas.

La desconexión indefinida deja Europa sin el 20% de los 570 bcm de gas que necesita este año. También plantea cuestiones urgentes sobre los 50 bcm anuales de suministro ruso que llegan por otras rutas. Es mucho más de lo que Europa ha logrado ahorrar hasta ahora con sus medidas. Y si el invierno en el hemisferio norte es inusualmente frío, puede necesitar 13 bcm más y tener que competir con los compradores asiáticos por 140 bcm de GNL.

Así que los precios europeos del gas y la electricidad, ya 14 y 10 veces superiores a los de marzo de 2021, seguirán altos durante años. A los analistas de Bernstein les preocupa que las facturas de los hogares alemanes puedan superar los 10.000 euros al año, cuatro veces más que en 2021, y en Reino Unido podrían triplicarse con creces hasta superar los 7.000 euros.

Dejar que los ciudadanos lo asuman es inviable. Una opción es prestar a las energéticas el dinero y luego hacer que la gente lo devuelva en años futuros, como se propone en Gran Bretaña. Otra es limitar los precios de la luz y luego gravar a los ciudadanos para compensar a las compañías, una versión de lo que ya se hace en España. Gravar los beneficios inesperados de los productores de petróleo y gas y de los generadores de renovables puede ser útil, como ha reconocido tardíamente Alemania. Los Gobiernos también pueden absorber parte del coste con más deuda. Pero los Estados necesitarán otras formas de reducir la demanda. Eso puede requerir un racionamiento obligatorio.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías