Ford retrasa sus planes para Almussafes y renuncia al Perte del coche eléctrico

La multinacional mantiene su compromiso con la planta, pero renuncia a 106 millones de financiación

Línea de producción de la planta de Almussafes.
Línea de producción de la planta de Almussafes.

Ford ha renunciado a acceder al Perte (Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica) del coche eléctrico, que le había asignado una financiación de 106 millones de euros para desarrollar su planta de Almussafes, vinculados a los fondos europeos de recuperación Next Generation.

La multinacional estadounidense, en un comunicado, ha indicado que sus nuevas previsiones de producción para Europa implican un "retraso en sus planes de producción para España", lo que significa que no pueden aprovechar el programa. Según las condiciones del Perte, la inversión tenía que realizarse antes de 2026 y los planes de Ford eran fabricar el coche eléctrico a partir de 2025. Sin embargo, los nuevos plazos de producción para España le impide acceder a la financiación pública.

El grupo estadounidense era una de las empresas más beneficiadas de de este proyecto, tras obtener un 15% del total asignado en primera instancia (106 de 700 millones de euros). La firma, con todo, ha agradecido al Gobierno su cooperación y ha apuntado que espera trabajar junto al Ejecutivo de Pedro Sánchez y la Generalitat Valenciana para "buscar oportunidades de financiación adicionales" en el futuro.

Igualmente, la compañía ha reiterado su compromiso con la planta de Valencia, ya que las operaciones de Ford en España "siguen siendo una parte fundamental de la estrategia para Europa". La firma espera trabajar en colaboración con el Ejecutivo central y la Generalitat Valenciana para buscar oportunidades de financiación adicionales a medida que se avance hacia una gama de vehículos de pasajeros totalmente eléctricos para 2030.

Hace apenas dos meses que la empresa anunció que la planta valenciana produciría los dos modelos eléctricos pendientes de asignar dentro de los planes de Ford. La decisión supuso un gran alivio para la factoría, que competía con la de Saarlouis, en Alemania, por estos nuevos modelos. La producción se cifraba en 600.000 vehículos eléctricos que esperaban venderse en 2026. "La planta de Valencia es la que hemos escogido como la factoría preferida para ensamblar vehículos basados en una arquitectura de coches eléctricos de próxima generación", confirmó el director de Ford Europa, Stuart Rowley. 

Almussafes se quedaría a partir de 2024 con un solo modelo en producción: el Kuga, dado que el Mondeo no se fabrica desde marzo y el S-Max y el Galaxy se interrumpirán en 2024. La UE planea prohibir la venta de vehículos de combustión a partir de 2035, por lo que la producción eléctrica es vital para los 6.000 trabajadores de la planta. La empresa ya indicó en junio, en todo caso, que la planta deberá acometer una significativa reducción de plantilla, dado que la carga de trabajo en el ensamblaje de vehículos eléctricos es inferior.

Reacciones

Según ha indicado a Efe fuentes de la Generalitat, la decisión de Ford "es un cambio de plazos, no de planes". El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha estado "en permanente contacto" con la compañía y con el Ministerio de Industria durante estos días, y las tres partes han ratificado sus compromisos para hacer de Almussafes una planta estratégica en el futuro del coche eléctrico de Ford.

Por su parte, el director general de Coordinación de la Acción de Gobierno y responsable de la Oficina Valenciana para la Recuperación, Juan Ángel Poyatos, ha asegurado que la apuesta de Ford es "histórica" y que "ha sido refrendada por la compañía". Además, considera que "tenemos Ford para largo", como, a su juicio, demuestra el hecho de que a pesar de no recibir las ayudas del Perte, la multinacional "sigue apostando por Almussafes como ejemplo de la electrifiación del vehículo eléctrico".

El sindicato UGT en Ford Almussafes ha trasladado "tranquilidad" a la plantilla de la compañía en esta planta y al conjunto de la sociedad tras haberse conocido la noticia. Consideran que "no está en cuestión acometer las inversiones que garantizan la construcción de la plataforma eléctrica comprometida" y "que garantiza miles de puestos de trabajo en muy buenas condiciones".

Sin embargo, CCOO ha mostrado a EP la necesidad de contar con más información sobre esa renuncia y las consecuencias que tendrá y ha apuntado que hay "pendientes otras fechas", mientras de CGT ha aseverado que "parece que hay un retraso en la producción de vehículos eléctricos" que ha considerado "preocupante porque los plazos van a variar". Ambos han expuesto que no saben qué va a conllevar la renuncia y cómo va a afectar a la producción de Almussafes.

Normas
Entra en El País para participar