Croowly, inteligencia artificial para aliviar trámites burocráticos

La empresa ha creado el programa ID Notarial, que automatiza la verificación de poderes notariales. La plataforma tiene también la posibilidad de abrir cuentas corrientes online y de autentificar contratos

Empleados de Croowly, en su mayoría ingenieros informáticos.
Empleados de Croowly, en su mayoría ingenieros informáticos.

La digitalización de procesos es un nicho para los emprendedores que se va imponiendo a pasos agigantados. Facilitar trámites burocráticos, que suelen ser pesados, y acortar considerablemente su duración por medio de la inteligencia artificial es una posibilidad muy atrayente, y solo faltaba que a alguien se le ocurriera convertirlo en negocio. La empresa española Croowly nació para hacerlo posible.

Juan Rodrigo, CEO de la compañía, cuenta cómo empezó todo: “Soy un emprendedor sénior y anteriormente dirigí otras empresas, sobre todo del sector de la logística. En un momento dado, en 2014, me pasé al de la consultoría y empecé a desarrollar proyectos para clientes. Comprobé, entonces, que este campo tiene un enorme potencial, y ahí nace Croowly, empresa en la que somos dos socios”.

La idea, ya desarrollada por Croowly y sobre la que trabaja esta sociedad, es el programa ID Notarial, basado en inteligencia artificial. Mediante este software se realiza la operación burocrática conocida como bastanteo, consistente en el reconocimiento de las facultades y poderes de los apoderados de una empresa.

El ejemplo más claro es el de una sociedad que quiere abrir una cuenta corriente en un banco. Para abrirla y luego realizar operaciones en ella, alguien tiene que tener poderes para hacerlo. Estos aparecen en la escritura de constitución de la sociedad o pueden ser otorgados por otra escritura de apoderamiento adicional. Dichos poderes han de estar recogidos ante notario e inscritos en el Registro Mercantil.

La entidad, al recibir la solicitud de apertura de la cuenta, autentifica que la persona apoderada lo es real y legalmente. Se envía la escritura correspondiente a la asesoría jurídica del banco y esta verifica que todo es correcto para dar la autorización.

La cifra

1 millón de euros prevé facturar Croowly al cierre de este ejercicio. El año pasado, la compañía registró una cifra de negocio de 400.000 euros, por lo que las previsiones para 2022 más que duplican la facturación de un año para otro. Juan Rodrigo, CEO de la empresa, transmite que las perspectivas de Croowly son muy positivas: “Estamos seguros de crecer”.

Aquí es donde actúa ID Notarial. “Todo el proceso de autentificación se realiza de forma manual y tarda días. Nuestro programa lee automáticamente la escritura en la que se conceden los poderes y la valida o no, lo que supone un gran ahorro en tiempo y costes”, declara Rodrigo. El software también abre la posibilidad de intervenir en el proceso de apertura de la cuenta corriente para digitalizarlo completamente y permitir hacerlo de modo online. “Abrir una cuenta online con ID Notarial representa una gran ventaja en cuanto a competitividad”, añade Rodrigo.

ID Notarial, el programa creado por Croowly, puede servir, asimismo, para el bastanteo de poderes en otros trámites, como firmas de contratos, petición de servicios y solicitud de suministros. Puede utilizarse, igualmente, para tramitar el papeleo de la Administración pública y sus organismos, en los que también es frecuente el bastanteo.

Programa biométrico

Rodrigo señala que, además, en su época de consultores habían desarrollado otra plataforma llamada Firming, de la que ahora son los propietarios. Se trata de una solución de biometría para identificar a los firmantes de documentos. Recopila los datos biométricos de la firma electrónica y de voz para comprobar la identidad de los firmantes.

Al unir los servicios de Firming con los de ID Notarial es posible disponer de una plataforma onboarding B2B, es decir, un proceso que tiene como objetivo organizar la entrada de nuevos clientes en sus primeros días en una empresa que atiende a otras empresas, lo conocido como business to business o B2B.

Rodrigo afirma que este programa “es pionero en España y solo lo trabajamos nosotros, no hay ninguna otra empresa que lo utilice ni ninguno semejante”. La actividad está marchando a tan buen ritmo que si en 2021 facturaron en torno a 400.000 euros, la previsión para este ejercicio es llegar al millón de euros.

La compañía tiene su sede física en la localidad madrileña de Boadilla del Monte. Actualmente tiene una plantilla de seis empleados, la mayor parte de ellos titulados en ingeniería informática.

Clientes

El perfil de los clientes de Croowly “abarca un abanico grande”, dice su CEO y fundador. Los más frecuentes ahora mismo son entidades bancarias, compañías de seguros y empresas de renting. “En general, estamos centrados en el ámbito fintech y también en grandes empresas de distribución”, indica Rodrigo. Entre su clientela hay lugar también para particulares, sobre todo a través de varios despachos de abogados que precisan ID Notarial para usuarios suyos. Croowly trabaja para empresas de toda España, dado que se trata de una actividad digital que no tiene apenas necesidad de una presencia física habitual y constante.

Hacer las Américas

Las perspectivas para la empresa son, por tanto, positivas y eso se refleja en los planes de expansión de Croowly. Su pretensión es expandirse a Latinoamérica a partir de 2023. Quieren internacionalizarse y llegar a países como México, Colombia, Chile y Argentina.

La razón de la elección de estos nuevos territorios americanos está clara, pues “es nuestro mercado natural por el idioma, muy importante para nuestra actividad de bastanteo. Entraremos en esos países de la mano de compañías nacionales interesadas, entre otras cosas, para que nos introduzcan también en las particularidades legales de cada uno”.

De llevarse a cabo con éxito, la planeada internacionalización de Croowly traerá consigo más facturación y más plantilla, con lo que los socios de la compañía tienen razones para no temer a los nubarrones económicos que ya están aquí y que se prevén sean todavía más negros en los próximos meses.

Nacimiento de la mano de Juan Roig

ID Notarial

Idea. El CEO de Croowly, Juan Rodrigo, explica que la idea que sustenta su startup surgió al conocer el mundo de la consultoría y las necesidades de los clientes para los que trabajaba. Pero crear algo nuevo requiere ayuda y él y su socio la buscaron en la lanzadera Marina de Empresas. “Presentamos el proyecto, fuimos elegidos para entrar en la lanzadera y nos procuraron apoyo económico e infraestructura para crear Croowly”, señala.

Marina de Empresas. El presidente de Mercadona, Juan Roig, es el impulsor de Marina de Empresas, que cuenta con una lanzadera para apoyar la creación de nuevos negocios, además de un vehículo de inversión llamado Angels y de una escuela de formación de empresarios.

Una tercera herramienta para ampliar el negocio

Juan Rodrigo
Juan Rodrigo, CEO y fundador de Croowly.

El equipo de Croowly ya está trabajando para ampliar su negocio y poner en funcionamiento más programas de inteligencia artificial que ayuden con otros papeles a las empresas.

Según comenta el CEO, Juan Rodrigo, en estos momentos están desarrollando una tercera solución, que se uniría a las ya creadas de ID Notarial y Firming.

Se trata del programa Document ID, que servirá para la lectura de todo tipo de textos económicos con la misma base de ID Notarial. En este caso, la plataforma verificará documentos de las compañías, como todos los referentes a los impuestos, los balances, las cuentas de explotación, las memorias, etcétera. “Así, se estudiarán de una manera mucho más rápida los datos y se trasladarán herramientas de análisis para evaluar los posibles riesgos que acechan a la evolución económica y para obtener la marcha positiva del negocio”, asegura Juan Rodrigo. Al igual que ID Notarial, la nueva solución es pionera en España.

En Croowly tienen previsto tener completamente desarrollado Document ID a lo largo de 2023, año clave para la compañía, pues es también el ejercicio en el que planean dar el salto al otro lado del Atlántico para abrir su mercado.

Normas
Entra en El País para participar