¿Qué fondos españoles están yendo mejor en 2022 en cada categoría?

Los mejores gestores han tenido que combinar estrategias innovadora y remar contracorriente

Fondos todoterreno pulsa en la foto

Cuando todas las grandes Bolsas están en negativo. Cuando el 90% de las industrias está viendo como se deprecian sus cotizadas. Cuando los clásicos refugios conservadores ya no valen... hay que aguzar el ingenio para conseguir algo de rentabilidad en un fondo de inversión.

Eso es lo que han conseguido un puñado de gestores españoles, que están consiguiendo entregar rentabilidades positivas a pesar de que la mayor parte de los mercados llevan un año muy difícil.

Entre los de Bolsa, han funcionado las apuestas por las petroleras y las mineras. También algunas estrategias con derivados financieros. Los fondos mixtos han tenido que buscar alternativas a la renta fija, y en los más conservadores ha funcionado los pagarés corporativos.

Estos son algunos de los mejores fondos de inversión españoles, por categorías. Aquellos que han podido sortear uno de los arranques de años más difíciles de las últimas décadas.

1. Fondos agresivos: la hora de los gestores valientes y con criterio propio

Fondos agresivos

Varios fondos de inversión españoles acumulan rentabilidades en 2022 de más del 20%, a pesar de la que ha caído en los mercados. Puede parecer que estos gestores tienen la varita mágica para invertir, pero lo cierto es que muchos de ellos han pasado periodos muy difíciles hasta que las estrategias han dado resultados.

Global Allocation. Luis Bononato ha sabido ser paciente con sus apuestas. Las rentabilidades de los últimos meses son espectaculares, pero su fondo pasó varios años, entre 2017 y 2021, esperando a que llegara la gran ola. Eso implica un gran rigor, dejar pasar ola tras ola viendo cómo el resto del mercado se divierte. Ahora bien, cuando llega el momento de la verdad, el gestor ha sabido cabalgar la gran corrección y lograr un retorno de casi el 60% en el primer semestre.
Alcalá Multigestión Garp. Se trata de un fondo mixto muy flexible. Tanto, que su mandato le permite tener el total de su exposición en Bolsa o en bonos. En esta ocasión, a sus responsables no les ha temblado la mano y han invertido el 95% de la cartera en renta variable. En concreto, en el sector de la energía y en el de la minería. Tiene en cartera al proveedor británico de servicios

2. Fondos mixtos: el arte de saber utilizar las coberturas

Fondos mixtos

En otros tiempos, los gestores de fondos flexibles solían tener un refugio evidente cuando venían las correcciones bursátiles: la renta fija. Aumentaban el peso de la deuda soberana de su cartera y así podían capear el temporal. Sin embargo, en estos últimos meses ese refugio no ha valido, por lo que aquellos gestores de fondos mixtos que han logrado mantenerse en positivo han tenido que recurrir a fórmulas más imaginativas. Entre ellas, el uso de coberturas, que permiten amortiguar las caídas de la Bolsa.

Abante Pangea. Su gestor, Alberto Espelosín, ha obtenido una notable rentabilidad del 12% en lo que va de 2022, ejecutando algunas coberturas que tenía contratadas para reducir el impacto de las correcciones en renta variable. Al tiempo que evitaba al máximo la inversión en renta fija, por la certeza de que una subida de tipos de interés para embridar la inflación acabaría afectando negativamente a este tipo de activo. En Bolsa, ha priorizado las compañías de calidad máxima. También ha ido incluyendo en cartera fondos de infraestructuras.

Avantage Fund. Se trata de un fondo mixto flexible global, asesorado por Juan Gómez Bada, y que ha logrado un rendimiento medio anual del 20% en los últimos tres años. Su cartera –un 84% de Bolsa para aprovechar las gangas– está compuesta por muchos valores españoles (Línea Directa, Renta 4 Banco, Técnicas Reunidas), pero también por algunas grandes tecnológicas estadounidenses que ahora están muy baratas, como Tesla o Netflix. Además, el fondo cuenta con algunas coberturas. También tenía hasta hace unos meses un bono de Tesla, que ha generado una rentabilidad del 10%.

GPM Gestión Activa Al­cyon. Jorge Ufano, el gestor de este fondo, además de ser un buen jugador de póquer, también es un gran estratega. Para gestionar este vehículo, que está en positivo en 2022, ha diseñado una serie de compartimentos y automatismos que ­tratan de aprovechar algunas ine­ficiencias del mercado. En una parte de la cartera compra las firmas que más se están revalorizando en las últimas semanas (lo que se llama en la jerga momentum) y en otra parte juega con un mayor o menor peso en Bolsa según la época del año. Por último, mantiene una parte dedicada a estrategias de corto plazo, para sacar partido a la volatilidad.

3. Fondos conservadores: sal y pimienta para potenciar el sabor

Fondos conservadores

Tal y como ocurre en los fondos mixtos, los más conservadores tampoco han podido recurrir como hacían antes a la deuda soberana para conseguir rentabilidad. La súbita e implacable inflación ha desencadenado una reacción en los grandes bancos centrales que ha terminado por devaluar con fuerza los bonos emitidos por los Gobiernos y, por efecto contagio, todo tipo de deuda. Así que aquellos que han conseguido algo de rentabilidad han tenido que reinventarse y añadir algo de Bolsa y riesgo en las carteras para lograr algún retorno.

Azvalor Capital. El 90% de la cartera de este fondo se compone de emisiones a muy corto plazo. No dan muchos quebraderos de cabeza, pero en tiempos de tipos cero y negativos. Tampoco ofrecen nada de rentabilidad. En cambio, en el 10% restante de la cartera, los gestores de Azvalor han incluido varios de los valores que llevan en sus fondos de Bolsa. Sus buenas elecciones han hecho que este fondo conservador logre algo de rentabilidad cuando el 95% de los fondos comparables está perdiendo dinero.

Dunas Valor Cauto. Este vehículo está logrando mantener el tipo con un estilo de gestión muy flexible, en el que el 15% de la cartera está compuesto por Bolsa, el 42% por bonos y otra parte por deuda convertible (un híbrido entre acciones y bonos). Su equipo gestor insiste en que no quieren limitarse a una tipología de activos, sino a encontrar la combinación de retorno/riesgo óptima para un fondo conservador.

Acacia Renta Dinámica. La propia gestora define a este producto como un fondo todoterreno. Este difícil ejercicio ha logrado prácticamente sortear las pérdidas. Su gestor, Miguel Roqueiro, no duda en utilizar todo tipo de estrategias innovadoras, siempre que consiga un control exhaustivo del riesgo. Ahora tiene en cartera bonos emitidos por algunos grandes grupos, como Volkswagen, General Motors o CaixaBank, así como varios bonos emitidos por el Tesoro español. Su retorno medio anual en los últimos diez años ha sido del 2,5%. Una de las tácticas que usa el fondo es la venta de opciones. Cuando hay volatilidad en el mercado tiene que pagar, pero después esas opciones se encarecen porque la gente quiere más protección.

4. Fondos ultraconservadores: suficiente con no perder dinero

Fondos ultraconservadores

Hay una categoría de fondos ultraconservadores que ha conseguido hacerlo bien estos meses: los que están invertidos en emisiones del Tesoro de Estados Unidos y denominados en dólares. El problema para el inversor español o europeo es que, cuando necesita utilizar este dinero, al vender el fondo recibe el importe en dólares. Al cambiarlos acaba perdiendo porque el euro se ha depreciado contra el dólar. Asumir un riesgo divisa importante no es compatible con una gestión ultraprudente de los ahorros.

BBVA Ahorro Cartera. Se trata de uno de los pocos fondos de inversión ultraconservadores españoles que ha conseguido mantenerse en positivo en 2022. Lo ha hecho con una cartera en la que su gestor ha sabido combinar una parte de bonos de España, Francia e Italia; otra parte de renta fija a corto plazo del banco público alemán KfW, así como del propio BBVA. El vehículo, con más de 1.200 millones de patrimonio, ha rentado un 0,24% en lo que va de año.

EDM Renta. La gestora, propiedad del grupo Mutua Madrileña, cuenta con uno de los fondos conservadores que mejor desempeño está teniendo en este difícil ejercicio. Lograr un rendimiento de cero en los últimos 12 meses es un logro, teniendo en cuenta que la mayoría de fondos comparables está en negativo. En cartera mantiene inversiones del Tesoro Público, con retornos negativos, junto con algunos pagarés de compañías españolas, como CIE Automotive, Meliá, Visabeira o Sacyr, que han aportado algo de rentabilidad.

Profit Corto Plazo. Profit Gestión es una pequeña gestora madrileña que ha conseguido que su producto más conservador tenga un rendimiento mejor que el 95% de los productos comparables, lo que le ha hecho merecedor de la máxima calificación de la firma Morningstar. Profit Corto Plazo ha logrado esquivar las pérdidas este año apostando sobre todo por pagarés de compañías como Audax, Barceló, El Corte Inglés o Elecnor. El 73% de la cartera se concentra en renta fija a un plazo de menos de un año. Y otro 17% con bonos a plazos de entre uno y dos años. También tiene una pequeña posición en bonos con cupón flotante.

Normas
Entra en El País para participar