IDEA, diseño e ingeniería para la nueva revolución industrial

La recolección y el procesamiento de datos permiten a la empresa detectar riesgos y reducir costes

Incorporó herramientas tecnológicas nuevas para desarrollar proyectos de hidrógeno verde con Iberdrola y Enagás

IDEA

Emilio Sánchez, CEO de Ingeniería y Diseño Estructural Avanzado (IDEA), cuenta que el inicio de su empresa le recuerda mucho al garaje del que algunos empresarios estadounidenses hablan cuando se les pregunta por sus orígenes. Comenzó el negocio como autónomo en el comedor de su casa, tras años de trabajar en proyectos de innovación y haber identificado que había oportunidades en el mercado arquitectónico e industrial, utilizando modelos en 3D para poder maximizar la eficiencia en el diseño e ingeniería de edificios, fábricas y otro tipo de infraestructuras. Doce años y muchas capas de complejidad después, IDEA ha desarrollado proyectos de hidrógeno verde junto a Iberdrola y Enagás. Asimismo, ha facturado 9 millones de euros en 2021 y proyecta llegar a los 12 millones este año.

Desde sus inicios en Cartagena, la empresa tuvo como esqueleto de sus servi­cios la metodología BIM, una forma de trabajo colaborativo que documenta todo el ciclo de vida de un proyecto a través de una maqueta digital tridimensional. Esta réplica virtual forma una gran base de datos centralizada que permite gestionar los elementos durante todas las fases del proyecto.

Metodología y más

Con esto se busca integrar las personas con los procesos y la tecnología, para potenciar la comunicación eficaz, el valor de la información y la gestión colaborativa de los datos. La información del modelo BIM se comparte a través de un espacio virtual conocido como entorno de datos común (o CDE, por sus siglas en inglés), de forma que se permite que esa información sea accesible para todos los agentes implicados en el proyecto. En este sentido, afecta a todas las fases del ciclo de vida del proyecto y comunica a todos los involucrados.

Desde IDEA aseguran que esta metodología, junto con las herramientas digitales que ponen en manos de sus clientes, permite reducir los costes de los proyectos hasta en un 75% y aumentar la productividad hasta en un 89%. Estos beneficios estarían generalmente relacionados conla detección temprana de errores, situaciones o factores que necesitarán ser corregidos y representarán mayores costes añadidos e inversión de tiempo en el futuro.

Sánchez recuerda que el momento clave se dio en 2012. Mucho antes de que se hablara del metaverso, decidieron experimentar con las entonces incipientes tecnologías de realidad virtual y aumentada: “No conocíamos el concepto de industria 4.0, pero sí entendíamos que íbamos a aportar mayor valor al cliente y evitar errores”. Con el tiempo, incorporaron otras herramientas tecnológicas en sus procesos como, por ejemplo, los drones y la impresión 3D.

Gemelos digitales

IDEA ha desarrollado desde entonces los llamados BIM digital twins (gemelos digitales BIM), que son modelos virtuales de un proceso, producto o servicio, creados a través de la información obtenida de sensores y/o registros históricos de datos. Con esta herramienta es posible realizar un análisis inteligente, monitorear sistemas e incluso hacer proyecciones a futuro.

El gemelo digital BIM permite, por ejemplo, ver en una pantalla o monitor las estadísticas de una infraestructura o de un sistema, y verificar la presión de un gasoducto, el consumo de un aire acondicionado, la corrosión de una tubería o el desempeño de un trabajador. Algunas de estas tecnologías ya se aplican, por ejemplo, en la smart factory de Iberian Lube Base Oils Company (Ilboc), en Cartagena.

“Antes solo hacíamos los modelos 3D para construcción e ingeniería. Nos dimos cuenta de que, si ya teníamos esa recreación, podíamos agregarle los datos dinámicos de lectura de comportamiento real. Con eso luego se podían hacer algoritmos para convertirlos en modelos inteligentes y así lograr smart buildings”, indica Sánchez.

Otra aplicación de la tecnología de IDEA es la prevención de riesgos. “Utilizamos gafas de realidad virtual para replicar las actividades que realizará un operario en una planta. De esta manera se le forma en un simulador y se puede ver en qué está acertando y en qué está fallando cada persona. Cuando llegue al trabajo real estará mucho más preparado”, señala Sánchez. “En algunos proyectos que tenemos ahora el trabajador puede ir a la obra con un móvil y así reportar en tiempo real la situación de las actividades”, añade.

Otra aplicación son los modelos que permiten hacer proyecciones que anticipen problemas. Por ejemplo, en un edificio se pueden medir los flujos de gas o el desgaste del equipo de una válvula para anticipar cuándo la infraestructura necesitará mantenimiento. Con esta misma metodología se puede identificar si un aire acondicionado o un sistema de iluminación está gastando más de lo necesario y mejorar la eficiencia y el ahorro.

Futuro verde

IDEA ahora apunta a consolidarse internacionalmente. La empresa quiere convertirse en un referente de la transición digital, sobre todo orientada a la transición ecológica. En su historial, IDEA ya cuenta con experiencia internacional en América, Asia y África. De la mano de grandes empresas españolas, participaron en proyectos en países como Brasil, Colombia, Perú, Chile, Emiratos Árabes, Kuwait, Argelia, Marruecos y Mauritania, entre otros.
Sánchez opina que la transformación digital no es solamente elementos digitales, sino la “transformación de las personas”. En este sentido, cuenta que, en sus mejores proyectos, los elementos digitales se tienen que incorporar al trabajo diario y a la toma de decisiones de las empresas. En este contexto, otro de los grandes objetivos que la empresa persigue es posicionarse como un actor central en la ingeniaría verde española y global.

“En los últimos años estamos llevando a cabo proyectos de ingeniería y construcción sostenible. A través de nuestra línea IDEAgreen avanzamos hacia una innovación tecnológica sostenible, con servicios innovadores que promueven la movilidad eléctrica sostenible, las energías renovables, arquitectura bioclimática o el uso del hidrógeno verde como vector energético”, detallan desde IDEA. De hecho, la empresa fue recientemente galardonada con el premio Cepyme a la innovación tras cuatro años de presentar proyectos.

Uno de los grandes enfoques de la compañía cartagenera en este campo está en el hidrógeno verde. En este sentido, ofrecen servicios como el diseño de plantas y de las líneas de distribución eléctrica y las subestaciones asociadas para el transporte de la energía, así como el asesoramiento y definición del sistema de almacenamiento y manipulación del gas. La compañía también ha desarrollado y sigue trabajando en múltiples proyectos de energía fotovoltaica, movilidad sostenible y arquitectura climática, que, según Sánchez, marcarán su futuro junto al hidrógeno renovable.

Normas
Entra en El País para participar