La parafarmacéutica Haleon se queda a la deriva tras salir de GSK

Analistas e inversores han despertado ante los litigios que se avecinan por un fármaco para la acidez que puede ser cancerígeno

Píldoras de Zantac.
Píldoras de Zantac. reuters

La salida a Bolsa en julio de la parafarmacéutica de GSK, Haleon, está volviéndose un caso de manual de cómo no hacer una escisión. El caso ya era complejo, y ahora los inversores han empezado a preocuparse por un fármaco para la acidez de estómago, Zantac. El riesgo no es nuevo. Se comercializó para bebés, ancianos y muchas otras personas. GSK y Pfizer, dueños de Haleon antes de la escisión, se turnaron para venderlo hasta 2006. Pero en 2019, cuando lo vendía Sanofi, la FDA alertó de que en su fabricación se creaba un cancerígeno potencial.

Haleon no lo ocultó. En su folleto, advertía de las “obligaciones de indemnización” que podría tener con Pfizer y GSK por una variedad de Zantac sin receta médica. El reciente desplome en Bolsa de Haleon parece haber sido provocado por analistas e inversores que han despertado ante los litigios que se avecinan. GSK y Sanofi también cayeron con fuerza el miércoles.

El descenso de hasta el 18% de Haleon desde el lunes parece excesivo. Los 6.000 millones de euros de pérdida de valor implicarían que cada uno de los 2.000 demandantes actuales podría recibir 3,1 millones. Bayer reservó más de 10.000 millones para pactar con pacientes de cáncer en torno a Roundup, lo que supone 84.000 para cada uno de los 125.000 litigantes. El acuerdo de MSD en 2005 por el antiinflamatorio Vioxx ascendió a 170.000 por persona. El riesgo es que haya nuevas denuncias.

Esta incertidumbre es lo último que necesita Haleon. Ha nacido en un contexto complicado, con inflación que podría afectar a los márgenes y animar a los clientes a abandonar dentífricos caros como Sensodyne o analgésicos de marca como Advil. Que GSK haya cargado la firma con 12.000 millones de deuda, 4 veces su ebitda, no ayuda. Tampoco lo hace el riesgo creado por el deseo de GSK y Pfizer de vender su 45% restante del capital. Una de las esperanzas era que Haleon pudiera ser un objetivo de compra o embarcarse en su propia absorción, dado que el sector de parafarmacia sigue fragmentado. El riesgo de litigio implica que cualquier socio potencial puede mantenerse alejado por ahora.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías