Santander dispara el resultado en España y gana 4.894 millones hasta junio, un 33% más

Acelera la actividad bancaria y mejora un 11% el margen bruto y el margen de intereses

Santander dispara el resultado en España y gana 4.894 millones hasta junio, un 33% más

Santander ha disparado su beneficio entre enero y junio. La entidad presidida por Ana Botín registró en el primer semestre de 2022 unas ganancias de 4.894 millones de euros, lo que supone un 33% más que los 3.675 obtenidos en el mismo periodo del año pasado. En términos ordinarios y sin tener en cuenta un impacto por cargos de reestructuración de 530 millones de euros en el primer semestre de 2021, el resultado subió un 16%. De todas formas, esa cifra está por encima de lo esperado por los analistas, que anticipaban unos 4.700 millones.

Los resultados se han visto favorecidos por la generación de ingresos (ha elevado los principales márgenes bancarios a doble dígito) y la aportación del negocio en España, que ha disparado sus cifras gracias a los menores costes y provisiones. A pesar de la incertidumbre por la alta inflación, la guerra en Ucrania y la crisis energética, el banco ha confirmado tanto los objetivos para este año como su política de dividendos. Santander tiene la intención de repartir aproximadamente el 40% del beneficio ordinario entre dividendos en efectivo y recompras de acciones a partes iguales. En los primeros compases de la sesión en Bolsa las acciones se dejaban más de un 3%.

Por mercados geográficos, Brasil y EE UU volvieron a ser los motores del negocio. El país sudamericano aportó 1.365 millones al beneficio ordinario, lo que supone un 1% menos, ya que a pesar de los mayores ingresos, los costes fueron superiores. Se trata de un mercado clave para el grupo, y en el que afronta el reto de comprobar la capacidad de pago de los clientes en un entorno de alta inflación (recientemente escaló hasta el 11,39%, aunque se quedó por debajo de las previsiones) y con unos tipos de interés muy duros que alcanzan el 13,25% anual. Mientras, el mercado estadounidense contribuyó con 1.090 millones (-21%). Por su parte, México registró un aumento del 32% en el beneficio, al situarse en 546 millones.

En Europa, Reino Unido fue el país más destacado al contribuir con un beneficio ordinario de 736 millones de euros (+6%), impulsado por los fuertes volúmenes e ingresos. En ese sentido, se vio favorecido por la subida de tipos del Banco de Inglaterra desde principios de año. España, por su parte, disparó el beneficio ordinario hasta 652 millones (+86%). La mejora del beneficio en España se debió a unos mayores ingresos, las menores provisiones y la reducción de costes (-14%). Y es que, cabe recordar que el año pasado Santander llevó a cabo un ERE en España que supuso la salida de 3.572 empleados, la reubicación de otros 1.500 y el cierre de unas 1.000 oficinas.

En lo que respecta a los ingresos, la entidad aumentó todos los indicadores del negocio típico bancario. Así, el margen bruto se elevó un 10,7% hasta los 25.120 millones, a pesar del entorno de bajos tipos de interés en Europa (el BCE ejecutó la primera subida en 11 años la semana pasada). Estuvo sobre todo apoyado por el margen de intereses, que subió el 13,7%, y por las comisiones, que crecieron otro 7%.

Los costes aumentaron un 5% debido a la inflación, aunque en términos reales, descontando este efecto, cayeron un 4% como consecuencia de los planes de reestructuración que se llevaron a cabo el año pasado (sobre todo en Europa) y la mayor productividad. Eso contribuyó a mejorar la ratio de eficiencia hasta el 45,5%, es decir, 20 puntos básicos menos que a cierre de junio de 2021. Se trata de una de las mejores ratios de eficiencia entre los bancos comparables. Igualmente, la rentabilidad sobre el capital tangible (RoTE) se situó en el 13,7% (+187 puntos básicos) muy por encima del coste del capital y del objetivo del 13% que se marcó la entidad para el cierre del año.

En lo que respecta a la solvencia, la ratio de capital CET1 fully loaded se situó en el 12,05%, en el entorno del rango objetivo del 12%. La morosidad se redujo 17 puntos básicos hasta el 3,05% y las coberturas también cayeron hasta el 71% respecto al 73% anterior.

Normas
Entra en El País para participar