Motor

Se registra el peor junio desde 1996 para la venta de coches en Europa

Los problemas de suministros están provocando descensos notables en la producción

Concesionario de Renault
Concesionario de Renault

Las ventas de coches nuevos en la UE y en otros cuatro países, según la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles, cayó un 17%, hasta 1,07 millones el mes pasado, según un comunicado. Aunque los fabricantes dijeron el mes pasado que la escasez de semiconductores había empezado a remitir, se necesita tiempo para que cualquier aumento de la producción llegue a los concesionarios y les permita reducir su cartera de pedidos.

Los cuatro principales mercados de la UE contribuyeron a la caída de matriculación de vehículos. Alemania registró el mayor descenso (-18,1%), seguida de Italia (-15,0%) y Francia (-14,2%). España, en cambio, registró un descenso más moderado (-7,8%).

A ello se une la amenaza de escasez de energía que se cierne sobre Europa. El principal conducto de gas ruso a Europa se ha interrumpido por mantenimiento esta semana, y Berlín y sus aliados se preparan para que el presidente Vladimir Putin corte los flujos en represalia por las sanciones y el apoyo a Ucrania.

"Se está desarrollando un temor creciente en torno a los potenciales cierres de plantas relacionados con la escasez de energía", señala Tom Narayan, analista de automóviles europeos de RBC Capital Markets, en un informe el 5 de julio. "La preocupación tiene más que ver con la cadena de suministros, dado que las plantas químicas alemanas cierran la producción de plásticos utilizados para los componentes de los coches".

Los fabricantes de automóviles han compensado la pérdida de volumen cobrando precios más altos, y centrándose en sus modelos más caros y rentables. Pero con la inflación disparada, los consumidores siguen recortando sus gastos, por lo que este tipo de estrategia podría tener sus límites. LMC Automotive estima que las entregas de turismos en Europa Occidental caerán 6,3% este año, hasta los 9,92 millones. "Otra preocupación es la demanda subyacente, que se ha debilitado en los últimos meses, ya que las perspectivas económicas se han deteriorado", señala la compañía.

En un contexto de escasez de energía y suministros, y aumento de costes, las previsiones se vuelven inciertas. "Somos un poco precavidos sobre las perspectivas del próximo año", dijo Herbert Diess, consejero delegado de VW, en una entrevista la semana pasada con Bloomberg Television. "El mundo seguirá siendo inestable. Esa es nuestra hipótesis, así que tenemos que ser un poco precavidos".

Normas
Entra en El País para participar