'Delivery'

Glovo da luz verde definitiva a su venta a Delivery Hero mientras esta sigue sufriendo en Bolsa

Se acuerda la renovación del consejo de administración de la española

Un repartidor de Glovo.
Un repartidor de Glovo.

La junta de accionistas de Glovo ha dado este lunes luz verde definitiva a su venta a Delivery Hero, aprobándose así la transmisión de determinadas acciones de la startup española a la compañía alemana a cambio de acciones de esta última. La aprobación se produce después de que el pasado 31 de enero concluyera el periodo de adhesiones para los pequeños accionistas de la plataforma catalana y tras comunicar ambas el 31 de diciembre un acuerdo por el cual Delivery Hero se convertía en propietaria de Glovo en una operación que valoraba a esta en 2.300 millones de euros.

Una valoración que se ha desplomado en estos seis meses, después de que las acciones de la empresa germana hayan caído en este tiempo un 64% hasta los 35,10 euros (entonces estaban en 98 euros). La evolución de la acción de Delivery Hero ha sido un golpe para los accionistas de Glovo, que ahora deberán estudiar bien cuándo vender sus títulos en la compañía alemana para sacar la mayor plusvalía posible o perder lo menos posible. “Seguramente los que compraron acciones de Glovo más tarde aguantarán si no tienen problemas de liquidez”, dice una fuente próxima a esta compañía.

Durante la junta también se aprobó un nuevo pacto de socios y estatutos sociales para la nueva fase de la empresa y se acordó la renovación de los miembros del consejo de administración tras la salida de muchos inversores de Glovo y la toma de control de la compañía por parte de Delivery Hero, que tendrá aproximadamente el 94% de la empresa española. El resto permanecerá en manos de accionistas que no han querido vender.

Hasta ahora el máximo órgano de decisión de Glovo estaba compuesto por el presidente y CEO de la empresa, Óscar Pierre; los principales ejecutivos de Delivery Hero, Niklas Ostberg y David Jan Vandepite; Ian Osborne, del fondo Hedosphia, y Nicolás Ibañez Scott, dueño de Drake.

En una nota enviada ayer por Delivery Hero, la firma alemana apuntó que han realizado todas las acciones necesarias para cerrar la transacción y dijo que proporcionará más información sobre el negocio de Glovo en el primer semestre de 2022 durante las próximas semanas, cuando la transacción se haya cerrado formalmente. También aclaró que el aumento de capital de Delivery Hero y su posterior admisión a cotización están aun pendientes.

"Nos hemos conocido, gustado y confiado el uno en el otro durante años: nuestros equipos comparten la misma visión y aún así podemos seguir aprendiendo mucho los unos de los otros intercambiando conocimiento y explorando sinergias tecnológicas y operativas", señaló el consejero delegado y cofundador de Delivery Hero, Niklas Östberg, quien añadió que con la presencia geográfica de Glovo, la alemana cubrirá hasta 2.200 millones de personas en 74 países.

Por su parte, Oscar Pierre, ha expresado su confianza en que la firma, que seguirá operando bajo su marca y con el mismo equipo directivo, pueda "acelerar su crecimiento y el desarrollo de su producto" gracias a esta operación. 

El proceso de compra no ha estado exento de obstáculos. Más allá del desplome de la acción de Delivery Hero, el Gobierno español dio su autorización a la operación tras exigir a la compañía alemana su compromiso por escrito de que va a cumplir la Ley Rider, debido a que Glovo sigue operando con repartidores autónomos pese a la entrada en vigor de la norma que exigía la contratación en plantilla de los riders. Un hecho que está aún por ver cómo se desarrolla. Más cuando Bruselas ha aprobado una directiva que obligará a regularizar a millones de riders y trabajadores de plataformas

Además, y como recuerda Efe, los trabajadores de los supermercados de Glovo, que sí están contratados directamente por la firma, han constituido el primer comité de empresa de la compañía.

Glovo perdió en 2021 un total de 474,8 millones, quintuplicando así sus números rojos con relación al año anterior, si bien registró una facturación récord que se elevó hasta los 590,9 millones, un 64,2 % más. La compañía ya ha anticipado unas pérdidas operativas de 330 millones en 2022.

Normas
Entra en El País para participar