Gas

Alemania pasa a fase dos en su alerta por riesgo de suministro energético

El Estado prestará 15.000 millones para llenar los almacenes estratégicos y tomará medidas para ahorrar en la industria

Terminal del gasoducto Nord Stream 1 en Lumin, Alemania.
Terminal del gasoducto Nord Stream 1 en Lumin, Alemania. REUTERS

A Alemania solo le queda un escalón para llegar a la fase tres, el mayor grado de alerta posible, en su crisis de suministro de gas. El gobierno de Olaf Scholz pasó este jueves de la fase uno a la fase dos de alerta, aunque sigue sin autorizar el traspaso a los consumidores de los precios crecientes del gas, una herramienta de mercado que haría disminuir la demanda y que está dentro de las herramientas posibles del nuevo nivel de alerta.

Dentro de las medidas de la fase dos que sí tomará el gobierno figura la apertura de una línea de crédito de 15.000 millones de euros para rellenar las reservas estratégicas. También, el inicio este verano de un nuevo modelo de subastas de gas que tiene como objetivo incentivar el ahorro del hidrocarburo entre los consumidores industriales.

El tercer y más alto nivel de emergencia, al que aún no se ha llegado, implicaría ir más allá de las herramientas de mercado para gestionar la crisis y pasar al control estatal de la distribución.

El cambio de fase de la una a la dos llega nueve días después de que la estatal rusa Gazprom redujera en un 60% el suministro por el Nord Stream 1, debido a los trabajos de mantenimiento periódico del gasoducto en el mar Báltico. La reducción ha sido mayor que en mantenimientos anteriores y no ha sido compensada con mayores envíos a través de los gasoductos que pasan por Ucrania y por Polonia, como venía ocurriendo hasta ahora.

En verano, el consumo de gas en Alemania representa hasta una quinta parte del consumo de invierno, cuando además de la industria lo emplean los hogares en su calefacción. Pero el gobierno de Scholz está en alerta por la necesidad de llenar las reservas en previsión de un invierno muy diferente al de 2021, cuando no se dudaba del suministro ruso.

Los depósitos alemanes de gas están ahora al 58% de su capacidad, un nivel superior al que tenían en la misma época del 2021, pero insuficiente según el ministro de Economía alemán Robert Habeck. El ministro dijo que el gobierno tomará nuevas medidas si estima que con las actuales no llegará a un 90% de las reservas llenas en diciembre. En un comunicado, añadió que intentarán evitar los racionamientos pero que no podían ser descartados por completo.

Alemania lleva desde marzo en la fase uno de su plan de emergencia, vigilando los flujos diarios y promoviendo el rellenado de las reservas estratégicas. Un 15% de la electricidad alemana se genera a partir del gas, que también es fundamental para la calefacción de los hogares y la industria química, farmacéutica y metalúrgica.

Normas
Entra en El País para participar