La luna de miel de los bancos foráneos con China acaba pronto

Pekín pide a los ejecutivos que se bajen el sueldo, pero eso complicará aún más la captación de talento

Distrito financiero de Lujiazui, en Pudong (China).
Distrito financiero de Lujiazui, en Pudong (China). reuters

El regulador de valores chino ha convocado a ejecutivos de bancos extranjeros, incluido Credit Suisse, para pedirles que reduzcan sus sueldos y alarguen los periodos de bonus, informó ayer Bloomberg. La justificación citada –que los ingresos demasiado altos sabotean el impulso para reducir la brecha de riqueza– puede sonar justa, pero en realidad simplemente aumentará la ventaja que tienen los actores nacionales.

 

En el punto álgido de la guerra comercial entre China y EE UU, Pekín hizo una serie de concesiones a Wall Street, permitiendo a las instituciones financieras extranjeras tomar el control de empresas conjuntas con socios locales; fue UBS la primera en obtener la aprobación en 2018. Muchas lo hicieron, y gracias a las crecientes OPV en Shanghái y Shenzhen, seis de las siete firmas de banca de inversión occidentales autorizadas obtuvieron beneficios en el país en 2021, según el FT.

Pero siguen siendo marginales. Los datos oficiales muestran que los beneficios netos combinados de 41 bancos extranjeros en China fueron el 1% del total en el primer trimestre de 2021, y esta última medida ayudará a garantizar que sigan restringidos.

Los bancos internacionales dependían de las salidas a Bolsa chinas hacia Hong Kong y Nueva York para obtener gran parte de sus beneficios. Pero ahora esos flujos se han evaporado, dejando a las Bolsas onshore, dominadas por los locales, como las protagonistas.

No hay datos oficiales sobre la amplitud de la brecha salarial. Bloomberg calcula que las entidades foráneas pagan de media un 10%-20% más que los locales. Es por necesidad: hacen falta muchos incentivos para convencer a los ejecutivos de otros países para que se trasladen allí, y los confinamientos lo hacen mucho más difícil. Los bancos ya han visto irse a varios por ello.

En cuanto al talento local, los graduados que prefieren trabajar para marcas globales habían bajado al 14% en 2020, desde el 36% en 2015, según la Universidad de Fudan. Para luchar por un trozo más grande de un pastel más pequeño se necesitará el mejor talento, lo que significa ofrecer sueldos más altos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías