Materias primas>

El precio del gas se dispara ante una probable caída de los envíos de GNL de Estados Unidos a Europa

Un incendio en un terminal de GNL en Texas podría destruir hasta el 16% de la capacidad de exportación de gas licuado de Estados Unidos

Un metanero ruso llegando a Barcelona en 2022
Un metanero ruso llegando a Barcelona en 2022 REUTERS

El precio del gas en Europa se ha llegado a disparar hasta un 15,8% este jueves con respecto al precio de cierre de ayer, en el contexto de un incendio en una gran terminal de exportación de Estados Unidos que amenazó los envíos a la región. Los futuros del gas natural llegaron a tocar los 92 euros/mwh en la sesión de hoy del mercado neerlandés, que es el referente europeo, aunque luego retrocedieron hasta 84,7 euros/mwh. La instalación de GNL, que moviliza alrededor de una quinta parte de todas las exportaciones estadounidenses del combustible, permanecerá cerrada durante al menos tres semanas.

Estados Unidos envió casi el 75% de todo su GNL a Europa en los primeros cuatro meses de este año, por lo que este cierre representará un golpe al mix energético de la región. De hecho, la situación podría complicarse aún más, ya que las instalaciones de Noruega, otro gran proveedor, se están sometiendo a un mantenimiento anual esta semana. Asimismo, los suministros de Rusia están por debajo de su capacidad, después de que se suspendiera el envío a numerosos compradores que se negaron a aceptar su imposición de un sistema de pago en rublos.

El alcance de los daños en las instalaciones de Freeport aún no está claro, pero el incendio podría destruir alrededor del 16 % de la capacidad total de exportación de GNL de Estados Unidos. “durante un período desconocido si el daño del incendio resulta difícil de reparar”, han asegurado los analistas de la firma Evercore.

Cabe destacar que una posible disminución de los envíos estadounidenses podrían golpear al sistema energético español. A pesar de que sus reservas se encuentran al 67,6%, las últimas cifras de Enagas, alrededor del 75,1% del gas de España en abril llegó en forma de GNL por vía marina, y un 30,7% de estos envíos provenían de Estados Unidos. En este sentido, una caída en las importaciones, sumándose a los miedos ya existentes por la reciente tensión política con Argelia, que es su segundo mayor proveedor de gas, podría generar escacez y tensionar el mercado.

El resto de Europa, por su parte, cuenta con reservas relativamente altas para sobrellevar la interrupción en el corto plazo. Según información de Gas Infrastructure Europe, los depósitos de los 27 están de media llenos al 50,2% de su capacidad. No obstante, países como Croacia y Bulgaria, que eran altamente dependientes del suministro ruso, solo tienen sus inventarios llenos al 25% aproximadamente.

Normas
Entra en El País para participar