Crisis energética

Bruselas aprueba el tope al precio del gas en la Península Ibérica

Más de dos meses después del acuerdo político arranca un mecanismo para bajar el precio de la luz, que implica una ayuda estatal de 8.400 millones

Úrsula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.
Úrsula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

La Comisión Europea autorizó ayer como ayuda de Estado la llamada excepción ibérica que consiste en fijar un tope de 48,8 euros/MWh en España y Portugal de media durante un año a las ofertas de gas en el mercado mayorista de la electricidad. Según adelantó ayer Cinco Días, la aprobación era inminente y así lo confirmó también la vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Según un comunicado de la Comisión Europea, la medida implica un ayuda estatal de 8.400 millones de euros (6.300 millones para España y 2.100 millones, para Portugal) “destinada a reducir los precios mayoristas de la electricidad en el mercado ibérico (Mibel) mediante la reducción de los costes de entrada de las centrales eléctricas alimentadas con combustibles fósiles”. La medida ha sido aprobada al amparo del Tratado de la Unión, “reconociendo que las economías española y portuguesa están experimentando una grave perturbación”. La medida según Bruselas, “reducirá los precios del mercado eléctrico al contado para empresas y consumidores” y “no afectará a las condiciones comerciales contraria al interés común”.

El mecanismo comenzará a aplicarse en las subastas del pool del 14 de junio (es necesaria una orden ministerial previa) hasta el 31 de mayo de 2023. Se trata de una subvención directa a los productores de electricidad destinada a financiar parte de su costo de combustible, según el comunicado. El pago diario se calculará en función de la diferencia de precio entre el precio de mercado del gas natural y un precio tope de 48,8 euros/MWh de media durante la vigencia de la medida. En los primeros seis meses de aplicación de la medida, el precio tope real se fijará en 40 euros/MWh.

Bruselas ha tenido en cuenta “las circunstancias particulares del mercado eléctrico mayorista ibérico”. En particular, “la limitada capacidad de interconexión, la elevada exposición de los consumidores a los precios mayoristas de la electricidad, así como la elevada influencia del gas en la fijación de precios de la electricidad”, que ha supuesto una grave distorsión para las economías española y portuguesa.

El objetivo de la medida, pactada por el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el primer ministro portugués, Antonio Costa, en la cumbre de jefes de Estado celebrada en Bruselas a finales de marzo, es reducir el precio marginal que por el encarecimiento del gas y el carbón (apenas inexistente) que cobran otras tecnologías en el pool (nuclear, hidráulica y algunas renovables) y, de paso, el del mercado mayorista y el IPC.

En España, se da la circunstancia de que la tarifa regulada (PVPC) a la que están acogidas los consumidores domésticos (casi 10 millones de usuarios) está ligada a dicho precio, que se ha desorbitado desde el pasado verano, especialmente, desde la invasión rusa de Ucrania.

El proceso ha sido largo, porque los Gobiernos ibéricos han esperado a recibir el visto bueno de Competencia. España y Portugal adujeron que al ser unas isla energética, con escasa interconexión, y debido al alto desarrollo de las renovables, la subida de los precios eléctricos están castigando más al Mibel.

Compensación

El tope al gas no implica que las centrales de ciclo combinado de gas vayan a dejar de cobrar el coste de generar electricidad, sino que se reducirá el marginal. El coste real, el que supere los citados 50 euros/MW, lo compensarán las comercializadoras con contratos indexados al pool (el PVPC y el resto de contratos ligados al mismo), así como todos los que se renueven.

Según ha vuelto a asegurar Ribera en una rueda de prensa tras conocerse el permiso comunitario, la bajada de la factura se podría situar entre el 15% y el 20% en el periodo de aplicación. El ahorro dependerá de la evolución del precio del gas y del mix en cada momento. El de la electricidad de los ciclos se deriva de multiplicar por dos el del gas, además del coste de los derechos de emisión que paga este combustible, amén del coste de peajes y mantenimiento de las plantas.

Un abuena noticia, un mecanismo extraordinario, compatible con los tratados, nos va a permitir que los consumidores españoles y portugueses logren un nivel de protección.

Supondrá un ahorro entre el 15% y el 20% en ausencia del mecanismo He formado la orden para poder activar el mecanismo a partir del martes. Trascendencia de que podamos disponer de una respuesta, mañana lo someternos a la convalidación, el presidente del PP había planteado dudas de, en ausencia de un aval, confío en que contando con el aval, el PP respalde la convalidación del RDL.

La vicepresidenta ha dado "la buena noticia" y ha señalado que Bruselas "ha respaldado íntegramente el mecanismo diseñado por los equipos técnicos de España y Portugal. Ha sido un ejercicio complicado, y la decisión respalda lo publicada en el RDL publicado hace un mes en el BOE". Para Ribera, "la Comisión pone de manifiesto hasta qué punto hay un sobrecoste que hay en el sistema, lo que se paga al gas por encima del precio de referencia".

El retraso en el permiso a la ayuda de Estado (pues beneficia a las empresas españolas y portuguesas) se ha debido a la demora de Portugal en el desarrollo de la ley que recogía la medida (en paralelo, España aprobó la suya) y a ajustes técnicos para evitar asimetrías entre ambos países. Así lo ha reconocido Ribera, al asegurar que, después del texto remitido por España, "Portugal remitió una versión más corta y la CE planteó algunas cuestiones". No obstante, pese a que se "ha tardado más de lo que calculábamos, los técnicos han sido muy ágiles para una medida como esta".

El BOE publicará mañana jueves una orden de la ministra para la Transición Ecológica, que especificará la fecha de aplicación del mecanismo desde el 5 de junio. De este modo, las compañías eléctricas y el resto de agentes del mercado tienen plazo suficiente para presentar las garantías económicas que respalden sus operaciones, según el ministerio.

Precisamente, mañana se somete a convalidación en el Congreso el real decreto ley que hace un mes aprobó el Consejo de Ministros y que incluye el mecanismo sobre el gas. Fuentes políticas aseguran que el hecho de que llegue al hemiciclo con el visto bueno de Bruselas ayudará a sacarlo adelanta, tras el enorme retraso sufrido en el proceso. La propia vicepresidenta espera que el Partido Popular respalde su aprobación, ya que su presidente, "había planteado dudas en el caso de que no hubiese recibido aún el respaldo de la Comisión Europea".

 

Normas
Entra en El País para participar