GM pone a Tesla en la diana con la rebaja de sus vehículos eléctricos

Mary Barra necesita demostrar que sus planes funcionan, pero no tiene fondos para mucho tiempo

Sede de GM en Detroit.
Sede de GM en Detroit. reuters

General Motors está, al menos, superando a Tesla en un frente. El fabricante de automóviles de Detroit, con un valor de 57.000 millones de dólares y dirigido por Mary Barra, rebajó el miércoles el precio de su principal vehículo eléctrico, hasta el punto de poder competir con los coches compactos de gasolina. Mientras Tesla sube lentamente el precio de sus modelos, GM podría utilizar su Chevy Bolt, de menos de 30.000 dólares, para hacer lo que ningún fabricante de automóviles ha conseguido: robarle el protagonismo a Tesla. La única pega es que Barra no tiene para siempre.

 

El jefe de Tesla, Elon Musk, lleva mucho tiempo siendo escéptico sobre el Bolt, afirmando en 2017 que la estructura de los subsidios del Gobierno significaba que GM nunca produciría más de unos 25.000 vehículos al año. Y, de hecho, las ventas de GM en Estados Unidos llegaron a un tope en ese entorno en 2021. Las subvenciones que expiraron en 2020 se interpusieron en parte. Pero el fabricante de automóviles también se vio obligado a un cierre total de la fabricación el año pasado por problemas con las baterías, lo que retrasó el Bolt.

Con un recorte del 18% en el precio, el Bolt de nivel básico está más o menos en línea con el precio medio que Kelley Blue Book ponía a los coches compactos este pasado abril. Es posible que los beneficios por unidad de GM no se muevan, si los incentivos de compra de los clientes se revierten, por ejemplo, y el recorte de precios es solo ilustrativo para los posibles compradores de automóviles. Sin embargo, al bajar el precio, Barra inicia una guerra en ese ámbito.

Este enérgico movimiento muestra lo mucho que necesita avanzar. Las cifras de ventas del Bolt palidecen si se comparan con las de Tesla, que tiene una capacidad de producción anual de 500.000 coches Model 3 y Model Y solo en su planta de California. Su rival Ford Motor ha lanzado una versión eléctrica del F-150, el coche más vendido de Estados Unidos. Y el jefe de Ford, Jim Farley, ha dejado claro que también está dispuesto a competir en precio.

Pero el negocio de los vehículos eléctricos no se está abaratando. El coste de los materiales está aumentando, incluso el de las baterías, que son vulnerables a los precios del litio, que se han disparado. La escasez de chips también complica las cosas. Estos problemas han llevado a los competidores, incluido Tesla, a subir sus precios.

A corto plazo, estas presiones seguirán obligando a los fabricantes de automóviles a tomar decisiones sobre el gasto de efectivo. El año pasado, el flujo de caja operativo de GM fue positivo, pero las inversiones se comieron ese bote y algo más. Esto explica por qué Barra está apuntando directamente a Tesla. Necesita demostrar que los planes de los vehículos eléctricos funcionan, pero antes de que se queden sin carga.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías