Los procuradores premian la excelencia de Ana María Ferrer y Luis Cazorla

Pilar Llop clausuró este martes los Premios de Excelencia y Calidad de la Justicia del Consejo General de Procuradores

En la foto, sentados, los premiados, Ana María Ferrer y Luis Cazorla, junto a la ministra de Justicia, Pilar Llop. De pie, el jurado junto al presidente del CGPE, Juan Carlos Estévez.
En la foto, sentados, los premiados, Ana María Ferrer y Luis Cazorla, junto a la ministra de Justicia, Pilar Llop. De pie, el jurado junto al presidente del CGPE, Juan Carlos Estévez.

Los procuradores han reconocido este martes a la magistrada Ana María Ferrer y al catedrático y abogado del Estado Luis María Cazorla en la edición 2022 de los Premios de Excelencia y Calidad de la Justicia otorgados por el Consejo General de Procuradores de España (CGPE). La clausura del acto, celebrado en la sede del Ministerio de Justicia, el Palacio de Parcent de Madrid, estuvo a cargo de la ministra del ramo, Pilar Llop.

Llop destacó “la entrega y la valía profesional" de los dos galardonados, Luis María Cazorla y Ana María Ferrer, a los que ha calificado como “dos de las personalidades más importantes del Derecho español".

Sobre Luis María Cazorla, Pilar Llop ha destacado su labor en el Congreso de los Diputados, como gran experto en Derecho parlamentario, que “ha contribuido a la separación de poderes, con gran conocimiento de derecho y oficio". La ministra ha puesto también en valor su trabajo como miembro del Fondo de Becas Soledad Cazorla, que lleva el nombre de su hermana, y cumple una función extraordinaria en la atención de niños huérfanos por violencia de género.

Respecto a Ana María Ferrer la ministra ha manifestado que “lo ha sido todo en el Derecho, hasta llegar a ser la primera mujer en la Sala Segunda del Tribunal Supremo". Ferrer formó parte, junto a otros seis magistrados, todos hombres, del tribunal que juzgó a los encausados por el Procés. Llop ha destacado su función como jueza instructora de algunos de los casos más mediáticos de los años 90, llevando a cabo un “gran trabajo que ha contribuido a fomentar buena imagen de España en la lucha contra la corrupción". Ferrer ha sido, además, un referente en el avance hacia la perspectiva de género en la Justicia, y todo un ejemplo de “solidaridad con las víctimas" de la violencia de género.

Finalmente, Llop ha subrayado el papel y labor que desempeñan los colegios, junto con los profesionales de la procura, en el servicio de asistencia jurídica gratuita o en desarrollo de leyes como la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

El presidente del CGPE, Juan Carlos Estévez, aprovechó la presencia de la ministra en al acto para reiterarle el espíritu de colaboración de la procura con el proceso de modernización de la Justicia, y destacó las excelentes relaciones personales e institucionales que los dos premiados habían mantenido con los procuradores a lo largo de toda su trayectoria profesional.

Estévez glosó, previamente, las personalidades de ambos premiados. De Ferrer recordó que era hija de magistrado, y esposa también de magistrado –Javier Martínez Lázaro, fallecido, para el que tuvo un cariñoso recuerdo– y subrayó que la galardonada llevaba el oficio en la sangre. Su nombramiento para la Sala de lo Penal hizo historia porque fue la primera mujer en asumir esa responsabilidad en ese destino. También hizo referencia a su firme compromiso en la lucha contra la violencia de género. A lo que contestó Ferrer después recordando el de la procura española, en ese mismo frente, recordando las innovaciones aportadas por este colectivo para que la asistencia a las víctimas fuera lo más eficaz posible. Sobre Cazorla, el presidente del CGPE subrayó su compromiso con el estado de derecho y su brillantez como jurista todo terreno.

Normas
Entra en El País para participar