Sánchez, dispuesto a prorrogar las medidas anticrisis más allá del 30 de junio

El Ejecutivo dice que la UE deberá pagar las conexiones de gas con los países vecinos

El presidente de Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente de Gobierno, Pedro Sánchez. EFE

El plan de choque para mitigar los efectos de la invasión de Ucrania en la economía española se podría prolongar más allá del 30 de junio, según ha asegurado este martes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El mandatario ha asegurado que el Ministerio de Hacienda y el equipo económico del Gobierno ya trabajan en este escenario, y "habrá una respuesta antes del fin de su vigencia". Estas declaraciones se han dado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo Europeo. 

Las 23 medidas que conforman el plan de choque se dividen en cinco ejes: ayudas a familias y trabajadores, apoyo al tejido económico y empresarial, ciberseguridad, respaldo al transporte y en materia energética. En los tres primeros meses que han estado vigentes implicaron un coste de 16.000 millones de euros, según las cifras oficiales. De extenderse, su vigencia sería por otros tres meses, es decir hasta el 30 de septiembre.

Entre las iniciativas más reseñables se incluyen las rebajas fiscales para abaratar el precio de la electricidad, una bonificación de 20 céntimos al combustible por litro o el establecimiento de un límite del 2% a las revisiones de los alquileres. También implica el aumento del 15% en la cuantía del Ingreso Mínimo Vital (IMV) y una extensión del bono social eléctrico para beneficiar a 600.000 familias más, con lo que se cubre a casi dos millones de hogares. 

Con el propósito de fortalecer la economía por la vía empresarial, el Gobierno también aprobó a finales de marzo una nueva línea de avales de crédito ICO por un valor de 10.000 millones de euros para cubrir las necesidades de liquidez provocadas por el aumento temporal del coste de la energía y los combustibles. En suma, se trata de medidas que, según Sánchez, reiteran su compromiso de "proteger la economía, industria, empresas y familias" españolas.

A pesar de sus intenciones, en estos meses se ha puesto en duda la eficacia de algunas de las medidas que conforman este plan de choque. El caso más evidente es el de la bonificación de la gasolina. La semana pasada rompió la barrera de los 1,9 euros el litro, según el Boletín Petrolero. Se trata de la tercera semana consecutiva en la que bate su propio récord. A finales de marzo, justo antes del plan antichoque, registró un precio medio de 1,8 euros por litro.

Durante el encuentro en Bruselas, el mandatario también ha dejado caer la posibilidad de que la Unión Europea pague las interconexiones de gas natural que hay entre España y los Estados vecinos, a fin de compensar las inversiones que el país hizo en las últimas décadas para ampliar su capacidad de descarga y regasificación de gas natural licuado importado. En palabras de Sánchez, se tratan de "capacidades que fueron financiadas con el esfuerzo del contribuyente español y que se pondrán a disposición de la Unión Europea”.

España y Portugal, que tienen poca dependencia del suministro energético ruso, quieren que se construya un gasoducto adicional entre Cataluña y Francia para que los países ibéricos puedan enviar al resto de Europa el gas que importan desde Argelia. Otro proyecto potencial que se está discutiendo es un oleoducto que unirá España e Italia. Las palabras del Ejecutivo se dan en un momento en que los países europeos están trabajando a marchas forzadas para reducir su dependencia de la energía rusa. 

Normas
Entra en El País para participar