Bosch pide una fiscalidad "inteligente" para fomentar el coche eléctrico en España

Confirma su apuesta por entrar en el negocio del hidrógeno como fabricante de sus componentes

Bosch pide una fiscalidad "inteligente" para fomentar el coche eléctrico en España

El grupo Bosch en España considera que ha llegado el momento de aplicar una nueva fiscalidad que ayude a renovar el parque automovilístico español y acelere su electrificación. "El actual impuesto a la compra lo que hace es dificultar. Creemos que se tiene que evolucionar hacia modelos fiscales más ligados al uso y las emisiones de los vehículos. Ese es el modelo al que hay que ir y creemos que se debe hacer de forna inteligente", ha explicado Ricardo Olalla, vicepresidente de Ventas y Calidad de Bosch Mobility Solutions. Además, ha recordado en este sentido que Noruega ha sido un caso de éxito, donde la fiscalidad ha contribuido a que ya existan más coches eléctricos que de combustión.

Las declaraciones de Olalla se han producido durante el acto de presentación de resultados del grupo Bosch para España y Portugal. La firma obtuvo el pasado ejercicio una facturación de 2.400 millones de euros, un 9,9% más que en el conjunto de 2020, mientras que las ventas a terceros ascendieron a 2.280 millones, resultado que representa un 3% más. Según ha apuntado el presidente del grupo Bosch para España y Portugal, Javier González Pareja, estas cifras se deben a la mejora de todos los sectores de la compañía.

Las divisiones de Mobility Solutions, Consumer Goods y Energy and Building Technologies registraron mejoras, en algunos casos de dos dígitos, alcanzando niveles previos a la pandemia. Por su parte, la división de tecnología industrial aunque logró también mejorar sus ventas, no llegó a superar las cifras preCovid.

González Pareja ha aprovechado esta presentación para apuntar que la crisis ha acelerado la descarbonización y que la guerra en Ucrania, aunque a corto plazo ha supuesto cierta interrupción en ese proceso, a largo plazo, también será otro revulsivo a la transformación tecnológica. También, ha reconocido que el conflicto se dejará sentir en las cuentas de Bosch a nivel mundial sin concretar en qué medida.

En el capítulo de inversiones, el grupo Bosch gastó en España 55 millones de euros y consiguió reducir un 14% las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en la península ibérica.

Apuesta por el hidrógeno

El presidente del grupo ha enfatizado que la electrificación es el camino más rápido para la descarbonización, pero "el hidrógeno verde es también necesario". Así, el pasado año en electromovilidad y a nivel global, los pedidos sobrepasaron, por primera vez, los 10.000 millones de euros, al suministrar entre otras cosas, más de dos millones de motores. Por este motivo y dado su gran posicionamiento en el mercado, duante este 2022 está previsto que se inviertan más de 500 millones en electromovilidad. González Pareja ha anunciado que este año comenzará la producción de las pilas de combustible para camiones, con el objetivo de que para el año 2030 "operar un camión no cueste más que uno de combustión".

Pese a las incertidumbres que persisten como la crisis de suministros o la guerra, las perspectivas a corto y medio plazo son positivas. En 2025, las ventas del grupo superarán los 5.000 millones de euros en el área de electromovilidad. Para 2030, al estar previstas más de 30 nuevas fábricas de baterías en Europa, el volumen de mercado alcanzará los 50.000 millones. Junto con Volkswagen, Bosch desarrollará equipos de fábrica para la producción de las celdas de la batería. Una sección del proyecto está examinando actualmente el mercado y se encarga de verificar y preparar la creación de una nueva empresa para finales de año.

Como prueba de su apuesta por el hidrógeno, "esencial para usarlo en todos los sectores desde edificios a camiones", Bosch ha anunciado que invertirá hasta finales de la década cerca de 500 millones en el negocio de los componentes para la electrólisis del hidrógeno, la mitad de ellos en el momento de su lanzamiento al mercado, previsto para 2025. "Nosotros vamos a producir los componentes para obtener el hidrógeno, no el gas en sí", ha puntualizado Emma Nogueira, directora de Estrategia y Nuevo Negocio de Bosch España y Portugal.

En este sentido, la compañía tiene la intención de invertir, durante los próximos tres años, unos 3.000 millones de euros en tecnología climáticamente neutra como la electrificación y el hidrógeno.

Por último, la firma ha reconocido que se encuentra negociando con todos sus clientes la necesidad de actualizar sus precios como consecuencia del repunte que han sufrido sus principales costes. "Debemos recuperar un nivel de rentabilidad adecuado", han asegurado.

Normas
Entra en El País para participar