Volatilidad

El BCE alerta del riesgo de los criptoactivos para la estabilidad financiera

Los brókeres de criptoactivos permiten apalancarse hasta 125 veces

España es el segundo país del euro con más porcentaje de hogares con criptodivisas

Apalancamiento pulsa en la foto

Al riesgo de invertir en un tipo de activo que no se sustenta en nada tangible de la economía real –y en el que la expectativa de subida responde casi a un acto de fe– se añade el riesgo de hacerlo a menudo apalancado y a préstamo. Un cóctel que garantiza la volatilidad y que puede amplificar las ganancias, y también las pérdidas. Los criptoactivos cumplen todos estos requisitos y su auge y el elevado apalancamiento con el que llegan a negociarse son factores capaces de amplificar la amenaza para la estabilidad financiera, según un análisis publicado ayer por el BCE.

Tal peligro de momento es solo una posibilidad, aunque avanza a medida que crece el tamaño de los criptoactivos y sin que se haya alcanzado aún un acuerdo sobre su regulación. “El riesgo para la estabilidad financiera podría amplificarse con las crecientes opciones que ofrecen a los inversores las plataformas de criptoactivos para que eleven su exposición a través del apalancamiento”, advierte el BCE. Y aporta un ejemplo revelador. La plataforma Binance, el gigante de la intermediación de criptoativos, llega a ofrecer un apalancamiento máximo de 125 veces la inversión inicial. BitMEX y Bybit permiten apalancarse hasta 100 veces.

Además, algunos operadores invierten a crédito. Así, el uso extendido de posiciones cortas y largas en criptoactivos contribuye a acelerar los flujos de compras y ventas y, por tanto, las subidas y los desplomes en los precios. Todo ello confirma, según el BCE, que “el apalancamiento está contribuyendo a la volatilidad observada en los mercados de criptoactivos”.

Uno de los ejemplos más candentes es el del derrumbe de la criptodivisa luna y la stablecoin TerraUST, que ha volatilizado la inversión de miles de particulares. Y los pequeños inversores son especialmente vulnerables al apalancamiento, un riesgo frente al que están protegidos por la regulación en los activos financieros tradicionales pero no así en el territorio sin ley de los criptoactivos.

El tamaño de los criptoactivos hoy equivale al de las ‘subprime’ que iniciaron la crisis de 2007 y 2008

Los minoristas representan una parte significativa de la base inversora en criptodivisas. Según la encuesta de expectativas de consumo que de forma mensual realiza el BCE, el 10% de los hogares de las seis mayores economías de la zona euro poseen criptoactivos. El mayor porcentaje se registra en Holanda, con más del 14%, seguida de España, con casi el 12%, un porcentaje muy similar al de Italia.

En la media del 10% está Bélgica, ligeramente por debajo Alemania y en último lugar, Francia con el 6%. Lo habitual es la inversión de pequeñas cantidades, aunque tampoco desdeñables para un particular. El 37% de los encuestados reconoció haber invertido menos de 1.000 euros; el 29%, entre 1.000 y hasta 5.000 euros y solo el 6% había apostado a los criptoactivos más de 30.000 euros de sus ahorros.

El análisis del BCE también señala el incremento de la demanda de inversores institucionales por este tipo de activos, si bien reconoce que ello no ha supuesto por el momento daños a las instituciones financieras, a raíz de la fuerte volatilidad y las pérdidas de valoración de los últimos meses.

La corrección de los criptoactivos en el nuevo entorno de tipos de interés al alza está siendo intensa, compartida con el resto de activos de riesgo, lo que anula su posible potencial como inversión refugio o alternativa en tiempos de turbulencias.

Diez nuevos criptoactivos surgen cada día de media. El total es de 16.000

El tamaño de los mercados de criptoactivos representa menos del 1% del sistema financiero global. Y pese a la reciente corrección, su peso es hoy similar al que tenían las hipotecas subprime de EE UU que desencadenaron la crisis financiera global en 2007 y 2008, según señala el informe del BCE.

Su análisis añade que la capitalización de mercado de los criptoactivos es hoy siete veces mayor que en el inicio de 2020, antes de la pandemia, y que cada día se crean una media de 10 nuevos activos digitales. Este universo engloba a más de 16.000 activos distintos, aunque solo unos 25 criptoactivos alcanzan un valor de mercado comparable al de una empresa de gran capitalización.

“Si la trayectoria actual de crecimiento en tamaño y complejidad del ecosistema de los criptoactivos continúa y si las instituciones financieras se ven de forma creciente implicadas en ellos, entonces los criptoactivos supondrán un riesgo para la estabilidad financiera”, concluye el BCE.

Normas
Entra en El País para participar