Tecnología

Sánchez busca socios para que el Perte de los chips sea un éxito

La dotación del proyecto asciende a 12.250 millones hasta 2027. Sólo para la construcción de platas de fabricación hay destinados 9.350 millones. Crean un fondo con 200 millones para financiar startups y 'scaleups' del sector de semiconductores español

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital,
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital,

El consejo de ministros ha aprobado hoy el Perte de Microeletrónica y semiconductores, el más ambicioso del plan de recuperación por su cuantía (más de 12.000 millones de euros de inversión pública hasta 2027), su impacto transformador (los chips son un elemento esencial para todas las industrias y el plan de digitalización) y su contribución a la autonomía estratégica en materia tecnológica de España y de Europa en su conjunto. 

Así lo ha explicado la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, que ha resaltado que el objetivo de este proyecto es "desarrollar de manera integral las capacidades de diseño y de producción de la industria española de microelectrónica y semiconductores y favorecer la autonomía estratégica nacional y de la UE en este sector, en línea con lo previsto en la Ley Europea de Chips recientemente propuesta por la Comisión Europea".

Calviño ha resaltado que el Perte abarcará toda la cadena de valor, desde el diseño hasta la fabricación de los chips. "Y todo para lograr un efecto multiplicador no solo en los sectores tecnológicos sino sobre el conjunto de las industrias y de la economía española". 

Según la vicepresidenta, la orientación del Perte es de largo plazo y avanzará por fases, priorizando los ámbitos en los que España está mejor situada. En concreto, se desplegarán medidas en torno a cuatro ejes. Los dos primeros buscarán reforzar las capacidades científicas y el diseño de chips y contarán con unas inversiones de 1.165 millones y 1.330 millones, respectivamente. El tercero, el más importante desde el punto de vista cuantitativo y estratégico, se orientará a la construcción de plantas de fabricación de chips por debajo y por encima de los 5 nanómetros y cuenta con una dotación de 9.350 millones. Y, el cuarto, buscará dinamizar la industria electrónica y de tecnologías de la información en España (con 400 millones) para que actúe como generadora de demanda de los microchips producidos.

"Estamos hablando de inversiones de hasta 12.250 millones de euros de aquí a 2027", ha remarcado la vicepresidenta, que ha detallado que dentro de este Perte se apoyará la participación de empresas españolas en los proyectos estratégicos desarrollados a nivel europeo (IPCEIs) y se creará un fondo de chips, dotado inicialmente con 200 millones de euros, para financiar startups y scaleups (startups en fase de crecimiento) del sector de los semiconductores español y afianzar su posición en el mercado nacional y europeo.

Calviño también ha indicado que la principal fuente de financiación de este Perte vendrá de la adenda al Plan de Recuperación, que presentarán en la segunda mitad del año, tanto recurriendo a posibles transferencias adicionales no reembolsables como a los préstamos reembolsables, que todavía no han sido movilizados por el Gobierno de España. Esperan igualmente que el proyecto, que desplegará mecanismos de colaboración público-privada, active un importante volumen de inversión privada.

La ejecución del Perte se articulará a través de distintos instrumentos como subvenciones, aportaciones de capital, contratos y encargos y otras formas de colaboración público-privada.

Y para asegurar su coordinación y efectividad, se ha creado un comisionado especial al frente del cual estará Jaime Martorell Suárez, un experto en el sector de la  microelectrónica y las telecomunicaciones. Suárez fundó en 1983 en Silicon Valley la empresa de semiconductores Logic Devices, en 1987 volvió a España como director general de ATT Microelectrónica, en la fábrica de chips de Tres Cantos, en Madrid, y ha sido presidente y director general de Motorola España y Ono, respectivamente Este comisionado estará apoyado por un grupo de trabajo interministerial y un grupo de expertos del mundo científico, académico y empresarial

La vicepresidenta ha resaltado el carácter estratégico de la industria de los semiconductores, porque los chips están ya presenten en cualquier lado, desde los dispositivos domésticos hasta los entornos industriales más complejos, y ha insistido en que el sector de los semiconductores se caracteriza por ser de ámbito global, intensivo en capital y en I+D, con importantes barreras de entrada por el volumen de inversiones necesario y la sofisticación tecnológica, "lo que ha llevado a una concentración geográfica tanto en el diseño como en la fabricación".

Calviño ha explicado que existen distintos modelos de negocio, en distintas partes del mundo. Hay empresas más especializadas en diseño y otras que abarcan el diseño y la fabricación, integrando toda la cadena de valor. "En este ecosistema, Europa tiene un papel modesto. Es fuerte en I+D, en diseño y en la maquinaria de fabricación, pero presenta grandes debilidades en la fabricación de los chips", ha reconocido.

La fabricación en Europa representa actualmente en torno al 10% de la fabricación mundial, "lo que nos lleva a ser dependientes de un grupo pequeño de productores, situados en pocas áreas geográficas: Taiwán, EE UU, Corea del Sur, Japón y China. Esto ha provocado cuellos de botella en los últimos años que haciendo que se ralentizaran o pararan la producción en algunos sectores como el de la automoción".

Según Calviño, el Perte aprobado y la Ley del Chip europea buscan revertir esta situación, persiguiendo el objetivo de alcanzar el 20% de la producción mundial.

La vicepresidenta ha destacado que, en este contexto, España quiere apoyarse en los activos estratégicos en los que está bien posicionada. Por ejemplo, ha citado el desarrollo de arquitecturas alternativas como RISC-V, donde el Centro Nacional de Supercomputación de Barcelona es un centro de referencia internacional; la fotónica integrada, con grupos importantes en las universidades politécnicas de Valencia y Madrid, y la Universidad de Vigo; los chips cuánticos, con el Institución de Ciencias Fotónicas, el CSIC, así como el proyecto Quantum Spain, en el que participan 25 centros de 14 Comunidades Autónomas, entre ellas las universidades de Granada, Sevilla, Zaragoza, País Vasco o Baleares.  

Además, ha indicado que España dispone de empresas líderes en sectores tractores, que son los que impulsan la demanda de semiconductores, que justifican las economías de escala necesarias para desarrollar estas actuaciones. Es el caso de la automoción, en el que España es el segundo fabricante y exportación de vehículos de Europa, y el octavo en el ámbito global, o el de máquinas herramientas, donde España es el tercer productor y exportador de la UE y el noveno del mundo. 

Y a todo ello se suma, según Calviño, el efecto arrastre a otros sectores tecnológicos como las telecomunicaciones, la industria aeroespacial y la de defensa, el de transporte ferroviario o la construcción de infraestructuras. 

La vicepresidenta ha subrayado que la guerra de Ucrania hace prioritario y urgente reforzar la autonomía estratégica energética, tecnológica y agroalimentaria, así como la ciberseguridad en toda Europa. Y en este contexto, con la puesta en marcha del Perte Chip, "queremos situar a España como país de referencia a la vanguardia en la industria de semiconductores y avanzar posiciones en la investigación, diseño y fabricación y suministro de estos componentes clave".

Contacto con empresas del sector

Calviño no ha avanzado acuerdos sellados con empresas del sector. Sí ha explicado que el Gobierno ha mantenido contactos preliminares con compañías con "resultados positivos", pues asegura que han mostrado un gran interés por conocer las oportunidades que puede haber en España.

En este sentido, ha recordado que hoy el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está manteniendo reuniones en Davos con los máximos ejecutivos de Intel, Qualcomm, Micron Techology y Cisco para ver cómo se puede concretar este interés. "Ahora que lanzamos formalmente el Perte se pone en marcha un proceso más formal para tratar de que España esté presente en cualquier proyecto europeo que se pueda desarrollar en nuestro país con una aproximación integral", ha dicho.

En Twitter, Sánchez ha calificado de "productivo" el encuentro mantenido con el CEO de Qualcomm, Cristiano Amon, y ha señalado que "somos el lugar perfecto para desarrollar aplicaciones XR y el ecosistema de inteligencia artificial". El presidente ha añadido en su tuit que  "España inicia una carrera de fondo para convertirse en un referente en la industria de los semiconductores y queremos que Qualcomm sea un socio clave". 

En otros dos mensajes en la red social, Sánchez ha destacado sus reuniones con los CEO de Micron Technology, Szanjay Mehrotra, señalando que España quiere ser "el anfitrión ideal para las inversiones" de esta compañía, y con el CEO de Intel, Pat Gelsinger, al que ha dado las gracias "por elegir España para el laboratorio pionero de procesadores RISC-V" en el Centro de Supercomputación de Barcelona. Esta tarde, el presidente del Gobierno se reunirá también con el CEO de Cisco, Chuck Robbins.

Normas
Entra en El País para participar