La escasez de componentes y la guerra hacen retroceder la producción de coches en España un 10% en abril

Las plantas nacionales ensamblaron más de 168.000 vehículos en el cuarto mes del año

En el primer cuatrimestre, salieron de las fábricas un 15,4% menos de automóviles

Un trabajador en la línea de montaje de la planta de Ford en Almussafes, Valencia.
Un trabajador en la línea de montaje de la planta de Ford en Almussafes, Valencia. Getty Images

La producción de coches en España disminuyó un 10,3% interanual en abril como conscuencia de la escasez de componentes y los efectos de la guerra en Ucrania, hasta las 168.396 unidades. Así, la industria del motor nacional continuó en la misma tónica de los últimos meses, dejando la bajada acumulada del primer cuatrimestre en el 15,4%, según los datos publicados este martes por Anfac, la asociación que representa a la patronal de fabricantes de coches en España.

Si el dato de producción se compara con el primer cuatrimestre de 2019, la actividad de las fábricas españolas se desplomó más de una cuarta parte en comparación con antes de la pandemia, un 26%.

"El desabastecimiento de componentes y el contexto de incertidumbre económica generado por la pandemia y la guerra en Ucrania continúan lastrando la recuperación del sector. Las cifras de producción todavía son muy inferiores a las de 2019 y creemos que hasta principios de 2023 no asistiremos a una recuperación plena de la industria de la automoción", ha señalado el director general de Anfac, José López-Tafall.

Por su parte, las exportaciones cayeron un 9,3% en abril, hasta las 144.398 unidades. En el acumulado del cuatrimestre, la bajada fue del 16,1%, con 609.369 coches enviados a terceros países. El mercado europeo, como de costumbre, fue el más importante para las fábricas españolas al suponer el 70% de las ventas de automóviles made in Spain.

Por países, Alemania experimentó un importante aumento de la demanda de coches españoles en abril, con una subida del 25,8%, lo que posicionó al país germano como el principal mercado de las factorías nacionales. De los cinco principales destinos para los vehículos fabricados en España, Francia fue el que más redujo su demanda, con un importante desplome del 36,4%.

En cuanto a las tecnologías, el ensamblaje de coches eléctricos aumentó en abril un 71%, hasta suponer el 6% de la cuota nacional, mientras que los híbridos enchufables representaron el 7% de la producción. Los coches propulsados por gasolina (61,7% de cuota) y diésel (24,5%) representaron la mayor parte de la producción nacional. Desde Anfac destacaron el papel que jugará el Perte del coche eléctrico en la transformación de la industria nacional, pero han pedido medidas adicionales para acelerar el proceso.

"La ampliación del plazo para presentar las candidaturas [al Perte del coche eléctrico] es una noticia positiva, aunque no podemos olvidar que es fundamental generar un contexto que atraiga la inversión a nuestro sector, además de proyectos que consoliden nuestra posición como motor económico del país. Por ello, aunque el Perte es de gran ayuda, no debe ser tomado como única herramienta, es necesario que se acompañe de medidas adicionales y con vocación de continuidad que permitan que el proceso de transición hacia la nueva movilidad sea realmente una gran oportunidad económica para nuestro país", ha dicho López-Tafall.

Normas
Entra en El País para participar