El ingeniero que piensa en el cliente vuelve a Vodafone... como inversor

Hadem Dowidar es el CEO de la emiratí e& (antes Etisalat), que ha comprado un 9,8% de la británica

Hatem Dowidar, consejero delegado de e&.
Hatem Dowidar, consejero delegado de e&.

Triunfó en Vodafone y ha vuelto a casa, pero ahora como inversor. Hatem Galal Dowidar (Alejandría, Egipto, 1969), durante década y media alto directivo de la operadora británica, dirige ahora e& (ex Etisalat), la teleco pública de Emiratos Árabes Unidos, que acaba de adquirir un 9,8% de la multinacional.

 

e& ha invertido 4.400 millones de dólares en una empresa que, como muchas otras del sector, busca la manera de mejorar los márgenes en un contexto de elevadísima competencia en Europa. Dowidar dice que va a adoptar un papel pasivo, que respalda al CEO, Nick Read, y que no quiere puestos en el consejo, pero la presión del activista Cevian Capital puede cambiar las cosas.

El jefe de e& trabajó en Vodafone entre 1999 y 2015, así que conoce bien el grupo. Está casado con Dalia, con la que tiene tres hijas, Zeina, Hana y Farida. En su tiempo libre, disfruta viajando, haciendo senderismo, buceando y leyendo. Es licenciado en Ingeniería de Telecomunicaciones y Electrónica por la Universidad de El Cairo. Su padre, Galal Dowidar, fallecido en febrero, era periodista: dirigió el periódico Al Akhbar y presidió la Asociación Egipcia de Escritores de Viajes, y su madre, Yousria, ha sido jefa de publicidad de EgyptAir. Tiene una hermana, Hanan.

Empezó a trabajar en 1991 en AEG, la división de piezas eléctricas de Daimler Benz, como ingeniero de ventas, al tiempo que hacía un posgrado en Ingeniería Industrial en la Universidad Americana de El Cairo. Pronto se dio cuenta, explica en la revista egipcia Enigma, de que le interesaba más “el aspecto comercial que el técnico”.

Procter and Gamble (P&G) estaba contratando en ese momento. “Así que me presenté en su departamento de marketing y, tras una serie de entrevistas, me hicieron una oferta, que acepté inmediatamente. Pasé de vender sofisticados sistemas de telecomunicaciones a comercializar detergentes. Fue una transformación completa para mí, pero me abrió los ojos porque P&G es una escuela muy grande. Hasta entonces había estado muy orientado a la ingeniería, pero ahí me di cuenta de que gran parte de lo que realmente mueve el mercado ocurre en el lado comercial, en la comprensión de las necesidades del cliente, en cómo satisfacer esas necesidades y en cómo comunicarse con él”.

Entre 1994 y 1999 ocupó varios puestos directivos en P&G en Egipto, y empezó un posgrado en gestión en la Universidad Americana de El Cairo. A punto de acabar el siglo, y menos de un año después de su lanzamiento como Click GSM en Egipto, Vodafone le ofreció dirigir su división de marketing en el país. Él recuerda que aunque estaba muy bien situado en P&G, le encantó la idea, ya que se trataba de un puesto de marketing en el ámbito que realmente le gustaba. Ahí pasó cuatro años y medio. Era la época de mayor crecimiento de Vodafone en el mundo.

En 2004 se trasladó a la sede central de Oxford (Reino Unido), como director global de marketing de servicios básicos, es decir, voz y SMS. También sería CEO de la filial maltesa y de la división de mercados asociados (franquicias).

Revolución

En 2009 volvió a Egipto como director general –y presidente– de la filial. Cuando asumió el cargo, Vodafone era el segundo operador del mercado doméstico. En 18 meses lograron ascender al primer puesto. También consiguieron mantener sus servicios en funcionamiento durante la Primavera Árabe, la revolución de 2011. El número de directivos y empleados del propio país había ido creciendo (ahora prácticamente lo son todos). Ese hecho ayudó a que la empresa aguantara allí pese a la crisis política y de seguridad. Cree que Egipto tiene mucho potencial y defiende que los egipcios pueden ser tan eficientes como el personal de muchos países avanzados, si tienen la formación adecuada. Desde 2020 es patrón de la Universidad Khalifa, creada de la mano de Etisalat en 1989 para suministrar profesionales a la teleco.

En 2014 lo nombraron jefe regional para África, Oriente Próximo y Asia Pacífico, y consejero de Vodacom, joint venture sudafricana de Vodafone. Enseguida fichó por Etisalat como jefe de operaciones; en 2016, pasó a ser responsable del negocio internacional, es decir, de fuera de EAU, al tiempo que consejero; y desde hace dos años es el consejero delegado.

“Trabajar en tantos empleos diferentes y con distintos jefes y nacionalidades me ha enriquecido como persona”, cuenta. “Mi padre siempre me enseñó a apasionarme por lo que hago. No se trata de hacer un trabajo porque tienes que hacerlo, sino porque te gusta y te diviertes haciéndolo”. Además, dice que para tener éxito en los negocios, “si no asumes riesgos, por muy inteligente y trabajador que seas, nunca llegarás a los niveles más altos”.

La operación

La entrada en Vodafone ha costado a e& 4.400 millones de dólares. Según Ed Cropley, analista de Reuters, es barato, puesto que la británica cotiza a un múltiplo de 5 veces el ebitda, la mitad que su nuevo inversor. Crece solo un 1% anual y su margen de ebitda sigue en el 33%. No termina de encontrar un objetivo de fusión que le convenza, mientras se combinan sus rivales, como MásMóvil y Orange España. Según el Financial Times, ahora está negociando con Hutchison para unirse en Reino Unido. Aparentemente, e& viene a reforzar la posición del equipo de Nick Read, pero si el valor sigue cayendo en Bolsa pueden cambiar las tornas, dice Cropley.

Dowidar podría dar a Vodafone el impulso que necesita para salir de su estancamiento: quizás algo de la resistencia que aplicaron en la Primavera Árabe les venga bien.

Otros cargos

Ha sido consejero de Etisalat Nigeria, y sigue siéndolo de otras telecos: Hutch, de Sri Lanka, Ufone y PTCL, de Pakistán, Maroc Telecom, de Marruecos, y Mobily, de Arabia Saudí.

Ha estado en el consejo de GSMA, la patronal internacional de las telecomunicaciones, y sigue en el de la Cámara de Comercio e Industria de Abu Dábi. Lleva 25 años en el club Rotary International, que reúne a empresarios y académicos.