Seat amplía hasta las 1.330 personas su plan de prejubilaciones por la llegada del coche eléctrico

El fabricante permitirá que se adhieran a él todos los trabajadores que cumplan 61 años, independientemente de la actividad que realicen

Trabajadores en la línea de montaje de la planta de Seat en Martorell (Barcelona).
Trabajadores en la línea de montaje de la planta de Seat en Martorell (Barcelona). EFE

El fabricante de automóviles Seat ha propuesto a los representantes sindicales en el marco de las reuniones por el nuevo convenio colectivo de la compañía, que todos los trabajadores mayores de 61 años puedan adherirse al plan de prejubilaciones, independientemente de si son directos o indirectos. "Hemos incluido en nuestra propuesta a los trabajadores de las oficinas", han explicado desde Seat a este periódico.

"Un posible escenario presentado es que se puedan acoger a este programa los empleados directos [producción] e indirectos [oficinas] a partir de 61 años durante la vigencia de este convenio (2022-2026). Se trata de una herramienta con carácter voluntario por ambas partes, que supondrá una suspensión del contrato hasta los 65 años", ha indicado este lunes la empresa en un comunicado.

De esta forma, la compañía hace un cambio respecto a su primera propuesta, en la que inicialmente había contemplado que los indirectos pudiesen acogerse a las prejubilaciones cuando cumpliesen los 62 años y los directos a los 61 años. Así, ambos colectivos quedan en igualdad de condiciones, un requisito que habían exigido los sindicatos en la mesa de negociación. Con la nueva propuesta podrán adherirse al programa de retiro voluntario anticipado 200 empleados más, hasta un total de 1.330 trabajadores, de una plantilla de aproximadamente 15.000 personas en toda Cataluña.

El objetivo que busca Seat es reducir su mano de obra con este tipo de medidas voluntarias, para así hacer frente a la reducción de carga de trabajo que supondrá la llegada del coche eléctrico a las instalaciones de Seat en Barcelona. El fabricante calcula que la electrificación le generará un excedente de mano de obra de 2.800 personas.

"Este programa de suspensión de contratos ayudaría a minimizar el excedente de personal y a hacer frente a los retos de la electrificación y adaptar la organización para convertirnos en una compañía más ágil y eficiente, que nos permita ajustar la plantilla al proceso de transformación de Seat con una propuesta lo menos traumática posible", han añadido desde la automovilística que pertenece al grupo Volkswagen.

La llegada del vehículo eléctrico a las instalaciones de Barcelona no se producirá hasta el año 2025. Allí, el grupo alemán ensamblará compactos eléctricos para sus marcas Cupra, Volkswagen y Skoda.

Normas
Entra en El País para participar