Elon Musk suspende la compra de Twitter hasta conocer más datos sobre las cuentas falsas

La red social se desploma un 9,8% al cierre del mercado, mientras Tesla reacciona y sube. El multimillonario dice, no obstante, que "sigue comprometido" con la operación

Elon Musk suspende la compra de Twitter hasta conocer más datos sobre las cuentas falsas

Elon Musk, el hombre más rico del mundo y dueño de la empresa automotriz Tesla, ha afirmado este jueves que el proceso para adquirir la red social Twitter queda "temporalmente suspendido". Así lo ha indicado el magnate a través de su cuenta en la red social, como respuesta a un informe reciente de la empresa que apunta que alrededor del 5% de los usuarios monetizables de la red social son cuentas falsas o de spam.

Las acciones de Twitter llegaron a retroceder este viernes más de un 22% en las transacciones previas a la apertura de Wall Street y, aunque Musk aseguró, también vía Twitter, que “continúa comprometido con la operación”, sus declaraciones no tranquilizaron al mercado y, al cierre de la sesión, los títulos cayeron un 9,8%.

"El Acuerdo con Twitter queda suspendido temporalmente a la espera de detalles que respalden el cálculo de que las cuentas falsas/spam representan menos del 5% de los usuarios", aseguró Musk en un tuit. El multimillonario había indicado en numerosas ocasiones que, bajo su control, la compañía fundada por Jack Dorsey podría volverse altamente rentable. Pero ahora, con su nueva decisión, deja entrever que la presencia de cuentas operadas por bots podría representar un problema para lograr esa meta.

La compañía había asegurado a principios de mayo, coincidiendo con al presentación de resultados, que tenía 229 millones de usuarios a los que se les sirvió publicidad en el primer trimestre, pero también indicó que su estimación de cuentas falsas o spam podía no representar con exactitud el número real de dichas cuentas. 

Este asunto representa un gran problema para la red social desde hace años. De hecho, un estudio de la Universidad de Indiana en 2018 aseguraba que entre el 9% y el 15% de las cuentas presentaban las características de “bots sociales”. En su informe de transparencia de 2020, Twitter aseguró haber intervenido unos 278 millones de cuentas para verificar que fueran operadas por seres humanos y a más de 5 millones de usuarios que infringían sus políticas de uso. Por otra parte, los reportes de spam aumentaron a nivel mundial en un 10% en la primera mitad de 2021, aunque la identificación de cuentas no operadas por humanos tras procesos de autenticación cayó en un 9%.

La nueva decisión de Musk se ha producido días después de que el presidente ejecutivo de Tesla, quien firmó un acuerdo para comprar Twitter por 44.000 millones de dólares (unos 42.000 millones de euros), tuiteara que una de sus prioridades sería eliminar dichas cuentas falsas de la plataforma. En el mercado se asegura que el magnate ya conocía la existencia de estas cuentas (Twitter ha informado sobre ellas en cada presentación trimestral desde 2014) y muchos analistas apuntan a que busca un argumento para rebajar el precio de la red social, después de haber ofrecido 54,2 dólares por acción de la empresa de medios sociales, “incluso cuando las valoraciones del sector tecnológico se han desplomado este año”, como apunta Ben Laidler, estratega de mercados globales de eToro.

"Muchos pensarán que Musk está utilizando este tema de las cuentas falsas como una estrategia para salirse del trato en un mercado cambiante", aseguró el analista de Wedbush, Daniel Ives. "Si Musk decide continuar con el acuerdo, es probable que haya una renegociación sobre la mesa, lo que cuestiona una serie de temas (métodos de financiación, apalancamiento de las acciones de Tesla, socios financieros anteriores, reacción de los empleados)", añadió. 

Hay analistas que dudaban desde hace semanas de que Musk vaya a llevar a término una operación que está afectando al valor de Tesla, su gran gallina de los huevos de oro.

La compra se daba casi por hecha, sobre todo después de que el empresario anunciara el pasado 5 de mayo que había asegurado 7.140 millones de dólares de 19 inversores, incluidos el cofundador de Oracle, Larry Ellison, Sequoia Capital, Brookfield, Qatar Holding, Vy Capital y la plataforma de criptomonedas Binance. El propio Musk no ha parado de anticipar a través de múltiples mensajes en Twitter algunos de sus planes para cuando tomara el control de la red social, entre ellos revertir la prohibición a Donald Trump en la plataforma (que calificó de "moralmente incorrecta" y la posibilidad de que Gobiernos y empresas paguen por usar la red social.

Pero las dudas sobre el desenlace final de la operación, que según The Wall Street Journal acabaría con la venta de Twitter en tres años si la compra el multimillonario y la excluye de Bolsa, vuelven a crecer tras las nuevas declaraciones de Musk, que tendrá que pagar 1.000 millones de dólares si abandona la transacción. “Aunque este coste se ve minimizado por el aumento del valor de su participación del 16% en Tesla, valorada en unos 120.000 millones de dólares”, añadió Laidler.

Laidler destacó cómo las acciones de Tesla han reac­cionado con cierto alivio, “ante la posibilidad de que Musk tenga que vender menos participaciones para financiar la compra de Twitter y tuviera más tiempo para centrarse en la gestión del mayor fabricante de vehículos eléctricos del mundo”. Las acciones de Tesla se recuperaron este viernes un 5,7%, tras haber caído un 33% desde que se conociese que Musk quería comprar Twitter.

La decisión del fundador de Tesla, que desestabiliza más a Twitter, se produce también solo un día después de que el CEO de la red social, Parag Agrawal, anunciara la salida de dos directivos, una congelación inmediata de la contratación y otras medidas para reducir costes. La compañía lleva años sufriendo la presión de los inversores que ven cómo el crecimiento de la red social es mucho más lento que el de otros rivales, como Meta y TikTok.

A partir de ahora, el desenlace de la operación es un misterio. Ives apuntó en su análisis a tres escenarios: "Que probablemente se desmorone la transacción, que Musk negocie un precio a la baja o que Musk simplemente se aleje del acuerdo pagando una tarifa de ruptura de 1.000 millones de dólares". Lo que parece evidente viendo el precio de la acción de Twitter hoy, 40,72 dólares, es que los inversores no creen que la compra se vaya a completar al precio ofrecido inicialmente por Musk.

Normas
Entra en El País para participar